ETHEL SMYTH

Compositora y SUFRAGISTA





Compositora, autora y sufragista, Ethel Smyth utilizaba su determinación y fuerte personalidad desde una edad temprana para perseguir sus sueños. Nacida en el seno de una familia de clase media con ocho niños en el sur de Londres en 1858, su madre era francesa y su padre un alto rango del Ejército , era general, la educaron de acuerdo con las estrictas costumbres victorianas tradicionales de la época.

De piano y teoría fueron las primeras lecciones de Ethel Smyth, impartidos simplemente como las típicas habilidades femeninas que debía tener toda mujer, desataron una pasión inmediata para la música que le duraría toda la vida. A la edad de 12 años, anunció que iba a estudiar música en el Conservatorio de Leipzig. Consternado por esta idea y por la intensidad en la que Ethel puso en sus estudios de música, su padre inmediatamente detuvo sus lecciones. Él no había contado, sin embargo, con  la fuerte voluntad y persistencia de su hija. Durante sus años de adolescencia, Ethel se rebeló abiertamente contra estas limitaciones, encerrándose en su habitación y negándose a asistir a las comidas, la iglesia o funciones sociales, a menos que su padre decidiera enviarla a Leipzig para estudiar composición.

En 1877 cedió. A los 19 años, Ethel Smyth viajó a Leipzig, donde estudió música con Carl Reinecke en el Conservatorio y, en privado, con Heinrich von Herzogenberg. Leipzig era un centro cultural de primer orden en aquel momento y esto le ofreció a Ethel un emocionante mundo de conciertos y óperas, así como introducciones a Brahms, Clara Schumann, Tchaikovsky y otros compositores importantes de la época.

Compositora de obras a gran escala, sus primeras piezas se incluyen en la Sinfónica Serenata en Re, realizada en el año 1890 bajo la dirección de Augusto Mann. La sólida calidad de esta obra orquestal obtuvo su reconocimiento por parte del público y la prensa.

Un anterior Quinteto de cuerda en Mi mayor, publicado en 1884, trajo una opinión altamente respetuosa del crítico de música de cámara, Wilhelm Altmann, que escribió "este quinteto muestra claramente el enorme talento de la compositora".




En 1893, el éxito de Smyth alcanzó nuevas alturas con el estreno en el Royal Albert Hall de su Misa en Re, su única obra religiosa.

Durante los años siguientes, Ethel Smyth se dedicó al mundo de la ópera, con frecuencia en colaboración con su amigo y libretista cerca, Henry Brewster. De ellos, The Wreckers (terminado en 1911), ha demostrado ser el más exitoso.

La reunión de Ethel Smyth con la líder sufragista, Emmaline Pankhurst en 1910, resultó ser un punto de inflexión en su vida. Comprometiéndose a renunciar a la música durante dos años, se dedicó a la causa del voto de la mujer. "La Marcha de las mujeres" de Smyth se convirtió en el himno de las sufragistas. Participó en los incidentes de las ventanas rotas al igual que las más de 100 sufragistas en 1912, Ethel cumplió dos meses en la prisión de Holloway. En este caso, el sentido de la determinación comunitaria y el sacrificio por las mujeres de todas las edades y clases la inspiró. En una ocasión memorable, mientras las mujeres hacían su ejercicio al aire libre cantando el himno de batalla sufragista, Ethel apareció en una ventana y las condujo con su cepillo de dientes.




Honrada con el titulo de "Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico" en 1922, y a pesar del aumento de la sordera, Ethel Smyth continuó componiendo toda la década de 1920, la producción de su Concierto importante para violín y trompa en 1927.

En 1929, con su espíritu feroz e inquebrantable como siempre, dejó de componer música para dedicarse a la escritura y el periodismo.

Smyth era proclive a las grandes pasiones románticas, la mayoría de ellas con mujeres. Una vez le escribió a Harry Brewster, que pudo haber sido su único amante masculino, que era "más sencillo para mi amar mi propio sexo apasionadamente, que al tuyo", calificandolo como un "eterno puzzle".

A los 71 años de edad se enamoró de Virginia Woolf, quién, alarmada y divertida a la vez, dijo que era "como ser presa por un cangrejo gigante", pero las dos se hicieron amigas.

Este es un fragmento de carta que le escribiría Virginia Woolf a Ethel en torno a un tema muy intimo:

"A propósito ¿qué agumento tienes contra el suicidio? 

Sabes bien lo charlatana que soy, pero a veces retumba como un trueno dentro de mí el sentimiento de la total inutilidad de mi vida."


30 de octubre de 1930

Ethel Smyth murió en Woking, Surrey en 1944 a la edad de 86.


Ethel tuvo una larga y emocionante vida salpicada de éxitos profesionales y logros activistas feministas como una notable suffragette. Y por ello tiene mil méritos para ser recordada y admirada por la historia.


Fuentes: Women composers, wikipedia, musicaclasicaymusicos.com, sandscapepublications.com, bbc.co

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

EL MATRIMONIO MEDIEVAL, A GRANDES RASGOS

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA