VICTORIA KENT

Abogada y política republicana española

La primera mujer en intervenir ante un consejo de guerra en España.



Victoria Kent Siano nació en Málaga el 3 de marzo de 1889 y falleció a los 90 años en Nueva York, Estados Unidos el 22 de septiembre de 1987.

Provenía de orígenes humildes, era hija de un sastre malagueño y su madre se dedicaba como la inmensa mayoría de las mujeres de la época a las labores del hogar. La pequeña Victoria era ya de niña voluntariosa y tan tenaz que impondría a sus progenitores sus determinaciones. Así se negó a temprana edad a asistir a la escuela, por lo que fue su madre quien la enseñaría a leer y escribir. Más adelante asistiría a la Escuela Normal de Maestros y en 1916 daría el gran salto. Sus padres, en un alarde de progresismo, le permiten trasladarse a Madrid (debemos considerar que en aquella época la mujer sólo salía de casa para convertirse en monja o en abnegada esposa). Allí la intrépida Victoria estudia bachillerato, alojada en la recién creada Residencia de Señoritas, equivalente a la masculina Residencia de Estudiantes, cuyos gastos sufraga dando clases particulares. En 1920 entra en la Facultad de Derecho, donde cursa la carrera de manera no oficial. En 1924 se licencia y un año después solicita su ingreso en el Colegio de Abogados de Madrid, convirtiéndose así en la primera mujer que ejerce la abogacía en España. Ese mismo año ya defenderá un caso, pero será en 1930 cuando adquiera prestigio al obtener la absolución en un caso de gran relevancia, defendiendo al abogado republicano Álvaro de Albornoz acusado de ser el instigador de la rebelión de Jaca. Su comparecencia como letrada ante el Tribunal Supremo de Guerra y Marina la convierte en pionera en la historia del Derecho Español contemporáneo al ser la primera mujer en hacerlo.



En 1931 se afilia al Partido Radical Socialista y se presenta como candidata a las Cortes por Madrid. Es elegida diputada de las Cortes Constituyentes junto a Clara Campoamor.

Sus intervenciones parlamentarias son escasas pero su postura frente al voto femenino la convierten en un personaje memorable. Enfrentándose a Clara Campoamor, Victoria -que jamás se definiría como feminista- se manifiesta en contra de la aprobación del voto para las mujeres, postura que defiende en un famoso discurso. Lo argumenta por la incapacidad de la mujer de la época para emitir un voto político: sometida a la determinación de su esposo y las indicaciones de su confesor la mujer carece de criterio propio. Victoria defiende que la mujer no podrá ejercer su derecho al voto hasta que no cuente con una formación previa. Campoamor saldría victoriosa pero Victoria demostraría que no sólo era una gran abogada sino que sabía defender sus ideas con convicción.

El tema del derecho al voto y Victoria Kent es algo eternamente discutido y el relación a ello se la tiene por la oveja negra. Cierto que su discurso obedecía al miedo del partido, pero es que eso era una realidad. Muchas de las mujeres de aquel entonces (a excepción de las convencidas de izquierdas o comunistas y políticamente comprometidas en general) pasaban olimpicamente de la política, y como buenas cristianas obedecían primero a su esposo y después al cura.
¿Que Clara Campoamor también lo sabía? Pues si, todas y todos lo sabían, y por eso Kent prefería educar primero a las mujeres (en su mayoría analfabetas) y otorgarles el voto después, total, tanto la Kent como las mujeres afines a su propuesta, eran perjudicadas con su petición, preferían primero derribar los muros patriarcales con su área de influencia, y ya después, que eligieran libremente y con conocimiento de causa a quien votar. No estaba nada mal planteado, es una petición tradicionalmente feminista, a pesar de que ella no se considerase como tal, el luchar por la educación de las mujeres, pero en relación al tema del voto, si que se la ve como la "bruja" que no quería que las mujeres votaran para no dar la victoria a las derechas.
Pero su plan era mucho mayor, mujeres educadas/mujeres empoderadas. Y ahí entra la eterna lucha, a mi juicio, masculina y ajena a nosotras, entre las izquierdas y las derechas que acabó como acabó...y que por desgracia todavía colea.

Parte del discurso de Victoria Kent en el debate por el derecho al voto.

"Que creo que el voto femenino debe aplazarse. Que creo que no es el momento de otorgar el voto a la mujer española. Lo dice una mujer que, en el momento crítico de decirlo, renuncia a un ideal.(...) Lo pido porque no es que con ello merme en lo más mínimo la capacidad de la mujer; no, Sres. Diputados, no es cuestión de capacidad; es cuestión de oportunidad para la República. (...) Cuando la mujer española se dé cuenta de que sólo en la República están garantizados los derechos de ciudadanía de sus hijos, de que sólo la República ha traído a su hogar el pan que la monarquía no les había dejado, entonces, Sres. Diputados, la mujer será la más ferviente, la más ardiente defensora de la República; pero, en estos momentos, cuando acaba de recibir el Sr. Presidente firmas de mujeres españolas que, con buena fe, creen en los instantes actuales que los ideales de España deben ir por otro camino, cuando yo deseaba fervorosamente unos millares de firmas de mujeres españolas de adhesión a la República (La Srta. Campoamor: Han venido.)... he de confesar humildemente que no la he visto. (...) Por hoy, Sres. Diputados, es peligroso conceder el voto a la mujer"


El prestigio de Victoria impresiona al presidente Alcalá Zamora que la telefonea y le proponer un cargo tan relevante como complejo: Victoria es nombrada directora general de Prisiones.Este cargo la colmaría de felicidad y años después afirmaría: 'Fue la tarea más importante de mi vida’








Su mandato hace historia. Movida por sus ideales humanitarios, Victoria emprende una ingente tarea, decidida a continuar la labor de su predecesora Concepción Arenal, con un claro objetivo: pugnar por una reforma penitenciaria revolucionaria. Obcecada por mejorar la vida de los presos, Victoria defiende con tesón la reinserción social de los mismos. Sus decretos alcanzan perfiles inéditos en España y Europa, adelantándose veinte años a los países nórdicos. Entre otros destacan la eliminación de cadenas y grilletes, el derecho a leer la prensa, libertad de asistencia a los actos religiosos, permisos de salida, incremento de la ración alimentaria o la creación de talleres de trabajo. Pero algunas de sus reformas no son aceptadas por los poderes fácticos del momento y se ve obligada a dimitir de su cargo tan solo tres meses después de su nombramiento. La iglesia, la banca y los militares no pueden aceptar el derecho a las visitas conyugales, que consideran mera prostitución, ni tampoco la sustitución de las monjas por funcionarios debidamente formados. La presión llega hasta Azaña y éste disuade a Kent de continuar en el cargo.

Victoria Kent veía en los presos, no solo presos y delincuentes, veía en ellos que, a pesar de sus delitos, también eran personas que merecían una serie de derechos, derechos, que hoy están plenamente asentados en todas las cárceles españolas.







El alzamiento del 18 de julio la lleva a la sierra de Madrid, donde la valiente y arrojada Victoria no duda en acudir a aprovisionar a los combatientes

Tras la guerra, habiendo prestado apoyo a la causa republicana se ve obligada a exiliarse en París. Allí desde su puesto como 1ª Secretaria de la Embajada en París se hace cargo de la búsqueda de alojamiento para los niños republicanos condenados al exilio.

Obligada después a ocultarse en un piso en París y acosada por la Gestapo y el espionaje fascista, escribe su único libro en 1947. Lo titula Cuatro años en París y en él narra en boca de Plácido su alter ego, sus más íntimos padeceres.

De allí viaja a México donde imparte clases de Derecho Penal y funda y dirige la Escuela de Capacitación para el personal de prisiones. En 1950 la ONU descubre su talento y Victoria entra a formar parte de la Sección de Defensa Social. En Nueva York, a los 62 años conoce a Louise Crane, una millonaria americana con la que traba una estrecha e íntima amistad, y cuyo respaldo financiero le permite fundar la histórica revista Iberia por la Libertad, junto a Salvador Madariaga. Editada en inglés y castellano, la publicación pretende actuar como un órgano de información en el exilio. Victoria estará al frente de la misma hasta la muerte de Franco en 1975.

Vuelve a España el 11 de octubre de 1977 tras 38 años en el exilio, haciendo de sus palabras un hecho: ‘Yo no tengo otra pasión que España, pero no regresaré a ella mientras no exista una auténtica libertad de opinión y de asociación’

Pincha aquí y verás el documental de 30 minutos en la 2 de Rtve sobre Victoria Kent en su programa Mujeres para un siglo.,

Pincha aquí y lee las últimas investigaciones al respecto del sufragismo femenino en España el cual está lleno de tópicos:


[...] que el triunfo de la derecha en las elecciones de 1933 se debió al voto de las mujeres por primera vez. “No fue así, los resultados electorales demostraron que la izquierda estaba dividida y al final le pasó lo mismo que a la derecha en 1931, y perdió las elecciones”, explica. Al contrario que el pensamiento popular, Mora cree, como Clara Campoamor, que el sufragio femenino sirvió entonces para “lavar todas las estupideces de los hombres”.



FUENTE:
Rivera Sanchez, Mª Josefa: Estudios de magisterio en Málaga de Victoria Kent (1906-1911) (pdf)
Balaguer, Mª Luisa: Victoria Kent: vida y obra. (pdf)
García Valdés, Carlos: Semblanza olítica y penitenciaria de Victoria Kent. (pdf)

Biografías y vidasLa vanguardia, Catoblepas y wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA

TERESA DÍEZ