domingo, 22 de marzo de 2015

LOUISE-MARIE-THÉRÉSE

La monja negra


María Teresa de Austria engendró a una niña de rasgos moriscos, supuestamente con un joven pigmeo negro llamado «Nabo» que componía su séquito en Francia. En realidad, es posible que el enfermizo bebé sufriera de cianosis, una coloración que deja la piel azulada, o mostrara un gen recesivo de los Médici.



Ninguno de sus contemporáneos tuvo el atrevimiento de contar el resultado exacto de la promiscuidad sexual de Felipe IV. Entre 30 y 40 se mueven las cifras más exageradas. Cabría esperar, por lo tanto, que el Rey hubiera dejado tras de sí una algarabía de descendientes, de distinta categoría social e incluso de distinta raza. No en vano, su descendiente más exótica y sorprendente, dentro de los cánones de la época, fue el misterioso fruto de una de las dos hijas legítimas que sobrevivieron al Monarca: María Teresa de Austria, Reina consorte de Francia.

María Teresa de Austria era hija de Felipe IV y su primera mujer,Isabel de Borbón. El único de los hijos en llegar a edad adulta del matrimonio es célebre hoy en día por ser retratada por Velázquez en una estética similar a las «Meninas», pero su relevancia política llegó por ser la esposa del Rey de Francia Luis XIV, el llamado «Rey Sol». El lugar de origen y los vínculos familiares, sin embargo, no impidieron que María Teresa consintiera los ataque franceses contra las posesiones españolas en Flandes durante la Guerra de Devolución y en el Caribe, apoyando a los piratas (filibusteros y bucaneros) desde la Isla de la Tortuga, entre otras acciones hostiles hacia la Monarquía hispánica.

El 9 de junio de 1660, la hija de Felipe IV contrajo matrimonio con Luis XIV de Francia. Su entrega como prometida del Rey se formalizó enFuenterrabía (Isla de los Faisanes), el condominio más pequeño del mundo que hoy se encuentra en el término municipal de Irún, en un acto cuya preparación contó con la participación de Velázquez. En su primer encuentro, la princesa se enamoró profundamente de su futuro marido, quien respondió con cierta indiferencia hacia ella, lo cual explica que se plegará tan rápido a las exigencias políticas de su marido. No obstante, a la espera de futuros enfrentamientos, el matrimonio franco-español culminaba la Paz de los Pirineos, que ponía final a varias décadas de guerra entre ambos países.

Poco interesado por la belleza austriaca y el carácter frío de María Teresa, Luis XIV decidió abandonarse a un sinfín de amantes, entre ellas la duquesa de La Vallière. Pese a tener a su propio séquito de damas y consejeros, algunos españoles, la hija de Felipe IV quedó marginada en el ambiente intrigante de la corte. En este contexto, la Reina tomó en su compañía a un joven pigmeo negro, imitando una práctica habitual en esos días entre la nobleza francesa, que le servía de entretenimiento y para mitigar su soledad.

«Nabo», el joven negro del séquito de la Reina

El duque Beaufort, almirante de la marina, fue quien trajo de uno de sus viajes a aquel esclavo y lo presentó como obsequio a la española. El esclavo fue cristianizado con el nombre de «Nabo» y se integró en el círculo de confianza de la Reina, que tomó sincero cariño al joven. En 1664, fallecido «Nabo» en fechas recientes sin que se conozcan hoy las causas de la muerte, María Teresa quedó embarazada de lo que debía ser su tercer hijo. Tras un difícil parto, la Reina dio a luz a una pequeña niña con rasgos moriscos y diversas malformaciones. «El hermano del Rey me contó lo difícil de la enfermedad (el parto) de la Reina, de cómo su primer capellán se había desmayado de aflicción, y el príncipe y toda la gente junto con él se habían reído de la cara que puso la reina cuando vio que la hija que había dado a luz, se parecía a un pequeño moro que el señor de Beaufort había traído, que era muy bonito y que siempre estaba con la Reina», recogió en sus memoriasAna María Luisa de Orleáns, duquesa de Montpensier.

María Teresa de Austria por Diego Velázquez
La educación y la mentalidad puritana de María Teresa antojan complicado que hubiera mantenido relaciones extramatrimoniales con «Nabo», más cuando no se conoce ningún otro amante en su biografía, pero en la lujuriosa corte francesa los rumores se convirtieron en un secreto oficioso. La muerte un mes después de la niña, llamada Ana Isabel de Francia, a causa de su precaria salud alimentó todavía más los rumores. El texto de la duquesa de Montpensier plantea en alto lo que todos susurraban por la Corte: «Cuando se dieron cuenta de que la hija de la Reina se podía parecer a su esclavo, se lo llevaron, pero ya era demasiado tarde, y le dijeron que la niñita era horrible, que no viviría y que no se lo dijera a la Reina porque se moriría». No obstante, oficialmente y según la hipótesis más verosimil la niña murió al mes y medio de nacer, el 26 de diciembre, porque «era débil y delicada, jamás tuvo salud».

La coloración oscura de la piel de la recién nacida fuera a causa de una cianosisMás allá de la rumorología, la ciencia plantea varias respuestas al color de piel de la hija de Luis XIV y María Teresa. Los médicos de la época apuntan a un problema en la alimentación de la Reina y a su mala aclimatación a París, un año antes había dado a luz a otra hija que murió a los pocos meses. Hoy, además, se considera factible que la coloración oscura de la piel de la recién nacida fuera provocada por una cianosis, presencia de pigmentos hemoglobínicos anómalos. Otra posibilidad es que los genes de la casa italiana de los Médici,fuertemente arraigados en la familia real francesa y con varios miembros con la piel morena en su sangre, hicieran aparición en aquella niña.

¿Quién era la «Monja Negra de Moret»?

Sospechando que la niña no había muerto realmente, se dio por supuesto en ciertos círculos que la hija de los Reyes era un misterioso miembro del clero, Louise-Marie-Thérése (Luisa Maria Teresa), conocida como la «Monja Negra de Moret». Tres evidencias apuntaban a esta teoría: su nombre es la suma del de los Reyes; María Teresa visitó con cierta frecuencia hasta su muerte en 1683 la abadía de Moret-sur-Loing, donde residía la monja; y se conserva una carta donde el Rey concede una pensión vitalicia de 300 libras a la joven. La propia «Monja Negra» afirmaba proceder de alta cuna, insinuando en ocasiones que era hermana del Delfín de Francia y del resto de hijos de María Teresa.

Sin embargo, según las investigaciones de la Sociedad de Historia de París y Francia a principios del siglo XX, Louise-Marie-Thérése no era la hija secreta de los Reyes, aunque ella misma se lo hubiera llegado a creer, sino una huérfana entregada por Madame de Maintenon, amante del Rey e importante figura política, al convento, nacida de una pareja de moros que trabajaban en la Ménagerie del Rey. «Varias fuentes informan que Luis XIV tenía un cochero morisco casado con una hermosa mujer. Tuvieron una hija de la que el Rey y la Reina fueron padrinos. Cuando los padres murieron, fue ingresada en un convento. Como ahijada del Rey, esta niña podía referirse al Delfín como su hermano», explica Gary McCollim, historiador especializado en la corte de Luis XIV.

Fuente: ABC

sábado, 14 de marzo de 2015

MARIE-GUILLEMINE BENOIST

La pintura también aporta y ayuda al feminismo


Autorretrato como diosa griega y cabellos al aire mostrando parte de su cuerpo y sus instrumentos de crear arte, libre.

Hija de un funcionario, inició su formación con Élisabeth Vigée Le Brun en 1781, pasando al taller de Jacques-Louis David en 1786, junto con su hermana Marie-Élisabeth Laville-Leroux.

En 1784, conoció al poeta Charles-Albert Demoustier, quien se inspiró en ella para el personaje de Émile en su obra Lettres à Émilie sur la mythologie (1821).

Expuso por primera vez en 1791 en el Salón de París, donde presentó un cuadro de asunto mitológico, Psique despidiéndose de su familia. 



La Inocencia entre el vicio y la virtud
De la misma época es La Inocencia entre el vicio y la virtud, también inspirado en la mitología, adaptando el tema de Hércules en la encrucijada y reflejando sus inquietudes feministas, pues en él aparece el vicio en forma de varón, papel tradicionalmente ligado a un personaje femenino.






En 1793 se casó con el banquero Pierre-Vincent Benoist. Por los mismos años comenzó a desprenderse de la influencia de David, abandonando los sujetos clásicos por la pintura de género.


Portrait d'une négresse

Su carrera como pintora de éxito continuó en el Salón de 1800, en el que presentó su Retrato de una negra. Este retrato de una criada de su cuñado, pintado sólo seis años después de la abolición de la esclavitud, se convertirá en un manifiesto a favor de la emancipación de la mujer y las personas de raza negra. El cuadro será adquirido por Luis XVIII para el estado francés en 1818.

Pincha aquí para leer (en inglés) más sobre esta sorprendente obra.

Y si pilotas francés...aquí tienes un micro docu sobre esta obra






En 1803 Napoléon Bonaparte, en aquél momento Primer Cónsul, le encargó su retrato con destino a la ciudad de Gante, recientemente entregada a Francia por el Tratado de Lunéville. Un año más tarde recibió una medalla de oro del Salón y obtuvo una pensión gubernamental. También por entonces abrió un taller exclusivamente para mujeres a las que enseñaba pintura.

Con la Restauración, su marido el conde Benoist, monárquico convencido, fue nombrado miembro del Consejo de Estado y ella, al parecer, hubo de abandonar la pintura en la cumbre de su carrera.

Algunos vieron en ella un espíritu adelantado a su tiempo, sus aspiraciones de emancipación y su talento fueron sofocadas por el peso de la sociedad, a pesar de las promesas de la Revolución, traicionó a las mujeres y las acalló de nuevo.

Fuente: wikipedia

viernes, 13 de marzo de 2015

JEANNE BUCHER

Galerista y salvaguarda del arte durante el nazismo
(1872-1946) 





Tal y como explica I Love Herstory: "'Para esta intrépida y generosa galerista, el arte era, más que un negocio, una causa. Dio su apoyo a los artistas tachados de “degenerados” por el régimen nazi. De Chirico, Domela, Ernst, Kandinsky, Klee, Lipchitz, Miró, De Staël, o Marcoussis fueron algunos de ellos. Expuso sus creaciones cuando estaban prohibidas, las salvaguardó de las requisas e incluso acogió a quienes eran perseguidos".

Jeanne Bucher fue una comerciante de arte francés y fundadora de la vanguardista Galerie Jeanne Bucher de París.

Llegó a París en 1922. En 1925 abrió su primera galería en el número 3 de la rue du Cherche Midi en una habitación al lado de la tienda del arquitecto y diseñador de interiores Pierre Chareau. La primera exposición presentó obras de Georges Braque, Juan Gris y André Masson; la primera publicación de un libro era Jean Lurçats obra ilustrada Baroques.

De 1929 a 1932, la galería se expande a los locales adyacentes. Fue así como Hans Effenberger fundador de la galería "Au Sacre du Printemps", se hizo famoso por la segunda exposición surrealista "Le Surréalisme, Existe-t-il?".

De 1932 a 1934 se trasladó de nuevo a la primera posición, y 1936 Bucher abrió una galería en el nº 9 del boulevard du Montparnasse. La galería actual que aún lleva su nombre, fue adquirida en 1947 por Jean-François Jaeger y se trasladó en 1960 a la ubicación actual en el 53 de rue de Seine en París.

Bucher mostró, entre otras cosas, obras de artistas de la vanguardia de los estilos del cubismo y el surrealismo como Georges Braque, Max Ernst, Alberto Giacometti, Georges Gimel, Juan Gris, Georges Hugnet, Wassily Kandinsky, Henri Laurens, Jacques Lipchitz, André Masson, Joan Miró y Pablo Picasso. 

En las ediciones Jeanne Bucher publicó libros de los artistas que representaba, por ejemplo, en 1926, Histoire naturelle de Max Ernst, una cartera con 34 colotipia impresiones después de frottage, y en 1934 la novela collage Une semaine de bonté.


Jeanne mirando lienzos de André Banchard en el suelo de su galería de la rue de cherche midi en parís


Durante la ocupación de Francia por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, Bucher mostró una gran coraje apoyando a los artistas condenados al ostracismo por el régimen nazi por ser considerados "degenerados", haciendo funcionar la galería a pesar de la amenaza de sanciones.

Su apoyó se volcó en Ernst, Kandinsky, Klee, Léger, Miró y 1944 apoyó el debut en París de Nicolas de Staël. Un poco más tarde, Jeanne Bucher murió en París en 1946.

Y no sólo mostró dicho coraje apoyando a estos artistas, sino que protegió lo mejor que pudo, las obras de arte que cayeron en sus manos.





jueves, 12 de marzo de 2015

FEMINISMO

Entendiendo el pasado para encarar el futuro


Charla-coloquio del área de la mujer de IU de Navalmoral de la Mata.


Como historiadora de género, aporté la visión histórica del feminismo ofreciendo nombres de grandes feministas. Video de la charla completa y transcripción de mi aportación, con información adicional.







CHARLA 8 MARZO 2015

Un hecho obvio: las mujeres siempre han sido parte de la sociedad desde que el primer australopiteco se puso a andar a dos piernas y evolucionó al género Homo, ha habido hombres y mujeres, por lo tanto es imposible y absurdo creer que las mujeres no han formado parte activa en el devenir histórico y en todos los movimientos sociales y toda revolución que haya supuesto avance, aunque la historia haya sido injusta con esta mitad de la población ya que fue escrita y vivida por los hombres por lo que se las ha silenciado categóricamente, PERO no significa que no hayan participado en los principales hechos históricos y no ya en los principales, sino en todos los hechos históricos.

Por ejemplo, no se cuenta que cientos de mujeres fueron soldados en la guerra civil norteamericana o que en la española fueron muchas las guerrilleras que vivieron en la clandestinidad e incluso que algunas dirigieron columnas de milicianos, así como en el levantamiento del 2 de Mayo participaron con la misma gallardía que los hombres para defenderse y echar al invasor francés, surgiendo heroínas como Agustina de Aragón y participaron ¡hasta las prostitutas! Así como tampoco se cuenta que en la toma de la Bastilla iban prácticamente a partes iguales, hombres y mujeres ante la promesa de Igualité.

Pero la historia no las menciona, ni siquiera las recuerda…

No obstante, hay mujeres que llevan reivindicándose y luchando contra el sistema, desde la antigüedad hasta nuestros días.

Pero antes de abordar la historia del feminismo, cabe destacar la historia del propio concepto:

El término ya se usaba en medicina y designaba un trastorno de desarrollo en los varones que afectaba su "virilidad" y les hacía parecer femeninos.

Pero con su aparición con el significado que posee hoy apareció en el siglo XIX.

Inicialmente se creyó que había sido inventada por el filósofo socialista (y favorable a la igualdad entre varones y mujeres) Charles Fourier, quien presenció los inicios del movimiento feminista moderno allá por 1830.

Pero en realidad el primero en usar ese término para designar a las mujeres que luchaban por sus derechos fue en realidad el escritor francés Alexandre Dumas hijo (autor de la Dama de las Camelias, su padre es el de los 3 mosqueteros y el conde de Montecristo). En 1872, publica "El hombre-mujer", en el que se burlaba:

"Las feministas, perdón por el neologismo, dicen: todo lo malo viene del hecho de que no se quiere reconocer que la mujer es igual al varón, que hay que darle la misma educación y los mismos derechos que al varón".



A partir de ese neologismo, la palabra se difundió como una manera despreciativa de designar a las mujeres que luchaban por sus derechos.

Hasta que la sufragista francesa Hubertine Auclert (1848-1914) se apropió de la palabra en 1882:

“Reivindicarme "feminista" es una manera de honrar a todas aquellas que me precedieron, lucharon, sufrieron y a veces murieron por que las mujeres tengan los mismos derechos que los varones.

Dicho esto: Diferencia entre reivindicaciones históricas como protofeminismo y feminismo resultante de las ideas de la ilustración.

EDAD ANTIGÜA

Papel de las mujeres en la sociedad à ya en debates de Grecia y Roma y mujeres que fueron contra el sistema:

HIPARQUÍA: Filósofa cínica, abandonó su vida de lujos y a su familia de posición acomodada para seguir la doctrina y vida de los cínicos, viviendo sin propiedades y públicamente, lo que incluía disfrutar de su matrimonio en público. Feminista porque se rebeló contra los roles de género establecidos (mujer= madre, esposa, ama de casa=oikotomía) y búsqueda de la igualdad con los hombres (acceso al estudio, al espacio público, etc.) pues rechazó frontalemente el destino que la sociedad y cultura griegas -ateniense concretamente- le tenía reservado a las mujeres que la apartaban del espacio público que englobaba la cultura, la sociedad y la política.

“Teodoro la dijo: ¿Eres la que dejaste la tela y lanzadera?

Respondió: «Yo soy, Teodoro: ¿te parece, por ventura, que he mirado poco por mí en dar a las ciencias el tiempo que había de gastar en la tela?»"

HIPATIA DE ALEJANDRIA: Mujer liberada y dedicada a la cultura e intelectualidad por elección propia, gran maestra, mejor científica logró innumerables avances en la ciencia, la astronomía y las matemáticas. Asesinada por una turba de cristianos, supuestamente, por mantenerse pagana. Pero más probablemente porque era una mujer muy sabia.

Dos mujeres que ejemplifican con sus propias vidas, aunque de forma individual, la lucha contra el sistema que las oprimía.

EDAD MEDIA

En esta época tenemos, por una parte a Guillermina de Bohemia (religiosa que abogaba tb por una iglesia de mujeres), por otro a las brujas, mujeres que sufrieron la represión social y religiosa por el simple hecho de ejercer la medicina. Nuevamente mujeres que transgreden el sistema.

A partir del siglo XV fue cuando se generaron propuestas que fueron más allá de las individualidades.

· Las Querelle de Femmes: Practicamente iniciada con la obra de CHISTINE DE PIZAN, que dará comienzo a los llamados "memoriales de agravios" que recogían las quejas por la situación social de la mujer, aunque sin llegar a reflexionar sobre la estructura patriarcal u ofrecer soluciones alternativas. Esta querella surgió principalmente por la publicación de la 2ª parte del Roman de la Rose y su colección de calumnias misóginas cuyo autor era Jean de Meung. De Pizán dedicará su obra a defender a las mujeres.

"El más grande es aquel o aquella que tiene mayores méritos. La excelencia o la inferioridad de las gentes no reside en su cuerpo según el sexo, sino en la perfección de sus costumbres y virtudes". 'La ciudad de las damas'.

En palabras de Simone de Beauvoir, con C. de Pizan es "la primera vez que vemos a una mujer tomar su pluma en defensa de su sexo"

Además de todo esto, Pizan fue la primera mujer que se ganó la vida como escritora, además de tener un papel activo como ciudadana, recuperar la memoria de las mujeres y ser la editora de sus propias obras. Es, junto a Juana de Arco, la mujer más destacada de la etapa feudal.

A favor de las mujeres, discurso de la excelencia y exaltación de las virtudes femeninas.

EDAD MODERNA

· MARY ASTELL, (s. XVII) que pidió la creación de una universidad para mujeres.

· MARIE DE GOURNAY (s.XVII). Su estilo de vida fue sumamente inusual para su época, al igual que Cristine de Pizán (viuda), fue una mujer soltera que se ganó la vida a través de sus escritos y defendió el acceso igualitario de las mujeres a la educación y los puestos públicos. En sus ensayos atacó la corrupción de las cortes, el clero y la aristocracia.

Fue una teórica feminista valiente y enérgica que defendió con fuerza los derechos de las mujeres publicando en 1622 su libro "Igualdad entre los hombres y las mujeres" y en 1626 "Agravio de las mujeres" donde criticó la misoginia de la sociedad literaria parisina y defendió el modelo humanista de educación, haciendo hincapié en la virtud moral.

CRISTINE DE PIZAN

"La ciudad de las damas"

"El más grande es aquel o aquella que tiene mayores méritos. La excelencia o la inferioridad de las gentes no reside en su cuerpo según el sexo, sino en la perfección de sus costumbres y virtudes". 'La ciudad de las damas'.

La obra 'La ciudad de las damas' ('La cité de les dames') fue escrita en 1407 por Christine de Pizan (también conocida como Cristina de Pisán), considerada la primera mujer escritora profesional. La autora veneciana, aunque de nacionalidad francesa, construye una ciudad literaria simbólica, habitada por todas las mujeres con méritos no reconocidos o que han dejado huella en la historia, como poetas, filósofas o emperatrices. Critica el abuso de poder de los varones, el maltrato físico y la misoginia en la literatura.

Para algunos especialistas se trata del primer tratado sobre feminismo, "la primera página fuerte de la conciencia feminista" (Romeo de Maio). Otros, como Celia Amorós, ven en ella "un alegato vibrante en defensa de las mujeres", pero no la consideran todavía una obra feminista al considerar que forma parte "del memorial de agravios", pero carece de la carga vindicativa o "nervio del feminismo".


Más allá de las etiquetas, Christine de Pizan fue la primera mujer que se ganó la vida como escritora, además de tener un papel activo como ciudadana, recuperar la memoria de las mujeres y ser la editora de sus propias obras. Es, junto a Juana de Arco, la mujer más destacada de la etapa feudal.

SIGLO XVIII- LA ILUSTRACIÓN

Las Salonieres, aristócratas cultas que cuestionaban la autoridad marital y pedían el acceso al mundo intelectual, entre otras cuestiones.

La Ilustración fue la etapa de pensamiento en la que surgieron las primeras vindicaciones en torno al debate de la razón, que pone en duda a quienes determinaban que la mujer era inferior al hombre por sus características biológicas.

El principal defensor de la igualdad de sexos fue el filósofo cartesiano POULLAIN DE LA BARRE, que reclamaba el derecho de ellas a la educación y el saber.

Su discurso no es el memorial de agravios, tampoco es un discurso de la excelencia. Es un género de vindicación que se produce a partir del momento en el que las ideas del Barroco y las de la filosofía cartesiana, fundamentaron un concepto de igualdad válido contra el Antiguo Régimen y los privilegios de sangre que, sin embargo, excluía a las mujeres. Hasta que esa idea de igualdad no se predicó respecto del hombre no se pudo vindicar para la mujer.

Aplica los criterios de racionalidad a las relaciones entre los sexos y extiende el bons sens cartesiano a las mujeres. Anticipándose a las ideas principales de la Ilustración, critica especialmente el arraigo de los prejuicios y propugna el acceso al saber a las mujeres como remedio a la desigualdad y como parte del camino hacia el progreso y que responde a los intereses de la verdad.

Otros autores ilustrados a favor de la igualdad son: John Stuart Mill (hijo del economista James Mill) y Nicolás de Condorcet, que criticará la Declaración de drchs del hombre y el ciudadano.

A pesar de las reflexiones teóricas, en la práctica la mujer siguió siendo discriminada a la hora de acceder a las decisiones políticas, la educación o el trabajo, así como a la libertad en el matrimonio.

En los años previos a la Revolución Francesa de 1789 surgieron los llamados CUADERNOS DE QUEJAS (cahiers de doléances), que eran escritos colectivos que criticaban la situación de inferioridad en la que estaban las mujeres respecto a los hombres. Como afirman Celia Amorós y Amelia Valcárcel, “el feminismo es un hijo no deseado de la Ilustración"

Tras la Revolución Francesa, se proclamó la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano, influida por 'El contrato social' de Rousseau, que excluía a la mujer como sujeto de derecho, y, por tanto, como ciudadana. Se apoyaba en la supuesta dicotomía entre seres racionales (ellos) y emocionales (ellas). Así, la revolución traicionó a todas aquellas mujeres guiadas por el ideal de igualdad y por el que lucharon con sus congéneres masculinos para conseguirlo.

Entre sus principales críticos, Nicolás de Condorcet escribe en 1790 su tratado 'Sobre la admisión de las mujeres al derecho ciudadano' y, un año más tarde, Olympe de Gouges exige igualdad de trato entre mujeres y hombres en su famosa 'Declaración de los derechos de la Mujer y la Ciudadana'.


“Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana"

"Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta: al menos no le quitarás ese derecho. Dime, ¿quién te ha dado el soberano poder de oprimir a mi sexo?"

Olympe de Gouges (cuyo nombre real era Marie Gouze, 1748-1793) es la autora de la 'Declaración de Derechos de la Mujer y la Ciudadana', escrito en 1791 como respuesta crítica a la 'Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano' de 1789, fruto de la Revolución Francesa y considerada un texto precursor en el reconocimiento de los derechos humanos, pero que, al igual que la Declaración de Virginia, excluía a la mujer como sujeto de derecho.

La autora, firme defensora de la Ilustración y activista revolucionaria, reclamaba el derecho de las mujeres al voto, a ser propietarias de bienes, a participar en la educación y el ejército, así como a ejercer cargos públicos.

Ha dejado, en este sentido, una frase para la historia: "La mujer tiene el derecho de subir al cadalso; debe tener también el de subir a la Tribuna".

También reivindicó un equilibrio de poder dentro del matrimonio, fue firme defensora del divorcio y pionera en la protección de la infancia. Como autora teatral, Olympe de Gouges, escribió piezas contra el racismo y el esclavismo, rompedoras en su época.

Pacifista y humanista, murió guillotinada en 1793, al oponerse a la pena de muerte contra el rey Luis XVI.

MARY WOLLSTONECRAFT 

Contemporánea a Olympe, tras vivir la Revolución francesa publica, en 1792, la Vindicación de los Derechos de la Mujer, muy revolucionaria al poner ya sobre la mesa la diferencia entre sexo y género, considerar la educación como arma para la libertad y la independencia femenina y alertar ya sobre la trampa del matrimonio y del amor romántico.



"Vindicación de los derechos de la mujer"

"Enseñadas desde su infancia que la belleza es el cetro de las mujeres, la mente se amolda al cuerpo y, errante en su dorada jaula, sólo busca adornar su prisión". 

Casi en paralelo a la de Olympia de Gouges, nace la obra clave de la británica Mary Wollstonecraft (1759-1797), escrita en 1792 y considerada "la primera formulación de una ética feminista" (Celia Amorós).

· En su Vindicación: defiende que la mujer sea educada "en la razón" al igual que el hombre, impulsando el debate sobre el derecho a la educación femenina, y respondiendo así a la propuesta de una educación diferenciada que realiza Rousseau en uno de sus tratados clave, 'El Emilio' de 1762, que hoy en día se estudia como un tratado de referencia sobre la educación sin añadir que a las mujeres les reserva un capítulo en el que afirma que están hechas especialmente para complacer al hombre. Para Rousseau, las mujeres debían ser educadas en "el placer" (Para él, las diferencias sexuales son mayores que las similitudes y el balance se inclinan en favor del hombre: la mujer debe ser "pasiva y débil", "pone poca resistencia" y son "hechas especialmente para complacer al hombre"), lo cual para Wollstonecraft supone una incoherencia con su propio pensamiento racionalista.

La escritora, madre de Mary Shelley, autora de 'Frankenstein', murió muy joven, a los 38 años, debido a complicaciones tras el nacimiento de su hija y dejó varios escritos inacabados. Su vida personal fue muy intensa y tras un escándalo amoroso se fue a vivir a Francia, donde viviría en primera persona los acontecimientos revolucionarios de 1789. El pensamiento previo y posterior a la Revolución Francesa y el desplazamiento de la mujer como ciudadana de derecho a pesar de su papel activo en las revueltas, marcaron sus ideas políticas y sus escritos.

En su obra póstuma, 'Mary o las injusticias que sufre la mujer', publicada en 1797, defiende el divorcio, la reforma del matrimonio y la exigencia de acabar por ley con la subordinación de la mujer al hombre.

Pero, a pesar de haber llegado el inicio de una ética feminista, el CÓDIGO NAPOLEÓNICO de 1804 respaldó normativamente el patriarcado y dejó escrito que la autoridad en la familia pertenece al hombre (padre y esposo) y que la mujer está subordinada a ellos con la tarea de tener descendencia. El modelo napoleónico fue adoptado en la Europa occidental, salvo en los países nórdicos, bajo influencia de Rusia.

· En los años siguientes despegará la Revolución Industrial y aparecerá la figura de:

FLORA TRISTÁN y la conciencia obrera

En plena Revolución Industrial, la mujer se convierte en mano de obra necesaria para la producción pero en condiciones salariales y de trato peores que los hombres. Esta doble discriminación de la mujer obrera (género y clase social) la vive y documenta en 'La Unión Obrera' (1843) la francoperuana Flora Tristán, pionera del feminismo socialista, quien además nos legó un duro relato sobre la violencia machista y la falta de derechos de acceso a la propiedad en su particular road-book “Peregrinaciones de una paria”. Para las teóricas del feminismo, la conciencia de la mujer burguesa y su malestar sería clave para el sufragismo europeo.

· A partir de aquí entramos en lo que las teóricas del feminismo denominan olas del feminismo.

LA 1ª OLA:

Movimiento que se desarrolló en Inglaterra, Estados Unidos y otras partes del mundo como América Latina a lo largo del siglo XIX y principios del siglo XX.

Originariamente, se concentró en la obtención de igualdad frente al varón en términos de derecho de propiedad e igual capacidad de obrar, así como la demanda de igualdad de derechos dentro del matrimonio. A finales del siglo XIX, los esfuerzos se van a concentrar en la obtención de derechos políticos, en concreto el derecho al sufragio.

En Inglaterra, aparecen la suffragettes, activistas por los derechos civiles, lideradas por Emmeline Pankhurst así como numerosas autoras y activistas, en su mayor parte de Estados Unidos e Inglaterra, que van a llevar el feminismo al terreno del activismo, especialmente en un contexto de vindicación de igualdad de derechos frente al estado.

Algunas de las autoras y activistas importantes de la primera ola del feminismo son: Lucretia Mott, Lucy Stone, Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony

Paralelamente en EEUU, se lleva a cabo un feminismo doblemente reivindicativo. Lucha contra la discriminación por sexo y raza.

El feminismo norteamericano nace en la primera mitad del siglo XIX, ligado a la reforma protestante religiosa y la lucha contra la esclavitud, con una gran implicación de las mujeres que, en su defensa de acabar con la división étnica de la sociedad se encontraron con la desigualdad entre hombres y mujeres en la participación pública, así como en la falta de alfabetización para el desarrollo de las capacidades de la mujer. A raíz de lo cual surgirá la creación de universidades para mujeres que serán el caldo de cultivo para el movimiento sufragista.


Mujer, feminista, antiesclavista y afroamericana.

Precursora del "Feminismo Negro" y autora del manifiesto "¿Acaso no soy mujer?" en 1851.

Sojourner Truth es un símbolo para el feminismo, tanto por sus ideas en favor de la igualdad como por su lucha por la abolición de la esclavitud, y una de las fundadoras de la corriente del Black Feminist (feminismo negro o feminismos raciales).


"Ese hombre de allí dice que las mujeres necesitan ayuda al subirse a los carruajes, para cruzar las zanjas y que deben tener el mejor sitio en todas partes. ¡Pero a mí nadie me ayuda con los carruajes, ni a pasar sobre los charcos, ni me dejan un sitio mejor! ¿Y acaso no soy yo una mujer? ¡Miradme! ¡Mirad mi brazo! He arado, plantado y cosechado, y ningún hombre podía superarme. ¿Y acaso no soy yo una mujer?"


¡¡¡No olvides compartirme!!!

sábado, 7 de marzo de 2015

MUJERES Y NIÑAS TRAS LA LIBERACIÓN ALIADA DE LA II GUERRA MUNDIAL

Los soldados aliados violaron a más de un millón de mujeres y niñas alemanas tras la II Guerra Mundial


Una nueva investigación histórica afirma también que nacieron miles de niños en la antigua capital del Reich como consecuencia de estos abusos





Los crímenes cometidos por los soldados nazis durante la Segunda Guerra Mundial son conocidos ampliamente por la sociedad. Y es que, en su currículum tienen el infame privilegio de haber realizado desde crueles experimentos científicos en seres humanos, hasta asesinar a una ingente cantidad de personas en los campos de concentración. Sin embargo, lo que no suele aparecer en los libros de historia son los crímenes que los soldados aliados cometieron contra la población civil.

En un intento de luchar contra este olvido, la historiadora alemanaMiriam Gebhardt ha publicado un libro en el que afirma que los soldados aliados violaron aproximadamente a un millón de mujeres y niñas al final de la contienda. En esta cruel estadística, la experta también incluye a las personas que sufrieron este tipo de abusos sexuales tras la caída de Berlín, lugar en el que el terror sembrado (especialmente) por las tropas del ejército soviético sería imborrable para la sociedad.

«Tras la guerra, por lo menos 860.000 mujeres y niñas fueron violadas por los soldados que ocuparon la región y por sus ayudantes. Sucedió en todas partes», explica en sus primeras líneas el libro de Gebhardt. A su vez, la investigadora afirma que, contrariamente a la idea que estaba extendida hasta hace bien poco, estas tropelías no fueron cometidas únicamente por soldados soviéticos (a quienes Stalin había solicitado hacer el mayor daño posible a Alemania en venganza por la invasión de la U.R.S.S.) sino también por estadounidenses y británicos.

Pero… ¿Por qué razón no han trascendido estos crímenes de guerra? Para responder a esta pregunta, Gebhardt recurre a la misma idea que ya explicó a ABC el escritor e investigador Alberto de Frutos hace unos meses: la vergüenza. Pero no la vergüenza por ser blanco de este perverso acto, sino porque los aliados se esforzaron en extender la idea de que Alemania y sus ciudadanos habían sido los culpables de la Segunda Guerra Mundial. Como tal, convencieron a las mujeres de que cualquier castigo que le fuera impuesto a la población era pequeño comparado con los asesinatos en masa de Adolf Hitler.

Sexo a cambio de una tableta de chocolate

El libro de Gebhardt, que lleva tras de sí un año de investigación, señala a su vez que –además de estas violaciones- las mujeres y niñas alemanas también accedieron a tener relaciones sexuales con los aliados a cambio de cualquier alimento que éstos pudieran ofrecer.

Y es que, en aquel tiempo las hambrunas entre la población alemana eran tan severas que no quedaba otro remedio. «Por entonces se solía decir que tuvieron que pasar seis años para que los estadounidenses vencieran a los soldados alemanes, pero tan solo un día y una tableta de chocolate para que conquistaran a las mujeres alemanas», determina la historiadora.

Finalmente, la investigadora también explica en su obra que, además del trauma de la violación, las mujeres alemanas dieron en los siguientes meses a luz a miles de niños. Todos ellos, frutos de las violaciones de los soldados aliados. «Sus padres eran, en su mayoría, desconocidos, y las mujeres no recibieron ningún tipo de ayuda financiera», añade la experta.

En la zona asiática también ocurrieron estos hechos: 

Violaciones cometidas por Ejército Imperial del Japón “Mujeres de confort”


Como siempre, las mujeres son las víctimas involuntarias y silenciadas de toda masacre de guerra o escarmiento militar. Las violaciones como arma de guerra y castigo a la sociedad supuestamente culpable se sigue cometiendo hoy en día, no es algo que se quedó en el ámbito de la II Guerra Mundial...
Y esa es otra de las luchas que hay que ganar, el que los hombres dejen de considerar a las mujeres como trofeo de guerra o sobre las que ejercer el castigo de una guerra empezada por los hombres.

jueves, 5 de marzo de 2015

MARIA DOMINGUEZ

La primera alcaldesa de España, en 1932

Pero pasó a la historia como María "la tonta"

María Dominguez en la foto para el Heraldo de Aragón como primera mujer alcaldesa de España.

Acabo de descubrir la vida y obra de esta insigne mujer. Mujer con mayúsculas. Superviviente de un matrimonio nocivo, de un marido maltratador; ignoró el qué dirán de una sociedad rancia y catoliquísima y extremadamente hipócrita y machista; ascendió ella solita desde la posición de mujer de campo analfabeta casada por conveniencia a mujer libre, culta, escritora, política y feminista.
Y todo esto, ¿cómo?


María nació en 1882 en Pozuelo de Aragón, un pueblecito del Campo de Borja. Su familia era pobre y trabajó en el campo desde niña. En esa España rancia el machismo, la ignorancia y el peso del pecado eran extremos. Sin embargo, por alguna milagrosa razón, en María cristalizó una sensibilidad cultural, política y social realmente insólita en una chica de pueblo del siglo XIX. A los 18 años se casó con Bonifacio Ba Cercé, de Fuendejalón. Fue un matrimonio de conveniencia, como la inmensa mayoría. Pero su marido resultó ser un maltratador y ella lo abandonó. Esa decisión, cómo no, hizo que sus paisanos la despreciaran y la miraran como a una golfa. Pero ella lo que despreciaba era el qué dirán, la moral infame y el escandaloso retraso que hacía considerar a la mujer como un ser inferior.

Empujada por la rotunda convicción de que la educación engrandecía a la gente y la alejaba de la miseria económica y moral, María se formó para ser maestra, en buena parte de modo autodidacta, en Barcelona y Pamplona y enseñó en una escuela del Valle de Baztán, en Navarra. Sin embargo, su salud quebradiza le obligó a instalarse en Zaragoza, donde continuó con sus estudios y sus clases, trabajó de costurera o sirvienta y escribió en diversas publicaciones progresistas. En los años 20, al morir su primer marido, se casó con Arturo Segundo Romanos, un esquilador viudo y socialista con el que se trasladó a Gallur. María enseñaba, se desvivía por los más débiles y creó con su marido la sección local de la UGT.Durante la Segunda República, en julio de 1932, los vecinos de Gallur presionaron para que dimitiera en pleno el ayuntamiento elegido en abril de 1931 y, a propuesta de ellos, el gobernador civil eligió a María Domínguez como presidenta de la Comisión Gestora que se puso al frente del pueblo. Su experiencia en la política fue decepcionante y fugaz –duró seis meses– pero era la primera vez en la historia de España que una mujer dirigía un ayuntamiento democrático.

María llamaba la atención por más cosas: no dejaba de escribir en periódicos y revistas e impartía charlas sobre el socialismo, la república, Joaquín Costa o la condición femenina. Sus textos eran militantes e incisivos, cargados de ironía, inteligencia y una mirada propia sobre el mundo. Algunos de ellos los firmaba con un seudónimo que ya no podía ser más somarda: ‘María la tonta’. La mítica Hildegart Rodríguez escribió un prólogo muy extenso a un volumen que reunía algunas de sus conferencias y que se llamaba ‘Opiniones de mujeres’. Resultaba inaudito que una campesina enfermiza y humilde hubiera llegado tan alto.

Al estallar la Guerra Civil los echaron de Gallur. María y su marido se refugiaron en Pozuelo de Aragón, en casa de su hermana. Pero ambos fueron fusilados. María murió el siete de septiembre de 1936 en las tapias del cementerio de Fuendejalón, donde reposan sus restos. Pero, desde ese día de septiembre hasta 1995, cuando Javier Barreiro le puso el ojo encima, esta mujer no fue nadie. Mientras tanto, durante toda la dictadura, Zaragoza consagró a Marina Moreno una de sus calles estrella, el actual Paseo de la Constitución. Marina fue una chica falangista de Huesca que, a los 18 años, en agosto de 1936, murió cuando fue ametrallado el camión en el que viajaba al frente de Almudévar para auxiliar a los soldados. El franquismo convirtió a Marina en una mártir a la vez que enterraba concienzudamente la memoria de María.
La chica de Pozuelo había cometido el intolerable delito de estar muy por encima de su tiempo y luchar con infinito coraje por la libertad, la igualdad, la tolerancia, la justicia social, la educación, la cultura, la modernidad y por un mundo más decente.

Como vemos, el franquismo, una vez más, no tolera que las personas pensaran, y mucho menos las mujeres. Ya sabemos que la labor más ferrea de este periodo fue la de acabar con cualquiera de los logros sociales e ideológicos de la república, cuando la sociedad republicana, no ya los políticos, la sociedad en si, era libre, libre para pensar, para sentir, para vivir, donde una muchacha de campo podía estudiar y convertirse en maestra, pensadora y oradora y podía librarse de un marido maltratador que la mandara a la tumba de un mal golpe.
Esa libertad es la que se cargó de un fusilamiento colectivo en miles de paredones la ideología franquista.
Franco no quería que nadie pensara, no quería que las mujeres pensaran, ni sintieran, solo quería que callaran y sirvieran...

FUENTES:

Domínguez, M.: Opiniones de mujeres; Madrid, Castro, s. f. (1933-4).
- Cifuentes, J. y Maluenda, P.: «María Domínguez: un ejemplo de compromiso social a través de la escritura»; Actas del Congreso Escritura y Feminismo, noviembre 1995, Zaragoza.

Enciclopedia aragonesaHeraldo.es, diagonal periodico, aragon digital.es

miércoles, 4 de marzo de 2015

JOSEFA Y ELISA URIZ PI

La transición borró los nombres de las mayores defensoras de la educación pública




Tres décadas después de su fallecimiento en Berlín Oriental, los nombres de Josefa (1883-1958) y Elisa Úriz Pi (1893-1979) han resonado en un pequeño rincón de Navarra. Un amplio programa de actos organizados por el Ayuntamiento del Valle de Egües, su lugar de origen, ha recordado durante cuatro días el elevado compromiso social de estas hermanas que defendieron los derechos de la mujer y de la infancia ante Naciones Unidas, lucharon con la resistencia francesa en París durante la Segunda Guerra Mundial y se enfrentaron a la Iglesia en defensa de una educación igualitaria, entre otros hitos.

Desde la semana pasada, una plaza de esta localidad navarra lleva el nombre de las dos intelectuales. Además, un colegio público espera ahora la autorización del Gobierno de Navarra para poder rebautizarse con el nombre de una de ellas.

Poseedoras de una mentalidad progresista y una conciencia crítica, la vida de las hermanas Úriz Pi está plagada de episodios, dentro y fuera de España, en defensa de los valores democráticos. Ambas militaron en el Partido Comunista, y tuvieron que exiliarse en 1939. Con la Transición, y el regreso de la democracia tras cuatro décadas de dictadura sus nombres quedaron silenciados.

"Se olvidaron de ellas porque eran dos comunistas y aquí siempre se ha tratado de minimizar el trabajo intelectual realizado por militantes comunistas, a los que se les ha tildado más de saboteadores que de gente que quería ayudar y enseñar", lamenta Olga García Domínguez, hija de miembros del PCE exiliados en Alemania y vecina de Elisa Úriz en Berlín Oriental. "En este país se ha ocultado todo", subraya.

Olga es una de las personas que ha preservado el legado de las hermanas Úriz a través de los múltiples documentos que guarda de ellas, fruto de la estrecha convivencia que mantuvieron los padres de Olga con Elisa tras la muerte de la hermana mayor.

Maestras de profesión, se considera a Josefa y a Elisa como las precursoras de la escuela moderna en España. Introdujeron los avanzados métodos educativos de María Montessori, Celestine Freinet, Ovide Decroly y Jean Piaget, entre otros, décadas antes de que comenzaran a generalizarse en el país.

Democratizaron las aulas eliminando las tarimas, se opusieron a los castigos, promovieron las asociaciones de padres y madres, sustituyeron los manuales por apuntes e introdujeron el comentario de texto sobre lecturas relacionadas con la realidad social. Josefa Úriz, Pepita, que dirigió la escuela normal de Magisterio de Lleida, creó la primera cátedra de estudio del catalán, abrió una residencia laica para que las jóvenes no se tuvieran que alojar en conventos y modernizó la biblioteca de la escuela, con una sala de lectura y gestión de préstamo de libros, antes inexistente.

"Eran mujeres muy activas; estuvieron en París, en el Congreso de la Paz, y becadas en Europa" relata Olga. En concreto, Pepita trabajó en Bélgica con el doctor Decroly y Elisa en Ginebra, estudiando los nuevos métodos de aprendizaje musical de Dalcroze, según ha indagado el historiador y periodista Manuel Martorell, que ha investigado la vida de estas dos hermanas y, junto a Olga, participó en los actos de homenaje de la pasada semana en Navarra.

La llegada de Pepita Úriz a la escuela normal de Magisterio de Lleida, con sus métodos avanzados, llamó pronto la atención de los estamentos más conservadores de la ciudad. "El obispo Josep Miralles la denunció ante el rectorado de la universidad por haber recomendado a sus alumnas que leyeran un libro de Margarita Nelken", cuenta Olga. La denuncia derivó en un expediente que acabó convirtiéndose en una cuestión de estado. "Intelectuales de la época como Menéndez Pidal, Ramón y Cajal y Julián Besteiro firmaron un manifiesto de apoyo a Pepita", explica.

El propio presidente de las Cortes salió en su defensa, paralizando el proceso y provocando la dimisión del ministro de Educación. Pero la llegada de la dictadura de Primo de Rivera reabrió el expediente, y fue expulsada a 100 kilómetros de la ciudad sin empleo ni sueldo durante un año. “Hubo una campaña a su favor y sus compañeros hicieron una colecta para poder pagarle durante un año el salario”, añade.

Sensibilizadas con las víctimas más débiles de la Guerra Civil, los niños, ambas hermanas participaron en la ayuda de retaguardia. "Estuvieron muy activas en las colonias pedagógicas, alimentando a los niños", indica Olga. Llegaron a dar, según datos contrastados por Martorell, hasta 100.000 comidas al día. Pepita fue, desde septiembre de 1938, directora general de Evacuación y Refugiados, nombrada por el gobierno de la República. Ayudaron también a cientos de profesores a partir hacia el exilio.


Las hermanas Úriz.

Antes del estallido de la guerra, las hermanas se habían afiliado al Partit Comunista de Catalunya, donde también militaba el que fuera marido de Elisa, el secretario general de la UGT catalana Antonio Sesé. "Lo mataron el día que iba a tomar posesión de su cargo de ministro", apuntala Olga. El matrimonio junto a la hermana mayor, Pepita, promovió la fundación del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Esta última, además, fue elegida secretaria general de la rama catalana del principal sindicato de trabajadores de la enseñanza, FETE-UGT, en agosto de 1936, y elevada a presidenta año y medio después, según consta en la documentación que Olga conserva de las hermanas.

Con una trayectoria a sus espaldas en defensa del progreso y la democracia -en 1934 impulsaron la asociación Mujeres Antifascistas Españolas-, Elisa y Pepita Úriz no tenían sitio en la oscura dictadura que cercenó de raíz los avances republicanos. En febrero de 1939, dos meses antes de que los militares sublevados, con Franco a la cabeza, proclamaran su victoria en Burgos, las hermanas navarras abandonaron el país para no volver nunca más.

Cruzaron la frontera por los Pirineos, y en el exilio en Francia volvieron a vivir de manera intensa otra guerra. Lucharon contra el nazismo al lado de la resistencia española en París, formando parte del núcleo dirigido por los hermanos Miret. Cuando este grupo fue desarticulado, en 1942, Josep Miret fue asesinado en el campo de concentración de Mauthausen. Elisa y Pepita lograron escapar. 

"A Elisa no le gustaba mucho hablar de sus 'batallitas', como ella decía. Cuando empecé a mirar con detenimiento sus documentos comencé a saber más de su vida. Vi que tenía hasta un carnet para portar armas, consecuencia de su pertenencia al primer grupo armado de la resistencia parisina", detalla Olga.

Tras años escasos de tranquilidad en París, el gobierno francés expulsó a los militantes comunistas en el marco de la denominada 'Operación Bolero', en 1950. Las hermanas navarras recibieron su expulsión en abril de 1951. La Guerra Fría las obligaba a vivir en su lado ideológico del mundo, y cruzaron el Telón de Acero para instalar su residencia en Berlín Oriental. Pepita murió y fue enterrada en esta ciudad. La hermana menor continuó su actividad intelectual, más sosegada en los últimos años, según recuerda Olga, estudiante de Medicina en aquel tiempo. "Era una mujer muy generosa y solidaria; mi padre era ciego y ella bajaba todos los días a leerle los periódicos. También le interesaba mucho la actualidad política, leía prensa de diferentes países a diario".

Elisa Úriz, en el marco de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), donde llegó a la secretaría general, propuso que cada 1 de junio se celebrara en todo el mundo una jornada para la infancia equiparable al 8 de marzo para la mujer. Tras años de trabajo, Naciones Unidas proclamó el Día Mundial del Niño, cita que muchos países siguen recordando. “Después, costó mucho que se mantuviera porque dentro de la Federación había mujeres de muchas orientaciones políticas que apoyaban que cada país tuviera su propio día de la infancia”, aclara Olga, cuya madre, Isabel Domínguez, sustituyó a Elisa como representante española en la FDIM. 

Con esta organización, la menor de las Úriz denunció las condiciones en que vivían las presas en las cárceles de Franco, y logró en 1948 que una comisión de juristas visitara las prisiones madrileñas de Las Ventas y Yeserías. Elisa formó además parte de la Unión de Mujeres Españolas, organización integrada por grupos que actuaban en la clandestinidad durante la dictadura, y participó en el consejo de redacción de la revista Mujeres Antifascistas Españolas con Dolores Ibárruri, Victoria Kent y Teresa León, entre otras. "Este movimiento estaba originado por las mujeres de los presos, las que lucharon por las libertades de sus compañeros y por la libertad en general", concreta Olga.

35 años después del fallecimiento de Elisa, el Valle de Egües (18.000 habitantes), ha reconocido la figura de estas dos mujeres, desconocidas en su país, que con su trabajo allanaron el camino por el que se han ido conquistando los derechos sociales de las mujeres en muchos países del mundo.

FUENTE: Publico.es

martes, 3 de marzo de 2015

VICTORIA KENT

Abogada y política republicana española

La primera mujer en intervenir ante un consejo de guerra en España.



Victoria Kent Siano nació en Málaga el 3 de marzo de 1889 y falleció a los 90 años en Nueva York, Estados Unidos el 22 de septiembre de 1987.

Provenía de orígenes humildes, era hija de un sastre malagueño y su madre se dedicaba como la inmensa mayoría de las mujeres de la época a las labores del hogar. La pequeña Victoria era ya de niña voluntariosa y tan tenaz que impondría a sus progenitores sus determinaciones. Así se negó a temprana edad a asistir a la escuela, por lo que fue su madre quien la enseñaría a leer y escribir. Más adelante asistiría a la Escuela Normal de Maestros y en 1916 daría el gran salto. Sus padres, en un alarde de progresismo, le permiten trasladarse a Madrid (debemos considerar que en aquella época la mujer sólo salía de casa para convertirse en monja o en abnegada esposa). Allí la intrépida Victoria estudia bachillerato, alojada en la recién creada Residencia de Señoritas, equivalente a la masculina Residencia de Estudiantes, cuyos gastos sufraga dando clases particulares. En 1920 entra en la Facultad de Derecho, donde cursa la carrera de manera no oficial. En 1924 se licencia y un año después solicita su ingreso en el Colegio de Abogados de Madrid, convirtiéndose así en la primera mujer que ejerce la abogacía en España. Ese mismo año ya defenderá un caso, pero será en 1930 cuando adquiera prestigio al obtener la absolución en un caso de gran relevancia, defendiendo al abogado republicano Álvaro de Albornoz acusado de ser el instigador de la rebelión de Jaca. Su comparecencia como letrada ante el Tribunal Supremo de Guerra y Marina la convierte en pionera en la historia del Derecho Español contemporáneo al ser la primera mujer en hacerlo.



En 1931 se afilia al Partido Radical Socialista y se presenta como candidata a las Cortes por Madrid. Es elegida diputada de las Cortes Constituyentes junto a Clara Campoamor.

Sus intervenciones parlamentarias son escasas pero su postura frente al voto femenino la convierten en un personaje memorable. Enfrentándose a Clara Campoamor, Victoria -que jamás se definiría como feminista- se manifiesta en contra de la aprobación del voto para las mujeres, postura que defiende en un famoso discurso. Lo argumenta por la incapacidad de la mujer de la época para emitir un voto político: sometida a la determinación de su esposo y las indicaciones de su confesor la mujer carece de criterio propio. Victoria defiende que la mujer no podrá ejercer su derecho al voto hasta que no cuente con una formación previa. Campoamor saldría victoriosa pero Victoria demostraría que no sólo era una gran abogada sino que sabía defender sus ideas con convicción.

El tema del derecho al voto y Victoria Kent es algo eternamente discutido y el relación a ello se la tiene por la oveja negra. Cierto que su discurso obedecía al miedo del partido, pero es que eso era una realidad. Muchas de las mujeres de aquel entonces (a excepción de las convencidas de izquierdas o comunistas y políticamente comprometidas en general) pasaban olimpicamente de la política, y como buenas cristianas obedecían primero a su esposo y después al cura.
¿Que Clara Campoamor también lo sabía? Pues si, todas y todos lo sabían, y por eso Kent prefería educar primero a las mujeres (en su mayoría analfabetas) y otorgarles el voto después, total, tanto la Kent como las mujeres afines a su propuesta, eran perjudicadas con su petición, preferían primero derribar los muros patriarcales con su área de influencia, y ya después, que eligieran libremente y con conocimiento de causa a quien votar. No estaba nada mal planteado, es una petición tradicionalmente feminista, a pesar de que ella no se considerase como tal, el luchar por la educación de las mujeres, pero en relación al tema del voto, si que se la ve como la "bruja" que no quería que las mujeres votaran para no dar la victoria a las derechas.
Pero su plan era mucho mayor, mujeres educadas/mujeres empoderadas. Y ahí entra la eterna lucha, a mi juicio, masculina y ajena a nosotras, entre las izquierdas y las derechas que acabó como acabó...y que por desgracia todavía colea.

Parte del discurso de Victoria Kent en el debate por el derecho al voto.

"Que creo que el voto femenino debe aplazarse. Que creo que no es el momento de otorgar el voto a la mujer española. Lo dice una mujer que, en el momento crítico de decirlo, renuncia a un ideal.(...) Lo pido porque no es que con ello merme en lo más mínimo la capacidad de la mujer; no, Sres. Diputados, no es cuestión de capacidad; es cuestión de oportunidad para la República. (...) Cuando la mujer española se dé cuenta de que sólo en la República están garantizados los derechos de ciudadanía de sus hijos, de que sólo la República ha traído a su hogar el pan que la monarquía no les había dejado, entonces, Sres. Diputados, la mujer será la más ferviente, la más ardiente defensora de la República; pero, en estos momentos, cuando acaba de recibir el Sr. Presidente firmas de mujeres españolas que, con buena fe, creen en los instantes actuales que los ideales de España deben ir por otro camino, cuando yo deseaba fervorosamente unos millares de firmas de mujeres españolas de adhesión a la República (La Srta. Campoamor: Han venido.)... he de confesar humildemente que no la he visto. (...) Por hoy, Sres. Diputados, es peligroso conceder el voto a la mujer"


El prestigio de Victoria impresiona al presidente Alcalá Zamora que la telefonea y le proponer un cargo tan relevante como complejo: Victoria es nombrada directora general de Prisiones.Este cargo la colmaría de felicidad y años después afirmaría: 'Fue la tarea más importante de mi vida’








Su mandato hace historia. Movida por sus ideales humanitarios, Victoria emprende una ingente tarea, decidida a continuar la labor de su predecesora Concepción Arenal, con un claro objetivo: pugnar por una reforma penitenciaria revolucionaria. Obcecada por mejorar la vida de los presos, Victoria defiende con tesón la reinserción social de los mismos. Sus decretos alcanzan perfiles inéditos en España y Europa, adelantándose veinte años a los países nórdicos. Entre otros destacan la eliminación de cadenas y grilletes, el derecho a leer la prensa, libertad de asistencia a los actos religiosos, permisos de salida, incremento de la ración alimentaria o la creación de talleres de trabajo. Pero algunas de sus reformas no son aceptadas por los poderes fácticos del momento y se ve obligada a dimitir de su cargo tan solo tres meses después de su nombramiento. La iglesia, la banca y los militares no pueden aceptar el derecho a las visitas conyugales, que consideran mera prostitución, ni tampoco la sustitución de las monjas por funcionarios debidamente formados. La presión llega hasta Azaña y éste disuade a Kent de continuar en el cargo.

Victoria Kent veía en los presos, no solo presos y delincuentes, veía en ellos que, a pesar de sus delitos, también eran personas que merecían una serie de derechos, derechos, que hoy están plenamente asentados en todas las cárceles españolas.







El alzamiento del 18 de julio la lleva a la sierra de Madrid, donde la valiente y arrojada Victoria no duda en acudir a aprovisionar a los combatientes

Tras la guerra, habiendo prestado apoyo a la causa republicana se ve obligada a exiliarse en París. Allí desde su puesto como 1ª Secretaria de la Embajada en París se hace cargo de la búsqueda de alojamiento para los niños republicanos condenados al exilio.

Obligada después a ocultarse en un piso en París y acosada por la Gestapo y el espionaje fascista, escribe su único libro en 1947. Lo titula Cuatro años en París y en él narra en boca de Plácido su alter ego, sus más íntimos padeceres.

De allí viaja a México donde imparte clases de Derecho Penal y funda y dirige la Escuela de Capacitación para el personal de prisiones. En 1950 la ONU descubre su talento y Victoria entra a formar parte de la Sección de Defensa Social. En Nueva York, a los 62 años conoce a Louise Crane, una millonaria americana con la que traba una estrecha e íntima amistad, y cuyo respaldo financiero le permite fundar la histórica revista Iberia por la Libertad, junto a Salvador Madariaga. Editada en inglés y castellano, la publicación pretende actuar como un órgano de información en el exilio. Victoria estará al frente de la misma hasta la muerte de Franco en 1975.

Vuelve a España el 11 de octubre de 1977 tras 38 años en el exilio, haciendo de sus palabras un hecho: ‘Yo no tengo otra pasión que España, pero no regresaré a ella mientras no exista una auténtica libertad de opinión y de asociación’

Pincha aquí y verás el documental de 30 minutos en la 2 de Rtve sobre Victoria Kent en su programa Mujeres para un siglo.,

Pincha aquí y lee las últimas investigaciones al respecto del sufragismo femenino en España el cual está lleno de tópicos:


[...] que el triunfo de la derecha en las elecciones de 1933 se debió al voto de las mujeres por primera vez. “No fue así, los resultados electorales demostraron que la izquierda estaba dividida y al final le pasó lo mismo que a la derecha en 1931, y perdió las elecciones”, explica. Al contrario que el pensamiento popular, Mora cree, como Clara Campoamor, que el sufragio femenino sirvió entonces para “lavar todas las estupideces de los hombres”.



FUENTE:
Rivera Sanchez, Mª Josefa: Estudios de magisterio en Málaga de Victoria Kent (1906-1911) (pdf)
Balaguer, Mª Luisa: Victoria Kent: vida y obra. (pdf)
García Valdés, Carlos: Semblanza olítica y penitenciaria de Victoria Kent. (pdf)

Biografías y vidasLa vanguardia, Catoblepas y wikipedia

domingo, 1 de marzo de 2015

EL DIA EN QUE EINSTEIN ACONSEJÓ A MARIE CURIE

En una época en la que se debía mostrar recato en público,

En una época en el que "el qué dirán" a veces resonaba más que los premios Nobel.






En noviembre del año 1911, Marie Skłodowska-Curie se encontraba a sólo semanas de recibir el Premio Nobel de Química. La primera vez que recibió un Nobel fue en 1903, en el área de la física y por lo que sería la primera persona en recibir dos premios en la historia de estos. Curie es, hasta la fecha, la única persona que ha sido reconocida en dos ciencias diferentes. A pesar de que su trabajo científico debiese haber sido lo único que interesara a las personas, parecía que a muchos les preocupaba más su vida personal.

Su esposo Pierre Curie había fallecido en 1906, dejando viuda a Marie. Después de unos años se vio involucrada en una relación romántica con el físico Paul Langevin, quien había sido un estudiante de doctorado de Pierre. La relación causó problemas en la casa de los Langevin, debido a que no estaba separado legalmente de su esposa, pero nada se comparó con la reacción del público.

Curie, Langevin y cerca de otros 20 científicos fueron invitados a una conferencia a la que sólo se accedía a través de invitaciones que fue llevada a cabo en Bruselas en el otoño de 1911. En este tiempo, la correspondencia amorosa de Curie y Langevin había sido entregada a la prensa por la esposa de éste, quien describió a Curie como una malvada rompehogares. Al volver a Francia, Curie fue recibida por una turba que rodeaba su casa y que aterrorizó a las hijas, teniendo que salir del hogar de manera temporal hasta que se calmaran los ánimos.

Albert Einstein había sido presentado por la científica en la conferencia de Bruselas, e indignado por  cómo estaba siendo tratada por los medios de comunicación, le escribió la siguiente carta a su nueva amiga:



Estimada Señora Curie:

No se ría de mi por escribirle sin tener nada cuerdo que decir. Me encuentro muy enojado ante la forma en que el público cree tener el derecho de involucrarse en sus asuntos y siento que definitivamente debo expresar este sentimiento. Sin embargo, estoy convencido que odia a esa multitud, sea que la respeten con generosidad o que deseen saciar su deseo de sensacionalismo con usted. Me siento en la obligación de decirle lo mucho que admiro su intelecto, su propósito y su honestidad y que me considero afortunado de poder haberla conocido en persona en Bruselas. Todos aquellos que no forman parte de esos reptiles están muy felices, tanto ahora como antes, que personajes como usted y Langevin formen parte de nosotros ya que son personas con las que uno se siente privilegiado de estar en contacto. Si la chusma sigue hablando de usted, simplemente no lea los diarios y déjelos para los reptiles para quienes han sido fabricados.
Mis mejores deseos para usted, Langevin y Perrin.

Einstein.

P.D.: He determinado la ley estadística del movimiento de las moléculas diatómicas en el campo de radiación de Planck a través de una ocurrencia cómica, naturalmente bajo la limitación de que el movimiento de la estructura sigue las reglas de la mecánica estándar. Sin embargo las esperanzas que tengo de que esta ley sea válida en la realidad son muy pequeñas.

* Nota: “Perrin” se refiere a Jean Perrin, un amigo de la familia de Curie y Langevin quien defendió a Curie en aquella época.

Esta carta fue descubierta en 2014 por el astrobiólogo David Grinspoo, quien revisó los documentos de Einstein, hace poco puestos a la disponibilidad del público de forma online gracias a Princeton University Press.


La historia siempre nos da muestras de que no se admira a aquien lo merece, y que, si se puede "llevar a la hoguera" a alguien de éxito, sin duda se intentará.
Y con las mujeres es más dificil todavía. Que una mujer lograra un nobel en aquella época, es una proeza, que lo fuera a ganar dos veces, una heroicidad, pero el ser humano "envidioso por naturaleza" y machista por tradición, gustoso hubiera estado de ensartar a la Curie en una pica por...¿porqué? Por tener una relación amorosa mas allá de la viudedad y con un hombre que se estaba divorciando...
Con la mujer, por muy brillante que sea, la sociedad siempre va a observar más minuciosamente que sea pueblicamente honesta, antes que observar su trabajo. Y aquí no hay nobeles que valgan. 
Es la doble obligación tradicional impuesta por la sociedad a las mujeres. Ya que salen al medio público, a trabajar en tierra de hombres, deben ser virtuosas y honestas, además de las más brillantes y demostrar mil veces más que merecen estar ahi.
Machismo hipócrita.



JOSEFA AMAR Y BORBÓN

Pedagoga y escritora feminista española de la Ilustración. Imagen: wikipedia imágenes Nacida en Zaragoza un 4 de febrero de ...