HISTORIA CURIOSA

En este post os brindo una serie de curiosidades históricas, ya prometidas, pero que he tardado algo de tiempo en recopilarlas. Que las disfruteis.

· ¿De dónde viene la palabra testificar?

En los juicios de la antigua Roma no se juraba sobre la biblia, como vemos en las películas de los EEUU, pues 1, no existía y 2, aunque hubiera existido, no hubiera sido símbolo de nada para los romanos, asi que éstos se apretaban los testículos. (Recordemos la importancia de éstos, símbolo de virilidad, juraban por ello mismo) Testículo=testificar

· ¿Y la palabra ramera?

Debido a que en la Edad Media no existían los periódicos ni los anuncios de la tele, las prostitutas medievales debian ingeniárselas para llamar la atención. Generalmente eran agrupadas en barrios, pero cuando no era asi, colocaban encima de sus puertas un ramo de flores bastante llamativas, para atraer a los clientes. Además de tener que adornarse por ley de algún distintivo amarillo en sus ropas cuando salieran a la calle para distinguirlas de las "buenas doncellas".

· Mira a dónde te mandan cuando te dicen "vete a tomar morcillas!!"

En el siglo XIX para eliminar a los molestos perros callejeros, se les daba de comer morcillas envenenadas con estricnina por lo que de ahí viene la expresión "vete a tomar morcillas". Cuando más tarde aparecieron las perreras se dejó de realizar esta cruel práctica. Asi que cuando alguien te diga eso, es que quiere que te mueras.

· Y la expresión "a cascarla!!"??

Seguro que muchos la decis cuando quereis mandar algo o a alguien "a paseo"...Pues su significado real es también el deseo de muerte...
La frase completa es “A cascarla a Ampuero”, ya muy conocida en su versión abreviada "a cascárla!!", tiene que ver con el pabellón “Ampuero” del hospital de Basurto, Bilbao. Se decía “vete a cascarla a Ampuero” para decir “a ver si te mueres en el Hospital”.
Qué os pensábais...??
No cambies de canal, próximamente, más...

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA

TERESA DÍEZ