lunes, 26 de enero de 2015

"Las chicas que se negaban a ir con los guardias eran fusiladas"

Un aterrador informe relata los abusos sexuales y la represión moral del franquismo en la comarca de Gran Bilbao, la zona obrera de Bizkaia.

Presas republicanas en la carcel de las Ventas

              -Un ejemplo más de la utilización de la mujer como arma de guerra y represión, aquí habla de Bilbao y demás los territorios vascos, pero fue una práctica muy común por ambos bandos durante la guerra y por el nacional, al finalizar esta. Siendo la represión nacional la más dura, cruenta y numerosa. Que en la inmesa mayoría de los casos, ni siquiera se trataba de militantes republicanas, simplemente obreras, criadas y jornaleras, que se toparon en el camino de esos bestias. Lo de bestias es mi opinión-

La violencia sexual es difícil de investigar porque "era y es practicada en un contexto social de permisividad o de impunidad", dicen las investigadoras

Historias de miedo y sufrimiento. Historias silenciadas. Historias convertidas, por fin, en testimonios que ya nada ni nadie podrán borrar. Tras varios meses de trabajo, la asociación de investigación histórica Elkasko ha conseguido plasmar la represión específica que sufrieron las mujeres en la comarca del Gran Bilbao, una de las zonas del Estado español con mayor incidencia obrera. Los abusos sexuales, los fusilamientos y las estrictas medidas morales del régimen forman parte de este informe, que cuenta incluso con un apartado didáctico sobre el horror.

"Nos planteamos hacer algo que luego se pudiese utilizar a nivel de educación secundaria y de centros para adultos, por lo que hemos incluido una serie de pautas tanto para los docentes como para los alumnos", explica a Público Belén Solé, una de las autoras —junto a Beatriz Díaz— del mencionado estudio, titulado Era más la miseria que el miedo. Mujeres y franquismo en el Gran Bilbao: represión y resistencias. "Queremos que la gente también haga sus propias pesquisas", continúa esta catalana afincada desde hace ya varios años en Sestao. 

El informe cuenta con los testimonios de 21 personas, en su mayoría mujeres, nacidas entre 1914 y 1963 en la zona obrera de Bizkaia. "Estas historias de vida forman parte de una base de datos que sigue aumentando con nuevos testimonios y cuyo objetivo es ofrecer una visión sobre las transformaciones sociales de la Ría del Nervión a lo largo del siglo XX", señalan sus responsables. Al igual que en el resto del Estado español, la época más atroz comenzó el 18 de julio de 1936, tras el alzamiento franquista contra la República.

"Si bien la represión en general cuenta con muchos análisis, su impacto entre las mujeres ha sido muy poco investigado", afirma Solé. En ese sentido, el informe destaca que "hubo mecanismos de represión específicamente dirigidos contra las mujeres y una vivencia de la represión entre las mujeres distinta, en algunos aspectos, de las experiencias vividas por los hombres". El apartado de las violaciones es, precisamente, uno de ellos. "La violencia sexual que sufrieron las mujeres tanto en los centros de detención como durante la ocupación de las tropas franquistas fue una forma de represión de género, una forma de someter a la población por medio del terror y la vergüenza", subrayan las autoras.

Encarnación Santamaría, una de las vecinas de Sestao entrevistadas por las historiadoras, supo desde pequeña que la dictadura no sólo fusilaba por razones ideológicas. "Mi madre nos contaba que había chicas muy guapas, también jóvenes, que como no querían ir con los guardias, las fusilaban. Por la noche, porque no querían ir con ellos… preferían morir antes que ir con ellos", relató. Miren Begoña Sánchez, otra de las voces que aparecen en el informe, también rememoró este tipo de atrocidades. "He oído contar a mi familia de Elgeta cómo los moros que venían con las tropas de Franco tenían carta blanca y allí debieron de hacer atrocidades con las mujeres —explicó—. Y a una que desapareció del pueblo, la encontraron en el monte muerta, toda hinchada, toda reventada".

También en los centros de detención era habitual que las mujeres sufrieran abusos sexuales como forma de presión durante los interrogatorios. Esta forma de violencia, ejercida de forma sistemática, fue más frecuente durante la guerra y en la primera etapa del franquismo. Más adelante, en los años 60–70, se visibilizó en espacios públicos como las manifestaciones, donde las mujeres eran insultadas por la Policía y agredidas por grupos de extrema derecha", señala el estudio. Según destacan sus autoras, “la violencia sexual es un aspecto de nuestra historia aún poco conocido y difícil de investigar, porque esta forma de violencia era y es practicada enun contexto social de permisividad o de impunidad, fundamental para permitir que las situaciones no afloren o que las denuncias no sean consideradas”.

De esta manera, los abusos sexuales cometidos por los franquistas acabarían cubriéndose por el miedo y el silencio de las víctimas: "La culpabilización y la falta de credibilidad que se imponía sobre las mujeres afectadas y sus familiares evitaban la denuncia y desembocaba en el silencio, que durante décadas ha permanecido". Palmira Merino, vecina de Sestao y testigo de esa época, dio fe de ello. "No es como ahora que todo se cuenta. Eso quedaba en secreto. Eso nadie lo contaba. Sabíamos que las habían llevado pero no sabíamos lo que les habían hecho. Y ellas jamás lo han contado. Eso era como… algo tremendo", describió.

Medias por decreto
La dictadura también ejerció una fuerte represión moral sobre las mujeres del Gran Bilbao. Uno de los máximos exponentes de aquella "gloriosa cruzada" fue el alcalde de Barakaldo, José María Llaneza, quien llegó a prohibir que las vecinas saliesen a la calle sin medias debajo de sus faldas. De acuerdo a los testimonios recogidos por las historiadoras, el jefe de los alguaciles era quien se encargaba de comprobar que ninguna mujer violase esta inédita norma. En el caso de los hombres, el alcalde les prohibía pasearse en manga de camisa. 

El informe incluye extractos de la ordenanza municipal firmada por Llaneza, en la que dictaminaba cómo debían vestir sus vecinas y vecinos a partir de ese momento. Allí se lamentaba que muchas mujeres de Barakaldo transitaban "en formas poco correctas y decorosas en sus vestido y ademanes, so pretexto de recrearse en las playas, haciendo como digo gala en calles y plazas a las idas y regreso de estos lugares de su escandalosa desenvoltura y desvergüenza, exhibiendo sus piernas sin recato de sus medias y simulando ir vestidas".

"Hoy todo esto puede parecer pintoresco, pero hay que tener en cuenta que se trató de una auténtica cruzada moral", destaca Solé. Las consecuencias aún son visibles entre la población: a pesar de los años transcurridos, las investigadoras se toparon con personas que seguían teniendo miedo a relatar sus vivencias. El terror, para muchas y muchos, quedó grabado en la memoria.

Fuente: www.publico.es


sábado, 24 de enero de 2015

EVA SCHLOSS, La hermanastra de Ana Frank relata su historia antes y después de Auschwitz

Ultimamente me he aficionado a las noticias sobre la historia, asi que adapto a mi blog una noticia salida hoy en el ABD digital sobre Eva Schloss, la hermanastra de Ana Frank.

Tras un silencio de 60 años, Eva Schloss publica un libro en el que cuenta su experiencia en el campo nazi


Ana Frank fotografiada en su instituto

La hermanastra de Ana Frank, Eva Schloss Geiringer, cuenta tras un silencio de 60 años, su historia antes y después de pasar por el campo alemán nazi de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau, en el libro «Después de Auschwitz» (Planeta). Schloss explica que su silencio se rompió cuando un día la llamaron para pronunciar unas palabras durante la inauguración de una exposición en Londres sobre su hermanastra. A partir de ese momento se sintió liberada y comenzó a dar charlas por todo el mundo.

Eva Schloss

La hermanastra de Ana Frank nació en 1929 en Viena (Austria), entonces una ciudad culta y próspera, en el seno de una familia feliz compuesta por sus padres y su hermano mayor. Pero pronto, Hitler llegó al poder en Alemania y sus padres decidieron abandonar el país, consiguiendo escapar por muy poco, según relata, y estableciéndose en Bruselas y después en Amsterdam.

Allí pasó dos años «muy felices» e hizo nuevas amistades, entre ellas, Ana Frank. Sin embargo, esta etapa duró poco tiempo pues los alemanes invadieron Holanda y la familia intentó sin éxito reunirse con sus abuelos en Inglaterra. Las medidas contra los judíos se fueron endureciendo, se les despojó de sus derechos y fueron obligados a llevar una estrella amarilla de identificación. Comenzaron las detenciones en plena calle y decidieron esconderse, padre e hijo por un lado y madre e hija, por otro.

Tras dos años viviendo escondidas, Eva fue capturada por los nazis el día de su 15 cumpleaños, el 11 de mayo de 1944. Madre e hija fueron conducidas al cuartel general de la Gestapo donde también se encontraba el resto de su familia. Una semana después, fueron enviados a Auschwitz. Al llegar, Eva vio cómo las separaban de su padre y su hermano y su madre y ella salvaron la vida de milagro. Según cuenta, su vida cotidiana era permanecer «hacinados en barracones en condiciones infrahumanas, con las cámaras de gas como telón de fondo». Además, Eva contrajo el tifus al que sobrevivió gracias a su madre y a una prima que también era prisionera y enfermera.

La «suerte» de madre e hija llegó cuando fueron destinadas a trabajar en un almacén donde se clasificaba la ropa y todo tipo de objetos de los judíos que eran internados en el campo. «El propósito consistía enexpoliar todos los elementos imaginables de entre las posesiones judías para mandarlos de vuelta a Alemania,donde se distribuían entre los soldados y sus familias. Los hombres alemanes se afeitaban con cuchillas judías, mientras que las buenas madres alemanas empujaban carritos de judíos y los abuelos usaban gafas de judíos», explica la autora.

En el invierno de 1944 la guerra dio un giro y las condiciones del campo se fueron relajando, hasta el desmantelamiento y posterior abandono de Auschwitz por los nazis. Finalmente, fueron liberadas por el ejército ruso y emprendieron un nuevo viaje hacia el este, con destino final a Odessa. Allí recibieron la noticia de la rendición de Alemania e iniciaron el retorno a casa junto a otros supervivientes, entre ellos Otto Frank, el padre de Ana.

En Amsterdam iniciaron con dificultad una nueva etapa, a la espera de noticias de sus familias pero finalmente supieron que no habían sobrevivido. Otto Frank y la madre de Eva comenzaron una amistad y finalmente se casaron y se marcharon a vivir a Suiza.
Recuerdos de Ana Frank

Mientras tanto, Eva se trasladó a Londres para dedicarse a la fotografía y conoció a un joven judío llamado Zvi Schloss con quien se casó y tuvo tres hijas. Schloss guardó en silencio todos sus recuerdos hasta que la llamaron para contarlos en una exposición sobre su amiga y hermanastra Ana Frank.

En el libro, Schloss también habla sobre Ana Frank a la que define como opuesta a ella. «Ana atraía a la gente tejiendo una red de historias divertidas que les contaba aparte, en voz baja, e insinuando ser un poco más lista que el resto de nosotros. Hablaba tanto que la llamábamos Doña Cotorra, y mi memoria la recuerda siempre rodeada de una pandilla de niñas, soltando carcajadas», recuerda.

En 1995, Schloss regresó a Auschwitz junto con un equipo técnico holandés para rodar un documental conmemorativo de los 50 años transcurridos de la liberación. Ahora, con este libro pretende que alguien recupere su historia mucho después de su muerte y «se escandalice y se asombre al descubrir que el mundo fue así una vez, que la persecución de la gente por ser judía, o por ser negra, gitana, musulmana o gay se perciba como algo ridículo, inhumano y monstruoso».


Fuente: www.abc.es/cultura

jueves, 15 de enero de 2015

CAROLINA CORONADO

La "Bécquer" femenina

Autora romántica coetánea a Rosalía de Castro.


Detalle del retrato que Federico Madrazo hizo de ella.

Nació en Almendralejo, 12 de diciembre de 1820 y falleció en Lisboa, 15 de enero de 1911. Era tía de Ramón Gómez de la Serna.
Hija de Nicolás y María Antonia, nació en 1820 en el seno de una familia acomodada de Almendralejo (Badajoz), pero de ideología progresista, lo que provocó que su padre y su abuelo fueran perseguidos. Tras mudarse a la capital de provincia, Badajoz, Carolina sería educada de la forma tradicional para las niñas de la época: costura, labores del hogar... pese a lo cual, ya desde pequeña mostró su interés por la literatura, comenzando a leer cualquier género u obra que puede conseguir durante el secreto de lo noche. Por ello desarrolla una extraordinaria facilidad para componer versos con un lenguaje algo desaliñado e incluso con errores léxicos, pero espontáneo y muy cargado de sentimiento, motivado por amores imposibles, entre los cuales destaca Alberto, que se duda de si realmente existió. Sus primeros poemas datan de la temprana edad de 10 años.

Posiblemente también contribuyese a su temperamento romántico la afección de catalepsia crónica que padecía, llegando a "morir" varias veces, lo que hizo que se obsesionase con la idea de poder ser enterrada en vida, hasta tal punto que embalsama el cadáver de su marido, negándose a enterrarlo e incluso dirigiéndose a él con el apelativo de "el silencioso" y "el hombre de arriba". Incluso tiene varias "premoniciones" en las que anticipa el fallecimiento de su hija.

Habiendo hecho voto de castidad tras la muerte, en el mar, de Alberto (fuese éste real o imaginario), lo anula al casarse en Madrid con sir Justo Horacio Perry, secretario de la embajada de EE.UU en Madrid. Tuvo un hijo, Carlos, y dos hijas, Carolina y Matilde sobreviviendo esta última a sus dos hermanos y que se casó con Pedro Torres Cabrera.

Era amiga de la reina Isabel II la cual obligó al marqués de Salamanca a que vendiera a Carolina un trozo de su finca y allí se construyó un palacete en lo que hoy es la calle Lagasca.

Siendo ella revolucionaria, su residencia madrileña se hizo famosa por las tertulias literarias que en ella se realizaban, ya que sirvió como punto de encuentro para escritores progresistas y refugio de perseguidos, llegando a asistir algunos de los más renombrados autores del momento. Sin embargo, este refugio clandestino, y su afinidad por la revolución, causarían que sufriese la censura de la época.

Pese a ello, logró publicar algunas de sus obras en periódicos y revistas hasta lograr cierta fama, a la que también contribuyó su belleza física, que causó notoria admiración en otros escritores románticos. A este respecto, el mismo José de Espronceda, paisano suyo, le dedica unos versos:

"Dicen que tienes trece primaveras
y eres portento de hermosura ya,
y que en tus grandes ojos reverberas
la lumbre de los astros inmortal.

Juro a tus plantas que insensato he sido
de placer en placer corriendo en pos,
cuando en el mismo valle hemos nacido,
niña gentil, para adorarnos, dos.

Torrentes brota de armonía el alma;
huyamos a los bosques a cantar.
Dénos la sombra tu inocente palma,
y reposo tu virgen soledad.

Mas ¡ay! perdona virginal capullo,
cierra tu cáliz a mi loco amor.
Que nacimos de un aura al mismo arrullo,
para ser, yo el insecto, tú la flor."

Al llegar las revoluciones se van a vivir a Lisboa, al palacio de la Mitra, en Pozo do Bispo, población próxima a Lisboa, a pesar de haber perdido sir Horacio toda su fortuna que tenía invertida en el tendido del cable submarino de comunicaciones que uniría Estados Unidos con Europa. Falleció en 1911 y como su hija Matilde, que murió poco después, no tuvo descendencia, todas sus pertenencias, escritos, muebles, etc. del palacio pasaron a la familia de Torres Cabrera, hoy conde de Canilleros. Está enterrada en el cementerio de Badajoz.

La producción más importante de Coronado es la poética. Sus poemas fueron recogiéndose poco a poco en revistas, y más tarde, en 1843, se recopilaron en un volumen (Poesías) con prólogo de Hartzenbusch. En las posteriores ediciones de 1852 y 1872 se incorporaron nuevos poemas. Sin embargo, hasta hace poco no se ha podido conocer la totalidad de su obra. Poemas como "La rosa blanca", "Tú eres el miedo", "Se va mi sombra, pero yo me quedo" y "El amor de los amores", serían recordados como sus mejores obras.

En prosa escribió un total de quince novelas, a destacar Luz, El bonete de San Ramón, La Sigea, Jarrilla, La rueda de la desgracia (1873) y Paquita (1850), ésta última considerada por algunos críticos como la mejor de todas.

También escribió obras teatrales como El cuadro de la esperanza (1846), Alfonso IV de León, Un alcalde de monterilla y El divino Figueroa, aunque sólo logró estrenar la primera. El cuadro de la esperanza fue su obra más popular.

Pincha aquí y podrás ver el programa dedicado a ella, a Gertrudis Gómez de Avellaneda y Robustiña Armiño.

He aquí uno de sus poemas, dedicado a todas las poetisas.

A LAS POETISAS
INVITACIÓN

¿Queréis formar un coro,
hermosas las del canto peregrino,
más dulce, más sonoro
que el rumor argentino
del agua y de los pájaros el trino?

¿No veis cómo las aves
cantan en amigable compañía
a unos acentos graves
los otros de alegría,
uniendo en perfectísima armonía?

Nunca entre sí celosas,
porque la voz del ruiseñor descuella,
se alejan rencorosas
de la enramada bella,
dejando triste al ruiseñor en ella.

No, que con tiernos píos
la bulliciosa turba Rey le aclama
y en los valles sombríos,
donde a su coro inflama,
sólo el odioso búho le desama...

Yo ya tengo escogida
corona de bellísimos laureles
y de rosas ceñida,
que estimo en los vergeles
mejor que a los brillantes oropeles.

Riquísimo prendido
que bañará de aromas los cabellos
y en el rostro encendido
hará a los ojos bellos
orgullosos lucir con sus destellos.

¡Mil veces venturosa
la compañera que en su tierna frente,
esa fresca y airosa
guirnalda trasparente
entre nosotras alze alegremente!

Orne prenda tan bella
a la que eleve más el claro acento:
el ruiseñor aquella
será del coro atento,
y el búho la que envidie su talento.


Aquí uno que nos habla sobre la desgracia de nacer mujer en su época. Ella fue muy critica con la situación de las mujeres de su época y la suerte que corrían, la mayoría avocadas a un matrimonio de conveniencia o el convento.


LA DESGRACIA DE SER MUJER

¡Oh Dios! nacer mujer es triste cosa, 
desventurada suerte nos rodea. 
¡Ay infeliz de la que nace hermosa! 
Y ¡ay infeliz de la que nace fea!


Y aquí otro, éste dedicado a la que fuera una de las reinas más importantes de España.

A ISABEL LA CATÓLICA

Si alcanzaran los ojos
a descubrir la inmensa pesadumbre
de los luceros rojos,
en la celeste cumbre
te hallaran con la santa muchedumbre.

En resplandor el oro
trocado de la espléndida corola,
que puso espanto al moro,
a los cielos, tú sola
prestas, más luz que el sol, con tu aureola.

¡Oh tierra gobernada
por tu cetro sagrado y victorioso
cual se miró encumbrada!
¡Oh pueblo venturoso,
oh trono de la Iberia glorioso!

Por ti aquel noble empeño
con fama coronó el pueblo cristiano;
por ti de la mar dueño
el genio soberano,
un nuevo mundo hallo en el Océano.

Mas eran a tu alma
dos mundos en la tierra espacio estrecho,
y una tercera palma
a conquistar derecho
tu espíritu se alzaba a mayor trecho.

Reina a la par y santa,
de majestad en majestad te alzaste,
y hasta do se levanta
el mismo sol llegaste,
y sobre los luceros te asentaste.

¡Oh sacra! ¡Oh gran matrona
de la cristiana grey! ¡Oh reina mía!
Sé tú de la corona
que sustentaste un día,
inexpugnable amparo y guarda pía.

Bendice tú, y alienta
la adorada, infantil, cabeza pura
que hoy tu diadema ostenta,
y bajo la ternura
de tu divino amor crezca segura.

Para leer todos sus poemas, pincha aquí.

Un ejemplo más de que las mujeres llenaron el espacio público en todas las esferas, aunque unas lo tuvieran más facil que otras para publicar. Nunca se sabe qué gran escritora o científica se esconde tras la niña que pretenden educar en los roles tradicionales...

Fuentes:

Recopilatorio de sus poesías, documental Mujeres en la Historia de Rtve, Extremeños ilustres.com
Museo del Prado, Proyecto Mujeres escritoras, blog del IES Miguel Catalán (Zaragoza),

- González-Allende, Iker: Entre la modestia y el orgullo: Las coordenadas metapoéticas de Carolina Coronado. Rev. Revista Decimonónica, vol.1. 2004. --> PDF

- Haidt, Rebecca: Sobre la dificultad de ser carolina coronado: contemplación y praxis fenomenológica. Revista Anales, 23, 2011, pp. 233-257.

- Folleto de la BNE: Carolina Coronado, un universo romántico.--> PDF

martes, 13 de enero de 2015

MARGARET ROPER

Humanista y traductora de Erasmo.

Hija de Tomás Moro




Retrato de Margaret realizado por Hans Holbein


Margaret Roper (1505-1544) fue una escritora y traductora inglesa, una de las mujeres más sabias de la Inglaterra del siglo XVI. Era la hija de Tomás Moro y Jane Colt, que probablemente murió en el parto. Margaret, o "Meg", como su padre la llamaba, se casó con William Roper. 

Pero su vida estaría siempre muy unida a la de su padre, tanto familiar como intelectualmente.



Ya que tenían una estrechisima relación, su padre se dedicó con delicado esmero a la educación de sus hijos. Muestra de ello es la erudición de su hija mayor, que además era con la que mejor congeniaba.







Tanto es así que fue Margaret quien visitó mas frecuentemente a su padre mientras estuvo encerrado en la Torre de Londres tras su enfrentamiento con Enrique VIII a causa de su pretensión de salir de la Iglesia Católica para porder divorciarse de Catalina de Aragón y casarse con Ana Bolena que se antojaba protestante.

M. Se casó con William Roper en 1521 en Eltham, Kent. Tuvieron cinco hijos: Elizabeth (1523-1560), Margaret (1526-1588), Thomas (1533-1598), María (1572 d.) Y Anthony (1544-1597).

Después de que Tomás Moro fuera decapitado en 1535 por negarse a aceptar el Acta de Supremacía y la Ley de Sucesión (1534) de Enrique VIII de Inglaterra y jurar lealtad a Enrique como cabeza de la Iglesia inglesa, su cabeza fue exhibida en una pica en el puente de Londres durante un mes.
Tras este mes, Margaret sobornó al hombre que se ocuparía de tirar la cabeza al río, para que se la diera a ella. Conservó la cabeza de su padre en especias hasta su propia muerte a la edad de 39 en 1544, William Roper se hizo cargo de la cabeza, que se enterró con él.

William Roper produjo la primera biografía del estadista/mártir, pero su homenaje a su suegro no se recuerda como los esfuerzos de su esposa. En Sueño de las mujeres justas de Lord Tennyson, invoca a Margaret Roper "quien estrechó en su último trance la cabeza de su padre asesinado" como un modelo de lealtad y amor familiar.

El mérito de M. Roper reside en que fue la primera mujer no perteneciente a la familia real que publicó un libro que había traducido al Inglés. Esta fue una traducción de una obra latina Precatio Dominica de Erasmo, al igual que el Tratado sobre el Padrenuestro también de Erasmo. También escribió poemas, cosa que conocemos por su correspondencia; desgraciadamente muchos de estos se han perdido.

Para saber más de esta sabia erudita pincha aquí.

lunes, 12 de enero de 2015

CORNIFICIA

S. I a.C


Mujer con tablilla y punzón (Pompeya, s. I d. C.) para empezar a escribir

Cornificia pertenece a la última generación de la República romana. Hija de Quinto Cornificio y la hermana del poeta, pretor y augur Cornificio. Se sabe que Cornificia se casó con un hombre llamado Camerius. La autora Jane Stevenson ha sugerido que puede ser el mismo Camerius que era amigo del poeta Catulo, mencionado en su poema 55.

El hecho de que el hermano de Cornificia se convirtiera tanto un pretor como en augur, indica que la familia era de estatus considerable .


Parte de power point subido a SlideShare elaborado por alumnos de 2º de Bachillerato.

Todo el trabajo de Cornificia se ha perdido. Su reputación como poeta se basa principalmente en la Crónica que hace San Jerónimo (347-420 dC) en el siglo IV. Cuando trata la obra de su hermano Cornificio, Jerónimo dice "huius soror Cornificia, insignias cuius Epigrammata existente" (Su hermana era Cornificia, cuyos distinguidos epigramas existen). Esto debe significar que su trabajo todavía se conservaba y se estaba leyendo unos cuatrocientos años después de su muerte, aunque no quede rastro de su obra en la actualidad.

Cornificia es una de las 106 mujeres biografiadas por Giovanni Boccaccio en De mulieribus claris sobre mujeres ilustres (1362), y dice de ella:

"Ella se igualaba en gloria a su hermano Cornificio, que era un gran poeta de renombre en ese momento. No satisfecho con la excelencia en una espléndida técnica tal, inspirado por las musas sagradas, ella rechazó la rueca y se volvió con las manos, experto en el uso de la pluma, para escribir versos heliconianos ... Con su genio y la mano de obra se levantó por encima de su sexo , y con su espléndido trabajo adquirió una fama perpetua"

La humanista del Renacimiento y feminista Laura Cereta escribió en una carta a Bibolo Semproni:

"Añadid también a Cornificia, la hermana del poeta Cornificio, cuya devoción por la literatura dio a luz tal fruto que se dice que se ha alimentado con la leche de las musas del Castalia y que escribió epigramas en el que cada frase se adornaba con flores del Helicón "

Todavía hoy pervive un monumento a Cornificia y su hermano en Roma, en cuya la inscripción puede leerse:

Cornificia QF CAMERI P. Cornificio QF FRATER PR. AUGUR 
Cornificia, la hija de Quinto, esposa de Camerius, [y] su hermano Quinto Cornificio, pretor y Augur

Como veis, no todas las mujeres aceptaron el rol que les venía impuesto por su sexo, se revelaban contra él y, si podían, hacían lo que su alma le dictase. Cornificia pudo dedicarse a la literatura siendo una de las pioneras en poesía, junto con otras tantas. Afortunadamente cada día se descubren más mujeres valientes e ilustres que se afanaron en vivir su vida y dejar huella de su obra.

;)

sábado, 10 de enero de 2015

SOJOURNIER TRUTH

Mujer, feminista, antiesclavista y afroamericana.

Precursora del "Feminismo Negro" y autora del manifiesto "¿Acaso no soy mujer?" en 1851.



Sojourner Truth es un símbolo para el feminismo, tanto por sus ideas en favor de la igualdad como por su lucha por la abolición de la esclavitud, y una de las fundadoras de la corriente del Black Feminist (feminismo negro o feminismos raciales). 

Isabella Van Wagenen (su verdadero nombre) nace en 1797 en Ulster County, Nueva York (Estados Unidos). Su fascinante historia comienza ya desde su nacimiento, como esclava. Era propiedad, al igual que sus padres y hermanos, del Coronel Johannes Hardenbergh, solo hablaba holandés y de niña no le enseñaron a leer ni escribir. Fue vendida en tres ocasiones, la última de ellas junto a su hijo Peter y sus tres hijas, Diana, Elisabeth y Sophia (tuvo una quinta hija, que falleció tras el parto) fruto de su matrimonio con Thomas, otro esclavo.

En 1826, se marcha a Canadá son Sophia para ser libre, pero no puede llevarse consigo a sus otros hijos. Pocos meses más tarde, el 4 de julio de 1827, el estado de Nueva York declara la abolición de la esclavitud. Isabella regresa y recupera a su hijo Peter, comprado ilegalmente por un terrateniente en el estado de Alabama, convirtiéndose en la primera mujer negra que gana un pleito a un hombre blanco en Estados Unidos.

La religión es cada vez más importante para ella, se refugia en el cristianismo y trabaja durante una década en el servicio doméstico. Entra en contacto con comunidades religiosas y se ve inmersa en un escándalo por el asesinato de un líder cristiano. Un grupo integrante de la comunidad la acusa de envenenamiento, pero es declarada inocente e interpone una demanda histórica por injurias que también gana.

Isabella se establece en Nueva York trabajando en una casa hasta 1843, año en el que cambia su nombre por el de Sojourner Truth y, con 46 años, comienza una nueva etapa para ella. Decide que dedicará su vida a predicar a través de la tierra, contando la verdad y luchando contra las injusticias. 

Así comienza sus viajes por el este y el medio-oeste de Estados Unidos para ejercer de oradora con un potente discurso que exije la abolición de la esclavitud, el derecho al voto de las mujeres, la reforma del sistema penitenciario, los derechos de los nuevos hombres libres y el fin de la pena de muerte.

Truth conoce a varios reformistas antiesclavistas en 1844 y 1845 a través de la Asociación Northampton, entre ellos a Susan B. Anthony, Amy Post, William Lloyd Garrison y a la feminista Olive Gilbert, que publicará cinco años más tarde su biografía: 'The Narrative of Sojourner Truth. A northern slave'. Se mantuvo económicamente gracias a las ventas de este libro y de retratos personales durante sus rutas, además de realizar trabajos temporales como ama de llaves. Su nieto Sammy Banks fue clave para que perdurarán sus ideas, ya que la acompañaba en sus tours de lectura y podía leer y escribir por ella.

Uno de sus discursos más importantes fue '¿Acaso no soy mujer?' ('Ain't I a woman?'), pronunciado en mayo de 1851, en la Convención de Derechos de la Mujer de Akron, Ohio. Defendía que la mujer tuviese los mismos derechos que el hombre ya que tenía las mismas capacidades. Es pionera al abordar, desde su experiencia personal, la múltiple discriminación: mujer, negra y de escasos recursos. Sus palabras se convirtieron en un símbolo de la lucha de la mujer afroamericana y continúan siendo un referente hoy en día.

"Ese hombre de allí dice que las mujeres necesitan ayuda al subirse a los carruajes, para cruzar las zanjas y que deben tener el mejor sitio en todas partes. ¡Pero a mí nadie me ayuda con los carruajes, ni a pasar sobre los charcos, ni me dejan un sitio mejor! ¿Y acaso no soy yo una mujer? ¡Miradme! ¡Mirad mi brazo! He arado, plantado y cosechado, y ningún hombre podía superarme. ¿Y acaso no soy yo una mujer?"

Pinchando aquí podrás ver la lectura subtitulada de todo su manifiesto.

Sojourner Truth pasó sus últimos décadas de vida en Battle Creek, Michigan, donde se compró una casa y vivió con sus hijas Diana y Elisabeth hasta su muerte, en 1883.

Desde Michigan continuaba con sus particulares cruzadas por los derechos humanos y se implicó especialmente en la mejora de las condiciones de vida de los liberados, los antiguos esclavos que en la década de 1860 se mudaron a Washington DC para buscar seguridad y un empleo, sin que el Estado estuviese preparado para esta llegada. Truth hizo presión política para que les entregasen tierras en otros estados, como Kansas, y el Estado se hiciese cargo del traslado a su nuevo hogar.

Sin duda, una mujer excepcional tanto por su vida como, sobre todo, por su conciencia y su lucha.

Fuentes: biography.com, Sojourner Truth.org, historias de mujeres,

-Irvin Painter, Nell: Sojourner truth in life and memory. Gender and History, vol. 2, nº1, 1990.--> PDF

jueves, 8 de enero de 2015

BESSIE COLEMAN

La primera mujer afroamericana piloto de la historia.






Elizabeth Coleman nació el 26 de enero de 1892 en Atlanta, Texas, como la décima de los trece hijos de los granjeros George y Susan Coleman. Coleman comenzó la escuela a los seis años de edad, un establecimiento para alumnos afroamericanos de una sola habitación, y tenía que caminar casi seis kilómetros y medio cada día para llegar. Aunque a veces no tenía los útiles escolares básicos, como tiza y lápices, Coleman era una alumna excelente. Le encantaba leer y destacaba en matemáticas, lo que la llevó a graduarse tras haber completado ocho años de educación escolar. Cada año, su rutina, que consistía en ir a la escuela, a la iglesia y ayudar en las tareas del hogar, se interrumpía por la cosecha del algodón.

En 1901, la vida de Coleman dio un giro dramático, su padre abandonó a su familia, harto de las barreras raciales en Texas y regresó a Oklahoma, en ese momento territorio aborigen, para mejorar su calidad de vida, pero Susan y los niños no le acompañaron.

Cuando cumplió dieciocho años, reunió todos sus ahorros y se inscribió en la Universidsad Colored Agricultural and Normal (en la actualidad llamada Universidad Langston) en Langston, Oklahoma. Completó un solo curso, ya que el dinero se le terminó muy pronto y debió regresar a su hogar. Coleman sabía que no tendría futuro en su pueblo natal, por lo que en 1915 se mudó con dos de sus hermanos a Chicago, donde inició la búsqueda de un empleo. 

Allí trabajó en la peluquería White Sox como manicura y pasaba el tiempo escuchando a los pilotos que habían vuelto de la Primera Guerra Mundial, quienes relataban sus aventuras por el mundo durante la guerra. Con el tiempo, Coleman empezó a fantasear con la idea de ser piloto. Aunque no podría ser admitida en las escuelas de vuelo de Estados Unidos por ser negra y mujer. Ni siquiera un aviador estadounidense afroamericano podría entrenarla. Sin embargo, Robert S. Abbott, fundador y editor del Chicago Defender, la alentó a que estudiara en el extranjero. Coleman recibió ayuda económica del banquero Jesse Binga y del Defender, que hizo hincapié en su personalidad extravagante y en su belleza para promover el periódico y su causa.

Licencia de aviación de Coleman.

Coleman tomó clases de francés en la Escuela Berlitz en Chicago y el 20 de noviembre de 1920 partió rumbo a París. En Francia, aprendió a volar en un biplano Nieuport Tipo 82. El 15 de junio de 1921, Coleman se convirtió no sólo en la primera mujer afroamericana en obtener una licencia de aviación internacional por parte de la Fédération Aéronautique Internationale, sino también en la primera afroamericana en el mundo en obtener una licencia de piloto de aviación. Decidida a mejorar sus habilidades, Coleman pasó los dos meses siguientes tomando lecciones de un piloto francés cerca de París, y en septiembre partió rumbo a Nueva York.


Avión Nieuport donde Bessi Coleman comenzó a volar.

Coleman se dio cuenta rápidamente que para ganarse la vida como piloto civil (la era de los vuelos comerciales no llegaría hasta por lo menos diez años después) tendría que dedicarse a las exhibiciones aéreas para el entretenimiento y actuar para el público. Sin embargo, para tener éxito en un campo tan competitivo, necesitaba clases avanzadas y un repertorio más extenso. Después de regresar a Chicago, descubrió que nadie estaba dispuesto a enseñarle, por lo que en febrero de 1922 partió nuevamente hacia Europa. Pasó los dos meses siguientes en Francia, donde tomó cursos avanzados de aviación; después visitó los Países Bajos para encontrarse con Anthony Fokker, uno de los diseñadores de aeronaves más distinguidos del mundo. También viajó a Alemania, donde visitó la Corporación Fokker y recibió entrenamiento adicional por parte de uno de los principales pilotos de la compañía. Regresó a los Estados Unidos con la confianza y el entusiasmo que necesitaba para lanzar su carrera en el vuelo de exhibición.

En septiembre de 1921, se convirtió en una sensación de los medios cuando regresó a su país. "Queen Bess" ("la Reina Bess"), como era conocida, fue muy popular durante los cinco años siguientes. Invitada a eventos importantes y entrevistada muy a menudo por los periódicos, era admirada tanto por los afroamericanos como por los blancos. Los aviones que solía volar eran los biplanos Curtiss JN-4 "Jenny" y otras aeronaves de guerra, que habían quedado desde la Primera Guerra Mundial. El 22 de febrero de 1922, enLos Ángeles, California, se quebró una pierna y tres costillas cuando su avión se atascó y se estrelló. Hizo su primera aparición en una exhibición de vuelo en los Estados Unidos el 3 de septiembre del mismo año, en un evento organizado para honrar a los veteranos del Regimiento de Infantería número 369, compuesto en su totalidad por afroamericanos, llevado a cabo en Long Island, cerca de la ciudad de Nueva York y patrocinado por su amigo Abbott y por los editores del periódico Chicago Defender. En el espectáculo, Coleman fue presentada como "la aviadora mujer más grande del mundo" e incluyó exhibiciones aéreas de otros ocho pilotos estadounidenses, y un salto en paracaídas de Hubert Julian. 

Seis semanas más tarde, regresó a Chicago para realizar una demostración de maniobras temerarias, incluyendo figuras, vueltas y vuelos a ras del suelo ante un público entusiasta y numeroso en el Aeródromo Checkerboard (en la actualidad, el Aeropuerto Internacional Midway).

Pese a sus logros, la emoción de las exhibiciones de vuelo y la admiración del público eran solo una parte del sueño de Coleman. Nunca se olvidó de una promesa que se había realizado a sí misma durante la infancia, que era "ser alguien importante". Como aviadora profesional, Coleman sería muy criticada por la prensa por su naturaleza oportunista y el estilo extravagante que demostraba en sus espectáculos aéreos. Sin embargo, ganó rápidamente una reputación como piloto habilidosa y arriesgada que no se detenía ante nada para completar una maniobra peligrosa.

A través de sus contactos en los medios, se le ofreció un papel en un largometraje titulado Shadow and Sunshine, que sería financiado por la African American Seminole Film Producing Company. Aceptó encantada, ya que esperaba que la publicidad le ayudara a avanzar en su carrera y le proporcionara el dinero que necesitaba para establecer su propia escuela de vuelo. Sin embargo, al descubrir que en la primera escena de la película debía aparecer vestida con ropa hecha jirones, con un bastón y una mochila en sus hombros, se negó a continuar. Según Doris Rich, "la decisión de Bessie de abandonar el rodaje fue claramente una cuestión de principios. Aunque era oportunista en lo que respecta a su carrera, nunca fue oportunista en lo que respecta a su raza. No tenía la intención de perpetuar la imagen despectiva que la mayoría de los blancos tenían de los afroamericanos".

Coleman no viviría lo suficiente para cumplir su sueño más grande, que era establecer una escuela para aviadores jóvenes y afroamericanos, pero sus logros como pionera inspiraron a una generación de hombres y mujeres afroamericanos. Según el Teniente William J. Powell, en su libro de 1934 Black Wings, "Gracias a Bessie Coleman hemos invadido lo que era peor que las barreras raciales. Hemos invadido las barreras que existían dentro de nosotros mismos y nos hemos atrevido a soñar". Powell combatió en una unidad segregada durante la Primera Guerra Mundial, y promovió la causa de la aviación afroamericana sin descanso, en su libro, sus periódicos y el Aeroclub Bessie Coleman, que fundó en 1929.

El 30 de abril de 1926 falleció a la edad de 34 años en Jacksonville, Florida, al salir disparada del avión que pilotaba tras un fallo en el motor. El avión se estrellaría con su mecánico y publicista en el interior, que iba de copiloto.

Una mujer que también se atrevió a romper barreras y perseguir y luchar por su sueño aunque no llegara a verlo realizado del todo. Pero sus logros como pionera en el mundo de la aviación abrieron muchas puertas a quienes vinieron después. No lograría abrir una escuela para pilot@s de color, pero abrió la mente de generaciones posteriores.

Más info pinchando aquí.

;)



JOSEFA AMAR Y BORBÓN

Pedagoga y escritora feminista española de la Ilustración. Imagen: wikipedia imágenes Nacida en Zaragoza un 4 de febrero de ...