Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

UNA METAMORFOSIS MUY ESPECIAL

Imagen
Apolo y Dafne



El primer amor de Febo: Dafne la Peneia, el cual no el azar ignorante se lo dio, sino la salvaje ira de Cupido. El Delio a él hacía poco, por su vencida sierpe soberbio,
y: “¿Qué tienes tú que ver, travieso niño, con las fuertes armas?”, había dicho; “ellas son cargamentos decorosos para los hombros nuestros, que darlas certeras a una fiera, dar heridas podemos al enemigo, que, al que ahora poco con su calamitoso vientre tantas yugadas hundía, le había visto doblando los cuernos al tensarle el nervio, Tú con tu antorcha no sé qué amores conténtate con irritar, y las alabanzas no reclames nuestras.” El hijo a él de Venus: “Atraviese el tuyo todo, Febo, a ti mi arco”, dice, “y en cuanto los seres ceden hemos derribado, de innumerables saetas henchido, a Pitón. Dijo, y rasgando el aire a golpes de sus alas, diligente, en el sombreado recinto del Parnaso se posó, y de su saetífera aljaba aprestó dos dardos de opuestas obras: ahuyenta éste, causa aquél el amor. todos al dios, en tanto menor es…