viernes, 27 de febrero de 2015

GRANDES ACTIVISTAS POR LOS DERECHOS CIVILES EN EE.UU

Lucharon antes y durante Martin Luther King.



Ya conocemos en Los mensajes de Clío a tres de estas grandes activistas feministas y por los derechos civiles norteamericanos....




Sojourner Truth.
"¿Acaso no soy mujer?" en 1851.














Claudette Colvin
Con 15 años, y antes que Rosa Parks, se negó a ceder su asiento del bus a una pasajera blanca.





Rosa Parks
No quiso cederle su asiento del bus a un pasajero blanco.














Angela Davies
"Ser mujer, ser negra y ser comunista" ¡Vaya aberración!"
“La revolución es una cosa seria. Lo más serio en la vida de un revolucionario. Cuando uno se compromete, debe ser para toda la vida”.




Y ahora os presento a más grandes mujeres activistas por los derechos civiles que lucharon antes y junto a Martin Luther King.

Kathleen Cleaver Neal





Portavoz y secretaria de la prensa, también la responsable de organización de una campaña nacional para liberar a Huey Newton, el ministro de Defensa de los Panthers.

Ella y otras mujeres como Angela Davis, llegaron a ser los dos tercios de los cuadros de las panteras, a pesar de la idea de que el partido estaba formado en su mayoría por hombres.










Harriet Tubman (1822-1913)




Araminta Ross nació en Maryland, Nueva Inglaterra, siendo ya una esclava. Sus padres y sus ocho hermanos también lo eran. En 1844 se casó con un hombre libre del que tomó su apellido. Cinco años después, muerto su amo de entonces, escapó. Recorrió a pie 150 kilómetros hasta llegar a Pennsylvania, a través de una red clandestina de casas y caminos conocida como la Underground Railroad. Era la misma red que ella y otros activistas utilizarían durante años para ayudar a escapar hacia el norte a más de un centenar de esclavos. Como mujer libre, Harriet luchó en la Guerra Civil Americana del lado de los abolicionistas realizando misiones de rescate en las que liberó a centenares de esclavos utilizando la red antiesclavista conocida como ferrocarril subterráneo, y posteriormente ayudó a John Brown tras su toma del arsenal de Harpers Ferry.

En sus últimos días, aún tuvo tiempo de participar en el movimiento por el voto de la mujer.

“Tenía derecho a una de dos cosas, la libertad o la muerte; si no podía tener una tendría la otra”.


Lucy Parsons (1853-1942)



Lucy Parsons en 1920

Dijeron de ella que era “más peligrosa que mil manifestantes”. Y es que Lucy Parsons lo tenía todo para asustar al poder: era mujer, negra, sindicalista y anarquista. También se la recuerda como una poderosa oradora. Junto a su marido Albert Parsons fundaron el periódico The Alarm. La ejecución de él, acusado de haber conspirado en la famosa matanza de Haymarket, sólo la convenció para radicalizar aún más su discurso a favor de los derechos obreros. Participó en la fundación del sindicato Industrial Workers of the World y hasta su muerte fue arrestada muchas veces por dar discursos públicos o repartir literatura anarquista.

“Oh miseria, he bebido de tu copa de pena hasta los posos. Pero sigo siendo una rebelde”.


Maya Angelou (1928-2014)






La vida de Marguerite Annie Johnson fue un tumulto. En los 86 años que pisó la tierra le dio tiempo de ser poeta, cantante, bailarina, activista y actriz, publicar discos, escribir tres libros de ensayos, vivir en California, Nueva York, El Cairo o Accra y hacerse amiga íntima de Malcolm X, Martin Luther King y Oprah Winfrey. No nos extraña que acabara escribiendo hasta 7 autobiografías. En sus obras literarias trató temas como la desigualdad racial, la libertad,el amor, la identidad o la familia.

“Me encanta ver cómo una chica joven coge el mundo por las solapas. La vida es una perra. Tienes que salir ahí fuera y patearle bien el culo”.


Audre Lorde (1934-1992)




Se autoidentificaba como "guerrera, poeta, feminista, negra y lesbiana". Fue una escritora y activista multifacética. Escribe sus obras para personas que pertenecen a grupos marginados por el racismo, el sexismo o el capitalismo.

Creció en Harlem y trabajó de bibliotecaria. Madre de dos hijos, se divorció y empezó a escribir. Años después se enamoró de una mujer que sería su pareja el resto de su vida en una residencia para escritores de Mississippi de la que salió convertida en autora.

Su gran obra fue The Sister Outsider ( 'La hermana extranjera'), que es una recopilación de artículos en los que critica que las mujeres blancas "se empeñan en ignorar lo que las distingue": “Como mujeres, algunos de nuestros problemas son comunes, otros no. Vosotras, las blancas, temeis que al crecer vuestros hijos varones se sumen al patriarcado y testifiquen contra vosotras. Nosotras, en cambio, tememos que a los nuestros los saquen de un coche y les disparen a bocajarro en plena calle, mientras vosotras dais la espalda a las razones por las que están muriendo".

Explicaba que lo que separa a las mujeres blancas de las negras no son las diferencias, "es la resistencia a reconocer esas diferencias y enfrentarse a las distorsiones que resultan de ignorarlas y malinterpretarlas". Pero su obra no se reduce solo a eso, también es muy crítica con el sexismo practicado por los hombres negros.

"Las herramientas del amo nunca destruirán la casa del amo"

Bell Hooks (1952)





Es una escritora estadounidense, feminista y activista social. Sus escritos se centran sobre todo en concienciar de la interseccionalidad de la raza, el capitalismo y el género. Explica que los tres conceptos van unidos y que no se podrá acabar con uno sin acabar con el otro.

Hooks sufrió la segregación racial en las escuelas públicas cuando era pequeña y decidió dedicar su vida al feminismo, que para ella es un movimiento que no solo quiere acabar con la opresión sexista, también con la explotación de clase y la racial.

"Estar oprimido significa la ausencia de oportunidades"


Assata Shakur (1947)





Nació Joanne Chesimard, pero cuando se afilió al Black Panther Liberation Army cambió su nombre por el de Assata Olugbala Shakur. Ha sido una importante activista por los derechos humanos la mayor parte de su vida. En 1973 fue acusada del asesinato de un policía de Nueva Jersey y condenada a 26 años de prisión. Después de fugarse, acabó en Cuba donde reside desde 1984. En 2013 el FBI la situó en la lista de los terroristas más buscados y puso precio a su cabeza: 1 millón de dólares. Aunque ella ha reclamado infatigablemente su inocencia, y ya tiene 67 años, su condición legal actual es dudosa. Se declara “una esclava fugitiva del siglo XX”. Y sí, era medio tía del fallecido rapero Tupac Shakur.

“He declarado la guerra a los ricos que prosperan en nuestra pobreza, los políticos que nos mienten con una sonrisa en la cara, y todos los robots sin mente ni corazón que los protegen a ellos y a su propiedad”.


Una y otra vez, vemos que las mujeres son parte activa e importante en toda lucha, sea social o económica o de cualquier tipo, no podemos mirar a otro lado e ignorarlas. No es empeñarnos en reivindicarlas porque sí.
Ellas también se merecen su puesto en la historia como los demás hombres.


Fuentes: Los Mensajes de Clio y PlayGround

domingo, 22 de febrero de 2015

MARIE DE GOURNAI

Gran feminista del s. XVII






Marie de Gournay (nacida Marie Le Jars), 6 de octubre de 1565, París, Francia - 13 de julio de 1645, París), fue una escritora francesa de los siglos XVI y XVII, y la "hija adoptiva" de Michel de Montaigne, que publicó en 1595 la tercera edición de los Ensayos, más todas las correcciones manuscritas del filósofo.

Es gracias a los movimientos feministas de finales del siglo XX, que esta extraordinaria mujer, feminista antes de su tiempo, dejó su papel de "hija adoptiva" de Montaigne, para ser finalmente reconocida como una escritora, filóloga, traductora, poeta y filósofa.

Su estilo de vida fue sumamente inusual para su época, al igual que Cristine de Pizán (viuda), fue una mujer soltera que se ganó la vida a través de sus escritos y defendió el acceso igualitario de las mujeres a la educación y los puestos públicos. En sus ensayos atacó la corrupción de las cortes, el clero y la aristocracia.

Fue una teórica feminista valiente y enérgica que defendió con fuerza los derechos de las mujeres publicando en 1622 su libro "Igualdad entre los hombres y las mujeres" y en 1626 "Agravio de las mujeres" donde criticó la misoginia de la sociedad literaria parisina y defendió el modelo humanista de educación, haciendo hincapié en la virtud moral.

Participó en 1634 en la fundación de la Academia Francesa siendo reconocida como una importantísima literata, también se involucró en los trabajos alquímicos como medio de ampliar sus conocimientos familiarizandose con la filosofía de la alquimia y la conversión de los metales, lo cual le valió numerosas críticas en los salones que frecuentaba, pero a pesar de ello se atrevió a discutir sus ideas en favor de la alquimia que para ella era una actividad intelectual más.

Su obra literaria:
Adiós al alma del rey de Francia y de Navarra Enrique el Grande a la reina, con la defensa de los Padres Jesuitas por la señora de Gourmai.
La sombra de la Virgen de Gournay (1626, 1634 y 1641)
El aconsejable o Los regalos de la señorita de Gournay (1634)
Los ensayos de Michael Señor de Montaigne.
El primer volumen de sus obras completas (1641) fue publicado en 1997.

viernes, 20 de febrero de 2015

JESÚS-JUAN-JUDAS

Trio tralaráui

Sobre la info del evangelio según Judas y "mis teorias" al respecto.

Mucho se ha especulado sobre los discípulos de Jesús, sus vivencias con él y sobre todo, el ostracismo vivido por Judas a causa de vender a su maestro a los romanos.

Cuando me topé con la noticia de la aparición de un evangelio que parece ser el de Judas, sabiendo que cada discípulo contó su experiencia y vivencia con el maestro, Jesús, no es difícil imaginar que Judas escribiera uno también. Y si no lo escribió, contó su historia que sería recontada hasta que alguien la plasmase por escrito. Pero Judas se suicidó. No pudo tener tiempo a mucho más. Como siempre, en cuestiones de Biblia y religión, especialmente la cristiana, hay mil carencias y agujeros inexplicables, donde te dicen de usar la Fe...Yo, personalmente, prefiero las hipótesis que expliquen algo, aunque mis hipótesis sean descabelladas.

Primero visionad este documental del National Geografic y después seguid leyendo, así sabreis de lo que hablo.


Una vez visto...es facil creerlo, es facil creer esta explicación por tratarse de una explicación más racional...Dios no existe, la adivinación no existe, ¿cómo iba a saber Jesús que iba a ser traicionado? Porque él mismo lo orquestó todo. ¿Que estaba muy loquito por tener que morir para que sus enseñanzas tuvieran éxito y posteridad? Si. Pero fue lo que se propuso...o tal vez él mismo se creyera sus historias de ser el hijo de Dios, ¡Vete tu a saber! 

El caso, es que basándome en este evangelio, yo saco dos conclusiones.

La primera es que, Jesús estaba enamorado de Judas, y viceversa. Era su mano derecha, su ojo derecho. Judas estaba tan loquito como él con sus doctrinas y enseñanzas, y por eso, y con todo el dolor de su corazón, accedió a entregarle. Por eso creo yo, que pudo dejar constancia de su pacto secreto y después suicidarse para reunirse en el mas allá, en el reino de los cielos, con su amor. Ignorando deliberadamente su papel en la futura historia. Pues él, Judas, solo tenía ojos para Jesús y su obra. Y como amigo y amante fiel, y discípulo mejor, le obedeció. ¿Por qué sino iba a prometerle el reino de los cielos a toda costa? Cuando sabemos que el cristianismo no contempla el suicidio y avoca al infierno o limbo a los suicidas.

¿Por qué le encomendó esta tarea a Judas en lugar de a Pedro? Pues por todo lo anterior y porque conocía a Pedro y sabía que era un "rajao" al que se le daba mejor la organización de cosas, además de que su confianza no era la misma, sabía que se rajaría porque no tenía la fortaleza de otros, igual que sabía que llegado el momento le rechazaría tres veces (el numero puede que fuera algún adorno posterior para embellecer la historia).

Que por otra parte, vaya huevos los de Jesús dejar la fundación de su iglesia en semejante elemento...así hemos acabado!! Pero esa, es otra historia que merecería un estudio exhaustivo y sobre todo, muy psicológico...

Y ¿Juan? Oh, pobre Juan! Juan es el tercero en discordia...y mi segunda conclusión.
Creo que Juan, como jovencito que era, estaba muy confuso con todo lo que se avecinaba, sabía que tenía un papel importante, porque los roces con Jesús eran importantes. Si, Jesús era todo amor, y también amaba a Juan, pero era demasiado joven para confiarle tan tremenda misión. Entre otras cosas, porque a pesar de ser muy obediente y buen discípulo, se negaría en rotundo a realizar tal demanda.

Y es posible que hubiera "un tercer rollo" entre Judas y Juan, pero todo quedaba entre amigos. Si habéis leido otro post que escribí sobre Jesús y María Magdalena, en el también le atribuyo un affair entre ambos, y curioso pues también existe un evangelio de MM. pero esa también es otra historia de la que también he hablado en el blog.

Lo que si parece, es que Jesús no daba una puntada sin hilo, y estaba resuelto y dispuesto a fundar una nueva religión, aunque dudo que sospechara de su futuro alcance, pero para él, si se propagaba un poco sus enseñanzas de amor, respeto y tolerancia, se consideraba satisfecho, pues para eso estaban sus discípulos. Lástima que con los años/siglos todo degenerase hacia rumbos contrarios a sus doctrinas.

Evidentemente, esto es sólo mi desvariada opinión...un cuento basado en la imaginación que se me desbordó al ver el documental, que sumado al profundo secretismo de la biblioteca vaticana y a las insistentes criticas por parte de los sectores católicos, como éste, la imaginación vuela hasta las últimas consecuencias.

Pero, para mí, ha merecido la pena esta disertación   ;) 

POULLAIN DE LA BARRE


Escritor, filósofo cartesiano y FEMINISTA

París,1647-Ginebra,1725


Normalmente cuando hablamos de feministas en la historia, son siempre mujeres, benditas mujeres luchadoras, que lucharon por los derechos de las mujeres actuales, pero hubo un hombre que también fue garante y apostaba por la igualda entre los sexos.
Nació en el seno de una familia burguesa. Se formó desde niño para la carrera eclesiástica a que su padre lo había destinado. En 1663, con 16 años de edad, obtuvo el grado de maestría. Tres años después, en la Sorbona, alcanzó el grado de bachiller en teología e inició los de doctorado en Teología.

Participó en los debates intelectuales de su época, tanto los que se desarrollaban dentro de la Universidad como los que, por diversas razones, eran cuestiones excluidas de la Universidad, leídas y discutidas en las calles y los salones parisinos de la época, espacios de libertad y emancipatorios . Así fue como entró en contacto con las nuevas corrientes cartesianas y gasendistas, llegando a convertirse a la nueva filosofía, hasta el punto de abandonar sus estudios de doctorado.

Fue ordenado sacerdote católico pero en 1688 se convirtió al calvinismo siendo, por ello, repudiado por su familia. Fue perseguido y , después de la revocación del edicto de Nantes en 1685, tuvo que huir hecho que le valió no sólo el repudio familiar sino además el ser perseguido y finalmente tener que huir a Ginebra. Acogido como ciudadano en Suiza, allí se casó, tuvo dos hijos, y se dedicó hasta el fin de sus días a la enseñanza.

La cuestión de la libertad religiosa fue central en la vida de Poulain y marcó su trayectoria vital e intelectual. El otro gran tema, por influencia del preciosismo, fue la polémica sobre la naturaleza y situación de las mujeres.

En los salones literarios entra en contacto con el movimiento Preciosista y su querellas de las mujeres. Las aristócratas cultas cuestionaban la autoridad marital, pedían el acceso al mundo intelectual, a las Academias, apoyaban el desarrollo de la lengua francesa, etc. Promovieron la consolidación del francés como lengua moderna y viva frente a las lenguas muertas que excluían del saber, por no ser conocidas, a la mayoría de la población, especialmente la femenina.


El primer pensador en la Europa moderna que construye toda su filosofía social en un concepto universalista de igualdad


En la Genealogía del feminismo que sitúa en la Ilustración el origen teórico del Feminismo, se considera que la Primera ola del feminismo comienza con la obra de Poullain de la Barre De la igualdad de los dos sexos. En este libro la mujer pasa a ser, por primera vez, sujeto epistemológico. Este filósofo es la senda perdida entre Descartes y Rousseau.

Su discurso no es el memorial de agravios, tampoco es un discurso de la excelencia. Es un género de vindicación que se produce a partir del momento en el que las ideas del Barroco y las de la filosofía cartesiana, fundamentaron un concepto de igualdad válido contra el Antiguo Régimen y los privilegios de sangre que, sin embargo, excluía a las mujeres. Hasta que esa idea de igualdad no se predicó respecto del hombre no se pudo vindicar para la mujer.

Aplica los criterios de racionalidad a las relaciones entre los sexos y extiende el bons sens cartesiano a las mujeres. Anticipándose a las ideas principales de la Ilustración, critica especialmente el arraigo de los prejuicios y propugna el acceso al saber a las mujeres como remedio a la desigualdad y como parte del camino hacia el progreso y que responde a los intereses de la verdad.

Poullain vivió en la misma época y se formó en las mismas corrientes filosóficas que la de quienes, frente a la hermenéutica feminista, se dice que «sus opiniones sobre la mujer estaban condicionado por la situación de la mujer en su época, y era imposible percibir las cosas de otro modo.» Sin embargo, François Poullain de la Barre sí tuvo otra perspectiva:

Para Poullain, pues, el feminismo -avant la lettre- era un verdadero test de filosofía, de honestidad epistemológica y de autoexigencia ética y cultural.(Celia Amorós)


Luz Stella León Hernández: LA MIRADA FENOMENOLÓGICA DE POULAIN DE LA BARRE

jueves, 19 de febrero de 2015

VIOLANTE DE ALGARAVÍ

Pintora y artista aragonesa del s. XV




Os presento a Violant de Algaraví. Pintora aragonesa del siglo XV que vivió en Calatayud y Daroca. Se sabe poco de su vida y tampoco se conserva una producción clara de sus obras (en el anonimato o colección privada atribuida a otro maestro).

Sabemos de su obra por los textos que han llegado a nosotros como Testamentos y la carta de voluntad, del Archivo Histórico de Protocolos Notariales de Calatayud, entre otros.

Pintaba tapices y cortinas como actividad remunerada. Se cree que también realizaba tablas y otros objetos.


Por sus últimas voluntades se sabe que tenía aprendices (común en otras pintoras de la época)

Como vemos, son ya varias las mujeres medievales que logran sobrevivir y vivir de su propio trabajo. Teresa Díez Cristine de Pizán (proximamente aquí), refiriéndome a las mujeres laicas, porque aunque las religiosas también hayan producido arte, su sustento provenía de la vida religiosa conventual y es diferente.




FUENTE: López Fernández Cao, Marián: Las mujeres en la edad media: Creación y representación. (artículo de ponencia)

García Herrero, Mª Carmen: Violant de Algaraví. Pintora aragonesa del siglo XV. --> PDF

IMAGEN: Calatayud.es

miércoles, 18 de febrero de 2015

EL PRIMER BESO GAY ¿?

Oculto durante más de 4000 años.

La primera representación de un beso gay en la historia


Aparente primer beso documentado entre dos hombres

Sus brazos entrelazados, sus torsos y tocar las narices Niankhkhnum y Khnumhotep se pintaron juntos para la eternidad en un abrazo que, por lo general, está asociado a las parejas heterosexuales de la quinta dinastía.

Una de las más grandes y bellas de todas las tumbas en la necrópolis de Saqqara, al sur de El Cairo,  es el lugar de descanso final de los dos hombres que fue descubierto en 1964. El arqueólogo Ahmed Moussa hizo el raro hallazgo de dos hombres de igual condición, enterrados juntos en una tumba decorada con imágenes de ellos tomados de la mano o rozandose nariz con nariz.

En una reciente charla en la Universidad de Gales sobre el sexo y género en el Antiguo Egipto, Greg Reeder explicó que el abrazo cariñoso podría sugerir que la pareja eran amantes. Al describir una imagen de los dos hombres que fuertemente se abrazan entre sí en la cámara de las ofrendas, el Sr. Reeder dijo: "Aquí, en la parte más interna y privada de su tumba, los dos hombres de pie en un abrazo para que duren para toda la eternidad."

El punto de vista oficial de uno de los egiptólogos más eminentes del mundo, Zahi Hawass, es que eran hermanos, tal vez incluso gemelos unidos. Otros eminentes académicos también han sugerido las similitudes en los nombres que sugieren que este sea el caso y existe el peligro de que los ojos de los europeos modernos no pueden resistir la tentación de ver las imágenes como homoerótica. Sin embargo, la tumba se ha convertido en una de las favoritas para las parejas homosexuales.

La "Tumba de los peluqueros" o "Tumba de los Dos Hermanos", como se ha hecho conocido fue en realidad el lugar de enterramiento de manicuristas del Rey Niuserre.

Mientras que las pinturas hacen demostración de esposas e hijos, las dos mujeres se borran u omiten de la escena de un banquete final.

"El deseo del mismo sexo debe ser considerado como una probable explicación", dijo Reeder, quien agregó: "Sólo podemos decir con certeza que las esculturas muestran una profunda intimidad entre los dos hombres, y la gente que construyó la tumba sabía cómo retratar esto."

No soy egiptóloga, pero por lo que he estudiado a lo largo de los años de historiadora, es que no todo es lo que parece, ni lo que parece lo es. 
Y es muy posible que hubiera épocas, sino siempre, durante toda la antigüedad egipcia en que las relaciones homosexuales estuvieran bien vistas, al igual que lo estaban en Grecia o Roma, independientemente de la existencia de esposas, que había que tener para perpetuar la estirpe; y que si que es cierto que hubo hombres de la antigüedad que no se enlazaron con una mujer y prefirieron vivir con su hombre. Todo es posible.


FUENTE: Independent.co.Uk

lunes, 16 de febrero de 2015

UNA NUEVA FARAONA EN EGIPTO

Jintakus III, que en los relieves de las paredes de la tumba aparece identificada como «la mujer del rey» y «la madre del rey», se cree que pertenece a la V dinastía faraónica (2.500-2.350 a.C)






El Ministerio egipcio de Antigüedades anunció hoy el descubrimiento cerca de El Cairo de una tumba de una reina de la V dinastía faraónica (2.500-2.350 a.C), de la que hasta ahora se desconocía su existencia.

Esta nueva faraona se llama Jintakus III y en los relieves de las paredes de la tumba aparece identificada como «la mujer del rey» y «la madre del rey».

El ministro de Antigüedades, Mamduh al Damati, explicó en un comunicado que en el enterramiento se encontraron 24 estatuillas y utensilios de piedra caliza y cuatro de cobre, que conforman el ajuar funerario.

La tumba fue hallada por una misión arqueológica checa, en colaboración con el Ministerio egipcio, en la zona de Abu Sir, al suroeste de El Cairo.

El director de la misión checa, Miroslav Barta, indicó que el descubrimiento de esta tumba ha revelado una parte desconocidade la historia de la V dinastía, y ha confirmado la importancia de la mujer en la corte.

La tumba se sitúa en un cementerio pequeño al sureste de la colección funeraria del llamado rey Rá Nefr Ef, que fue descubierta en los años noventa.

Este hecho ha llevado a los expertos a sugerir que Jintakus III puede ser la mujer de Rá Nefr Ef, del que hay muy poca información, y la madre del faraón Menkahur.
Y un sacerdote

El pasado 24 de marzo, arqueólogos checos descubrieron también en Abu Sir el sarcófago y la momia de un importante sacerdote de la V dinastía, identificado como Nefer.

La zona de Abu Sir, cercana a la explanada de las pirámides de Guiza, formó parte de la gran necrópolis de la antigua ciudad de Menfis.

Sus monumentos más importantes son los templos del sol y el complejo funerario de la pirámide del rey Sahura, además de otros lugares de culto y tumbas de personajes nobles de la época.

FUENTE: ABC.es

domingo, 15 de febrero de 2015

LOS MALDITOS BASTARDOS, EXISTIERON!!!!

Y eran 13.



El historiador y exboinaverde, Richard Killblane reconstruye su verdadera historia
No eran tan malos (no iban degollando nazis, ni tatuando esvásticas sobre la frente de sus víctimas, ni cortando rubicundas cabelleras arias) como en la película de Quentin Tarantino, pero sí fueron los más duros, los tipos con las agallas mejor puestas y más grandes de aquella guerra terrible, de aquella carnicería de seis años que fue la Segunda Guerra Mundial. Sí, eran los más duros, los más inmundos (ésa es la traducción de su mote, filthy) y los más cochambrosos (otra de las acepciones del mote), porque sólo se lavaban una vez a la semana (y no siempre), normalmente el sábado cuando dejaban el campo de entrenamiento en Campo Toccoa, Georgia, y se iban a la caza de unas faldas, unos labios pintados y unos buenos tragos de cerveza.

Duro, sucio y cochambroso no es la mejor definición de un soldado, pero cuenta la leyenda que fueron los mejores, las águilas voladoras, los bastardos, sí, de nuevo aparece Tarantino, los hombres más esforzados del 506º Regimiento Paracaidista, perteneciente a la 101ª División Aerotransportada del Ejército norteamericano durante la II Guerra Mundial, la unidad que se comió todos los marrones, el Desembarco en Normandía (ellos se lanzaron en paracaídas tras las líneas enemigas; la cuarta parte ni siquiera llegó viva al suelo) hasta la toma de Bastogne (casa a casa, habitación a habitación) durante la terrorífica Batalla de las Ardenas en invierno de 1944, allí donde los alemanes a bordo de sus panzer (y ejecutando prisioneros a discreción) estuvieron a punto de cambiar de nuevo el curso de la guerra que ya tenían aparentemente perdida desde el Día D y las dantescas masacres en las playas.

Estos hombres (eran trece, voluntarios y no tanto, más bien desechos indisciplinados y pendencieros, repudiados por sus sargentos y oficiales como basura) ponían minas, las quitaban, demolían puentes, los levantaban, exploraban, hacían tareas de limpieza, eliminaban enemigos concretos (jefes de las SS, generalmente), desbrozaban el camino (que no era de rosas, desde luego), preferían matar («Born to kill», «Nacido para matar», ya saben) a hacer prisioneros, eran rápidos, certeros, no se sabe si valientes o suicidas («El valor es aguantar el miedo un minuto más» sentenció el general Patton), no fallaron nunca, y recibieron muy poco para lo mucho que ellos recibieron.

Lo ha contado el cine (bueno, Tarantino se inventó todo lo que quiso, y poner a Brad Pitt como uno de los tipos más duros del planeta tiene su aquel) y lo cuenta ahora, la verdadera historia, señoras y señores, «Los trece malditos bastardos» (Ed. Plataforma Historia) el soldado, «por tradición, en mi familia que se remonta hasta la Guerra Civil», dice) e historiador Richard Killblane, quien ha recogido el testimonio de Jake McNiece, el tipo que creó la unidad destinada a la gloria y/o el infierno, esos trece bastardos.

McNiece, que murió hace poco más de un año, a los 94, fue bautizado en Maysville, pueblecito de la Oklahoma más profunda, como James Elbert Jake McNiece, era hijo de una familia de aparceros bien acomodados cuyos dineros se vinieron abajo con la Gran Depresión del 29. Por ello, como sus hermanos (era el segundo de diez) no pudo ir a la Universidad y aunque en principio la guerra no le interesaba mucho, tras el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre del 41, menos de un año después, el 1 de septiembre de 1942, se alistó en el Ejército, en el 506º Regimiento de Infantería de la 101ª División Aerotransportada. No pensaba ser un héroe, solo huía de la Policía. Pronto sus jefes se dieron cuenta de que era un tipo muy especial. De fuerte complexión (era un fantástico jugador de fútbol americano), de fortísimo carácter e ingobernable, se le encomendó formar una unidad muy especial, que dejaría a los comandos en soldaditos de plomo, una unidad que se hizo legendaria y a la que muchos acudían en busca de emociones fuertes. Los hombres querían estar en su grupo porque aseguraban que con él, a pesar de los riesgos, había más posibilidades de vivir. Se ganó un puñado de condecoraciones, pero abandonó el ejército y trabajó durante veintiocho años como cartero.
Cuadrarse ante Killblane

Richard E. Killblane (1955) también es del mismo terruño que McNiece, Oklahoma, y su currículo castrense tampoco es broma. A los dieciocho años se alistó como soldado raso en el Ejército (el sueño de muchos jóvenes americanos, «para tener aventuras y conocer mundo») y luego consiguió ingresar en la Academia de West Point (la prueba de ingreso es dificilísima), donde se licenció como teniente. Fue especialista en contrainsurgencia y estuvo destinado en Honduras y El Salvador, y fue uno de los hombres que participaron en el diseño para las operaciones en Haití y Panamá, (su mujer es panameña, de hecho). En 1990 colgó el petate y estudió Historia, y desde el año 2000 es el responsable de la sección histórica del Us Army Transportation Corps, y ha estado destinado en Kuwait, Irak y Afganistán como historiador del ejército.

El autor del libro explica que «todo el mundo tenía que ser voluntario para unirse a una unidad aerotransportada. Lo especial de los Bastardos es que Jake McNiece, aunque era un líder natural, era también un creador de problemas pues la disciplina no era su fuerte. Pero a los chicos duros les encantaba, sobre todo los que no podían llevarse bien con los demás, y sus jefes pensaron que él haría carrera con ellos».

Los entrenamientos en Toccoa, bajo la supervisión del coronel Robert Sink y el mando directo e McNiece, eran física y mentalmente muy fuertes y Jake «tenía la reputación de ser el hombre más duro del 506 y los más duros querían servir con él». Tras hablar con McNiece, el historiador está convencido de que «los nazis tenían bastante miedo a los bastardos» y asegura que «las órdenes venían de arriba, ellos sólo las ejecutaban» y piensa que «los soldados nunca cambian, pero el Ejército sí lo hace. El entrenamiento hoy es mucho mejor, y no es tan brutal como lo era durante la Segunda Guerra Mundial, salvo en unidades de élite como los Rangers y los Boinas Verdes», y está seguro de que un tipo como Jake «habría encajado muy bien en las Fuerzas Especiales (los Boinas Verdes de John Wayne) o en el SEAL (el grupo que liquidó a Obama)», y también cree que el autor de la idea original sobre la que se basó la película, E. M. Nathanson, «nunca encontró la verdadera historia, esta que cuento, muchas de las cosas se las inventó a partir de rumores» y subraya que «en la guerra vale todo», aunque, como se ha dicho más arriba, estos hombres no iban por ahí rebanando pescuezos y cortando cabelleras por la espalda: «Sólo querían matar al enemigo en combate y lograr cumplir la misión asignada».

Sea como sea, mejor no quitarle la chica a uno de estos tipos. Ni tampoco a aquel granuja terrorífico que era Terry Savallas en «Doce del patíbulo», la verdadera precuela de los bastardos tarantinianos.

Fuente: www.abc.es

jueves, 12 de febrero de 2015

CLARA CAMPOAMOR

«Creo que lo único que ha quedado de la República fue lo que hice yo: el voto femenino»




Nace en el barrio madrileño de Maravillas el 12 de febrero de 1888, en una familia de origen humilde. Su madre era modista y su padre, contable de un periódico

A la muerte de éste, se ve obligada a interrumpir sus estudios y ponerse a trabajar y lo hace en el cuerpo de Correos y Telégrafos en 1909.

En 1914 y tras sacar el número uno de su oposición, se convierte en profesora de adultas en el Ministerio de Instrucción Pública. Sin embargo, al no tener el bachiller sólo puede impartir clases de taquigrafía y mecanografía por lo que decide seguir estudiando a la vez que lo compagina con sus trabajos de mecanógrafa en el Ministerio y de secretaria en el periódico “La Tribuna” respectivamente.

En 1923 participa en un ciclo sobre Feminismo organizado por la Juventud Universitaria Femenina donde comienza a desarrollar su ideario sobre el derecho a la igualdad de las mujeres.

En 1924 y a la edad de treinta y seis años se licencia en Derecho lo que le permite defender dos casos de divorcio muy célebres en aquella época, el de la escritora Concha Espina, de su marido Ramón de la Serna y Cueto, y el de Josefina Blanco, de Valle-Inclán.

Fue también la primera mujer que intervino ante el Tribunal Supremo y que desarrolló trabajos de jurisprudencia sobre cuestiones relativas a los derechos de la situación jurídica de las mujeres en nuestro país.

En 1928 crea junto a compañeras de otros paises europeos la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas, que todavía existe con sede en París y trabaja junto a Victoria Kent y Matilde Huici en el Tribunal de Menores.

En 1930 contribuye a fundar la Liga Femenina Española por la Paz.

Con Azaña forma parte de la junta directiva del Ateneo de Madrid y se declara republicana. A la pregunta de un periódico "¿Monarquía o República?, responde ¡República, República siempre!. Me parece la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos. Y en muchos casos la más adecuada a la situación de un país específicamente considerado, verbigracia, España".

Fue delegada de España en la Sociedad de Naciones.

En los últimos años de la dictadura de Primo de Rivera, colabora en el diario “La Libertad” donde en una sección propia titulada “Mujeres de hoy” presenta y analiza la vida de mujeres.

Tras la dictadura, entra a formar parte del Partido Radical y se presenta a las elecciones de 1931 para las Cortes Constituyentes de la Segunda República, obteniendo un escaño como diputada por Madrid.

Participa en la comisión encargada de redactar la Carta Magna republicana, siendo la primera mujer que habla en las Cortes Españolas. Estamos en septiembre de 1931.

Desde su tribuna ejercerá una enadercida defensa del sufragio femenino en España, con la oposición de sus propios compañeros de partido y de otra diputada socialista, Victoria Kent, convertida en la portavoz del “no”.

Victoria Kent se opone al derecho electoral de las mujeres, argumentando que éstas influidas por la Iglesia, votarán conservador. La derecha, contraria a la emancipación de las mujeres, apoya, sin embargo, a Clara Campoamor por los motivos que esgrime Victoria Kent, pensando que los votos de éstas les serán favorables a su formación.

Clara Campoamor se mantiene fiel a sus principios y defiende el derecho de las mujeres a ser consideradas ciudadanas por encima del sentido de su voto.




Al final, y con una apretada victoria impone sus tesis y entra en la Historia como la principal artífice de la inclusión del voto femenino en España, recogido en la Constitución de 1931, que en su artículo 36 dispone que “Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de 23 años tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes”





En las elecciones de 1934, la CEDA se proclama vencedora y toda la izquierda culpa de su derrota a Clara Campoamor. Es su muerte política.

Sin embargo, en 1936, las urnas darán la mayoría a la izquierda.

En diciembre de 1933 es nombrada Directora General de Beneficencia, cargo del que dimite al año siguiente por discrepancias con el ministro.

Por esas fechas tiene lugar la rebelión de Asturias y Clara marcha a Oviedo con el fin de socorrer a los hijos de los mineros muertos o encarcelados.

La dura represión junto con la falta de interés que muestra el Partido Radical por todas las cuestiones referentes a la situación de desigualdad de las mujeres, la lleva a salir del mismo.

Intenta organizar un partido independiente que defienda los derechos de las mismas pero se le niega la entrada en el Partido de Izquierda Republicana.

En 1936, tras el golpe militar del general Franco contra la República Española, Clara Campoamor se exilia a Francia, Argentina y a Laussanne donde fallece en 1972 sin haber tenido la oportunidad, ante las condiciones impuestas por parte del gobierno franquista, de regresar a España como era su deseo.

Escribió artículos en los diarios de la época “La Tribuna”, “Nuevo Heraldo”, “El Sol” y “El Tiempo” y publicó “El derecho de la mujer en España” (1936), “La situación jurídica de la mujer española” (1938), “Mi pecado mortal. El voto femenino y yo” y “La revolución vista por una republicana”.


--> Pincha aquí y verás el documental de RTVE sobre Clara Campoamor en la serie Mujeres en la historia.






Discurso de Clara Campoamor
ante las Cortes el 1 de octubre de 1931, donde quedaría aprobado el voto femenino en España


Señores diputados: lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, señorita Kent, comprendo, por el contrario, la tortura de su espíritu al haberse visto hoy en trance de negar la capacidad inicial de la mujer. Creo que por su pensamiento ha debido de pasar, en alguna forma, la amarga frase de Anatole France cuando nos habla de aquellos socialistas que, forzados por la necesidad, iban al Parlamento a legislar contra los suyos. 


Respecto a la serie de afirmaciones que se han hecho esta tarde contra el voto de la mujer, he de decir, con toda la consideración necesaria, que no están apoyadas en la realidad. Tomemos al azar algunas de ellas. ¿Que cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de Marruecos? Primero: ¿y por qué no los hombres? Segundo: ¿quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres? ¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidades del Ateneo, con motivo del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres? 


¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer? 


Pero, además, señores diputados, los que votasteis por la República, y a quienes os votaron los republicanos, meditad un momento y decid si habéis votado solos, si os votaron sólo los hombres. ¿Ha estado ausente del voto la mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida política del hombre, estáis –fijaos bien– afirmando su personalidad, afirmando la resistencia a acatarlos. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con vuestra repulsa reconocéis y declaráis, por lo que cerráis las puertas a la mujer en materia electoral? ¿Es que tenéis derecho a hacer eso? No; tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el derecho natural fundamental, que se basa en el respeto a todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo. 


No se trata aquí esta cuestión desde el punto de vista del principio, que harto claro está, y en vuestras conciencias repercute, que es un problema de ética, de pura ética reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos, porque ya desde Fitche, en 1796, se ha aceptado, en principio también, el postulado de que sólo aquel que no considere a la mujer un ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y del ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre. Y en el Parlamento francés, en 1848, Victor Considerant se levantó para decir que una Constitución que concede el voto al mendigo, al doméstico y al analfabeto –que en España existe– no puede negárselo a la mujer. No es desde el punto de vista del principio, es desde el temor que aquí se ha expuesto, fuera del ámbito del principio –cosa dolorosa para un abogado–, como se puede venir a discutir el derecho de la mujer a que sea reconocido en la Constitución el de sufragio. Y desde el punto de vista práctico, utilitario, ¿de qué acusáis a la mujer? ¿Es de ignorancia? Pues yo no puedo, por enojosas que sean las estadísticas, dejar de referirme a un estudio del señor Luzuriaga acerca del analfabetismo en España. 


Hace él un estudio cíclico desde 1868 hasta el año 1910, nada más, porque las estadísticas van muy lentamente y no hay en España otras. ¿Y sabéis lo que dice esa estadística? Pues dice que, tomando los números globales en el ciclo de 1860 a 1910, se observa que mientras el número total de analfabetos varones, lejos de disminuir, ha aumentado en 73.082, el de la mujer analfabeta ha disminuido en 48.098; y refiriéndose a la proporcionalidad del analfabetismo en la población global, la disminución en los varones es sólo de 12,7 por cien, en tanto que en las hembras es del 20,2 por cien. Esto quiere decir simplemente que la disminución del analfabetismo es más rápida en las mujeres que en los hombres y que de continuar ese proceso de disminución en los dos sexos, no sólo llegarán a alcanzar las mujeres el grado de cultura elemental de los hombres, sino que lo sobrepasarán. Eso en 1910. Y desde 1910 ha seguido la curva ascendente, y la mujer, hoy día, es menos analfabeta que el varón. No es, pues, desde el punto de vista de la ignorancia desde el que se puede negar a la mujer la entrada en la obtención de este derecho. 


Otra cosa, además, al varón que ha de votar. No olvidéis que no sois hijos de varón tan sólo, sino que se reúne en vosotros el producto de los dos sexos. En ausencia mía y leyendo el diario de sesiones, pude ver en él que un doctor hablaba aquí de que no había ecuación posible y, con espíritu heredado de Moebius y Aristóteles, declaraba la incapacidad de la mujer.


A eso, un solo argumento: aunque no queráis y si por acaso admitís la incapacidad femenina, votáis con la mitad de vuestro ser incapaz. Yo y todas las mujeres a quienes represento queremos votar con nuestra mitad masculina, porque no hay degeneración de sexos, porque todos somos hijos de hombre y mujer y recibimos por igual las dos partes de nuestro ser, argumento que han desarrollado los biólogos. Somos producto de dos seres; no hay incapacidad posible de vosotros a mí, ni de mí a vosotros. 


Desconocer esto es negar la realidad evidente. Negadlo si queréis; sois libres de ello, pero sólo en virtud de un derecho que habéis (perdonadme la palabra, que digo sólo por su claridad y no con espíritu agresivo) detentado, porque os disteis a vosotros mismos las leyes; pero no porque tengáis un derecho natural para poner al margen a la mujer. 


Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho, a la mujer que espera y confía en vosotros; a la mujer que, como ocurrió con otras fuerzas nuevas en la revolución francesa, será indiscutiblemente una nueva fuerza que se incorpora al derecho y no hay sino que empujarla a que siga su camino. 


No dejéis a la mujer que, si es regresiva, piense que su esperanza estuvo en la dictadura; no dejéis a la mujer que piense, si es avanzada, que su esperanza de igualdad está en el comunismo. No cometáis, señores diputados, ese error político de gravísimas consecuencias. Salváis a la República, ayudáis a la República atrayéndoos y sumándoos esa fuerza que espera ansiosa el momento de su redención. 


Cada uno habla en virtud de una experiencia y yo os hablo en nombre de la mía propia. Yo soy diputado por la provincia de Madrid; la he recorrido, no sólo en cumplimiento de mi deber, sino por cariño, y muchas veces, siempre, he visto que a los actos públicos acudía una concurrencia femenina muy superior a la masculina, y he visto en los ojos de esas mujeres la esperanza de redención, he visto el deseo de ayudar a la República, he visto la pasión y la emoción que ponen en sus ideales. La mujer española espera hoy de la República la redención suya y la redención del hijo. No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar; que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo para los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante, aplicándose a sí misma la frase de Humboldt de que la única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella. 


Señores diputados, he pronunciado mis últimas palabras en este debate. Perdonadme si os molesté, considero que es mi convicción la que habla; que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría, como dije ayer, la cabeza y el corazón en el platillo de la balanza, de igual modo Breno colocó su espada, para que se inclinara en favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad, sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República española.


Pincha aquí y lee las últimas investigaciones al respecto del sufragismo femenino en España el cual está lleno de tópicos:

[...] que el triunfo de la derecha en las elecciones de 1933 se debió al voto de las mujeres por primera vez. “No fue así, los resultados electorales demostraron que la izquierda estaba dividida y al final le pasó lo mismo que a la derecha en 1931, y perdió las elecciones”, explica. Al contrario que el pensamiento popular, Mora cree, como Clara Campoamor, que el sufragio femenino sirvió entonces para “lavar todas las estupideces de los hombres”.

FUENTE:

- Campoamor, Clara: El voto femenino y yo: mi pecado mortal (1935-1939). Ed. horas y HORAS, Madrid, 2012
- Guerra de la Vega, Ramón: Mujeres de la II República. Ed. Guerra de la Vega, Madrid, 2013.

Ciudaddemujeres,com, wikipedia, web de la Universidad de Valencia

lunes, 9 de febrero de 2015

Así era la vida de las 'caídas' del franquismo en los reformatorios de Carmen Polo

Tres mujeres que fueron encerradas por el simple hecho de pensar por sí mismas y querer ser libres cuentan su experiencia en 'Las desterradas hijas de Eva'. La obra de Consuelo García del Cid homenajea a las grandes olvidadas de una dictadura especialmente opresora con las mujeres.




Internas en el reformatorio de San Fernando de Henares, Madrid

Tiene 66 años y estuvo diez encerrada enreformatorios franquistas, gran parte de su niñez y toda su adolescencia. Asegura que las heridas siguen abiertas y que las cicatrices no se las quita nadie porque las tiene “en el alma”. El franquismo le quitó a Encarnación —y a otras miles de mujeres— la juventud, la frescura de esos años en los que las condenaron a encierros eternos, vejaciones y todo tipo de malos tratos. La Transición las olvidó, España estaba demasiado ocupada e ignoró “por completo a las menores encerradas, ajena a una realidad oculta bajo los muros de su propia vergüenza”. Así lo cuenta Consuelo García del Cid en su obra de investigación Las desterradas hijas de Eva. Ellas son las verdaderas desterradas. Caídas, así las llamaban, unas porrebeldes, otras por rojas, pero todas condenadas a ser salvadas de caer en el pecado.

Monjas Trinitarias, Oblatas, Adoratrices y de las Cruzadas Evangélicas estaban al mando de estos centros del horror que dependían de la institución dirigida por Carmen Polo de Franco, elPatronato de Protección a la Mujer. A él se llegaba a través de redadas callejeras, denuncias de familiares, de curas del barrio o de vecinos. Entrar era sencillo. Salir, misión imposible. Una vez que las menores entraban en los centros, su patria potestad pertenecía al Patronato y ni siquiera los progenitores podían hacer mucho al respecto.

Disciplina militar y horas de trabajo interminables y sin remuneración alguna centraban el proceso de reforma de estos centros en los que se mezclaba a todo tipos de chicas, desde prostitutas hasta jóvenes cuyo único pecado era revelarse contra lo establecido.

Marcadas de por vida

Hay veces que la realidad supera la ficción. El relato de Encarnación es, como ella misma destaca, una copia de la películaLos niños de San Judas: estuvo diez años encerrada. Primero entró en el reformatorio de las monjas josefinas (Lleida) porque “no tenía a nadie, sin más” y luego cayó en manos del Patronato. Su madre la abandonó con tan solo ocho años, su abuelo republicano estaba preso y su abuela a duras penas se podía hacer cargo de ella. Entró en 1959, con 11 años, en un centro dependiente del Tribunal Titular de menores, que describe como “una pesadilla”. “Lo pasé fatal, recibíamos palizas día sí y día también”, asegura aún, a pesar de los años, con la voz entrecortada. 

Después, Encarnación llegó a Madrid y pasó cinco años encerrada en el temido y polémico reformatorio de San Fernando, el mismo que en 1984 cerró sus puertas debido a la controvertida muerte de una interna menor, acabando con décadas de injusticias. Episodio lleno de claroscuros del que se hizo eco la prensa más progresista de la época. “Muchas veces veíamos que se fugaban y dejábamos de verlas, los suicidios se tapaban”. Aunque la experiencia fue dura, Encarnación aclara que “aunque suene fuerte” en Lleida lo pasó mucho peor.

La suma de los días de Encarnación Hernández Cotet hasta sus 21 años se resumen en la realidad común que comparten las desterradas, laanulación continua. “A mí como sabían que mi abuelo estaba preso por republicano, me llamaban despectivamentela roja” y asegura además que su nombre desapareció en sus años de encierro siendo sustituido por un número que seguramente nunca olvide, el 90. 

Marian tiene el pack completo de desdichas. El franquismo le robó su juventud y un hijo. Pasó por el preventorio Doctor Murillo de Guadarrama —centro antituberculoso para niños sobre el que pesan multitud de testimonios sobre el trato inhumano bajo sus muros— y luego, en el centro de Las Oblatas le robaron a su niña. Algo que, asegura, no es casual. 

En el Preventorio de Guadarrama estuvo sólo unos meses, y asegura que allí sufrió todo tipo de malos tratos y vejaciones con tan solo siete años. Si su paso por el preventorio antituberculoso fue algo para olvidar, su estancia en el reformatorio de Las Oblatas, es digno de una obra de Dickens. Era rebelde, le gustaba salir y tomarse algo en una terraza con amigos: una aberración para la moral de la época.

FUENTE: Publico.es 


El periodo del franquismo nunca dejará de sorprendernos ni de escalofriarnos. Y aun así, todavía hay quienes lo defienden y admiran...Habrá sido parte de nuestra historia, pero es una parte negra en la que se debe pedir perdón a muchas personas, condenar a otras tantas y guardar en la memoria para que no vuelva a ocurrir, sin caer en la laceración.



lunes, 2 de febrero de 2015

MUJERES EN EL ARTE Y LA LITERATURA

II EDICIÓN DEL TALLER: MUJERES EN EL ARTE

Pintoras y Literatas

Del 4 de mayo al 26 de junio de 2016






Un paseo por la historia de las mujeres más relevantes del arte y la literatura, desde Teresa Diez a Remedios Varo y todas las premio Nobel de Literatura.


Se trata de un taller divulgativo, por lo que 
no es necesario tener conocimientos de ningún tipo
para poder asistir, simplemente curiosidad y gusto por la historia, el arte y la literatura.

Al ser divulgativo no va a ser el típico curso de ir a escuchar "el rollo", lo he planteado para intentar que se haga ameno y entretenido.


Mis explicaciones irán acompañadas de un power point para hacerlo mas visual, además de exponer los contenidos de una manera mas distendida, nada sobrio. 


También hay actividades como ver y comentar las obras pictóricas, ver mini documentales, leeremos fragmentos de algunas de las obras, veremos alguna película, y propondré debates a los asistentes.

Todo se irá haciendo en clases de dos horas.


Repasaremos brevemente la vida y la obra de las pintoras y escritoras mas representativas de la historia, pintoras como Teresa Diez, Remedios Varo, Sofonisba Anguisola, Frida Khalo o Artemisia Guentilesci; y desde Cristine de Pizan hasta las premio nobel en literatura pasando por Carolina Coronado (extremeña) y Jane Austen.

Pero digo que las más representativas, porque afortunadamente hay muchas, por lo que se pueden plantear más ediciones.


Comienza el próximo lunes 4 de mayo a las 17.00 en la Universidad Popular de Navalmoral de la Mata, Cáceres.

Hablaremos de historia, hablaremos de arte, de literatura, pero sobre todo, hablaremos de MUJERES.

                                     
                                 ¡¡¡¡Venid a conocerlas!!!!

Link del ayuntamiento de Navalmoral para enlazar con la universidad popular.

Sobre mí: Perfil en LinkedIn


ISABELLA COLBRAN

La mejor mezzosoprano y soprano dramático-coloratura de su tiempo y además COMPOSITORA


Grabado realizado por José Madrazo

También llamada Isabel Colbrand, nació en Madrid el 2 de febrero de 1785 y falleció en Bolonia el 7 de octubre de 1845.

Hija de Juan Colbrandt, músico de la Capilla Real de la corte española.

Fue considerada la mejor mezzosoprano y soprano dramático-coloratura de su tiempo, aparentemente era una soprano sfogato. Además fue también compositora de 4 volúmenes de canciones. Gioachino Rossini la consideró una de las mejores intérpretes de su obra.

Debutó en París en 1801 y en Milán en 1807. En 1811 fue contratada para el Teatro San Carlo de Nápoles por el agente Doménico Barbaja quien se convirtió en su amante. En la cúspide de su carrera entró en colaboración con Rossini quien compuso para ella el rol titular de Elisabetta, regina d'Inghilterra.

En 1815 la soprano abandonó a Barbaja para irse a vivir con Rossini. En una estrecha colaboración musical el compositor creó para ella el rol de Desdémona en Otello (1816), Lisetta en La Gazzetta (1816), Armida (1817), Elcia en Moises en Egipto (1818), Zoraide de Ricciardo e Zoraide (1818), el titular de Ermione (1819), Elena en La donna del Lago (1819), Anna en Maometto Secondo (1820), en 1821 I. Colbran dejó Nápoles y se fue a Londres con Rossini con quien se casó en 1822, y cuando volvieron a Venecia Rossini escribió para ella el titular de Zelmira (1822) y Semiramide (1823), que seria la última ópera que Rossini compuso para Italia y para Colbran.

Se mudaron luego a París. Durante este periodo tanto Colbran como Rossini jamás lograron encajar del todo y se constituyeron en un matrimonio lleno de desavenencias domésticas. En 1837 Isabella y Rossini dejaron París para vivir en Italia donde el compositor sufrió de neurastenia. I. Colbran murió finalmente en 1845 a los sesenta años de edad.

Era tía materna de Julia Espín y Colbrandt, quien fue uno de los amores platónicos de Gustavo Adolfo Bécquer. Incluso Stendhal admiró profundamente a Isabella.

La voz de la Colbran era bastante particular, elogiada por su gran potencia y unidad de registros, tenía la rara habilidad de cantar roles de diferente tessitura, de mezzosoprano grave a soprano aguda coloratura. Su registro vocal iba del sol3 al mi6.

En el año 2009 la mezzosoprano norteamericana Joyce diDonato grabó un recital en homenaje con las composiciones que Rossini le compuso.

Hablar de Isabella Colbran es hablar necesariamente de Rossini, pero a pesar de esto, ella tuvo tanlento y fuerza suficientes para brillar por si sola.

Tanto es así, que incluso llegó a componer canciones, de las cuales no he conseguido rastro. Mujer importantísima en el mundo de la opera del siglo XIX no solo como cantante, sino que además se atrevió con la composición, papel eminentemente masculino, mientras que las mujeres solo eran las musas o meras protagonistas de sus insignes obras. Pero Colbran se atrevió con más y compuso hasta 4 volúmenes de canciones.




Aquí os dejo un video de Anna Bonitatibus cantando la canzonetta Parto vi lascio addio de Isabella Colbran, que lo disfrutéis  ;)






domingo, 1 de febrero de 2015

CONCEPCIÓN ARENAL

EL NACIMIENTO DEL FEMINISMO EN ESPAÑA

Escultura conmemorativa de Arenal en el Ferrol.

Nacida un 31 de Enero de 1820 en una casa del barrio conocido como Ferrol Vello, su padre, Ángel Arenal Cuesta, fue un eminente militar que sufrió muchas veces represión por su ideología liberal y por estar en contra del régimen monárquico absolutista del rey Fernando VII. A consecuencia de sus estancias en prisión, cayó enfermo y murió en 1829, quedando Concepción huérfana de padre a los 9 años. En ese mismo año se marcha con su madre, María Concepción Ponte Mandiá Tenreiro, y sus dos hermanas a Armaño (Cantabria), a casa de su abuela paterna donde recibió una férrea formación religiosa. En 1834 se trasladan a Madrid y con ayuda de un pariente Concepción estudia en un colegio para señoritas. Siete años después entra, contra la voluntad de su madre, como oyente en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, vistiendo ropas masculinas, puesto que en la época la educación universitaria estaba vedada a las mujeres. Vestida también de hombre Concepción participa en tertulias políticas y literarias, luchando así contra lo establecido en la época para la condición femenina.



Cuando terminó la carrera se casó en 1848 con el también abogado y escritor Fernando García Carrasco. Años después colaborarían juntos en el periódico liberal La Iberia, hasta que en 1857 Fernando murió de tuberculosis. Concepción viuda y con dos hijos (Fernando, 1850 y Ramón, 1852) se trasladó a Potes (Cantabria) donde conoce a un joven músico Jesús de Monasterio, alumno de Santiago Masarnau, primer presidente de las Conferencias de San Vicente de Paúl, que la invita a fundar en 1859 el grupo femenino de las Conferencias de San Vicente de Paúl para ayuda de los pobres. Para ellas, Concepción escribe en 1860, La beneficencia, la filantropía y la caridad, que dedica a la Condesa de Espoz y Mina, y que presentará al concurso que convoca laAcademia de Ciencias Morales y Políticas, bajo el nombre de su hijo Fernando, que tiene entonces 10 años. Después de una serie de conflictos sobre la forma incorrecta de introducir su escrito en el concurso, se le concede el premio y será la primera mujer premiada por la Academia.

En 1863 se convierte también en la primera mujer que recibe el título de Visitadora de Cárceles de Mujeres, cargo que ostentó hasta 1865. Posteriormente publicó libros de poesía y ensayo como Cartas a los delincuentes (1865), Oda a la esclavitud (1866) —que fue premiada por la Sociedad Abolicionista de Madrid—, El reo, el pueblo y el verdugoo La ejecución de la pena de muerte (1867). En 1868, es nombrada Inspectora de Casas de Corrección de Mujeres, y tres años después, en 1871, comienza a colaborar con la revista La Voz de la Caridad, de Madrid, en la que escribe durante catorce años sobre las miserias del mundo que la rodea.

En 1872 funda la Constructora Benéfica, una sociedad que se dedica a la construcción de casas baratas para obreros. Posteriormente también colabora organizando en España la Cruz Roja del Socorro, para los heridos de las guerras carlistas, poniéndose al frente de un hospital de campaña para los heridos de guerra en Miranda de Ebro. En 1877 publica Estudios Penitenciarios.

Con Concepción Arenal nace el feminismo en España. Como los krausistas otorga a la educación e instrucción de la mujer un papel fundamental, pues Concepción dirá que la mujer no tiene otra carrera que el matrimonio. Pues los hombres aprenden un oficio, las mujeres no. Los oficios que la mujer puede desempeñar serían:relojera, tenedora de libros de comercio, pintora de loza, maestra, farmacéutica, abogada, médica de niños y mujeres y sacerdote (no monja). Nunca se debe dedicar a la política ni a la vida militar. Instrucción que la mujer debe procurar, pues dirá de los hombres que tienen inclinaciones de sultán, reminiscencias de salvaje y pretensiones de sacerdote. Las críticas que dirige al clero serán: En general es muy ignorante, no querer a la mujer instruida, es mejor auxiliar, mantenerla en la ignorancia. Concepción Arenal, una pensadora del catolicismo social, como muestra en La Voz de la caridad, y como tal la reivindica el jesuita J. Alarcón en Razón y Fe, 1900-1902, al ser el ideal de un feminismo aceptable, por ser genuinamente español e íntegramente católico. Concepción Arenal, autora poco leída y citada de forma descontextualizada, fue para la mayoría de los católicos de su época una heterodoxa. Con la creación de la Acción Católica de la Mujer, el feminismo católico y conservador propugnado por el Movimiento católico, realizará una constante labor de hostigamiento al feminismo católico y reformista arenaliano, que a principios del siglo XX representa la Asociación Nacional de Mujeres Españolas.

Pincha AQUÍ y mira el documental que RTVE hizo sobre ella para el programa Mujeres en la historia.

Concepción Arenal actuó como intermediaria de la Reina María Victoria de España, que desde el exilio, siguió hasta el último instante de su vida mandando muchas ayudas para españoles necesitados, con la exigencia de que los donativos se hicieran anónimamente.

Murió el 4 de febrero de 1893 en Vigo (Pontevedra), donde fue enterrada. Es su epitafio el lema que la acompañó durante toda su vida: "A la virtud, a una vida, a la ciencia". Sin embargo, su frase más celebre fue probablemente: "Odia el delito y compadece al delincuente" o "abrid escuelas y se cerrarán cárceles", que resume su visión de los delincuentes como el producto de una sociedad reprimida y represora.



JOSEFA AMAR Y BORBÓN

Pedagoga y escritora feminista española de la Ilustración. Imagen: wikipedia imágenes Nacida en Zaragoza un 4 de febrero de ...