ORIGEN DE LA LUNA DE MIEL

Por petición popular, y dado que tiene que ver con la autora del blog, voy a descubriros de dónde viene la frase "Luna de miel". Aunque ya adelanto que sus orígenes son oscuros y existen varias teorías al respecto.

Se dice que fueron los teutones (pueblo germano altomedieval) los que acuñaron la frase ya que cuando los cónyuges se casaban, debían tomar durante aproximadamente un mes (o hasta que la luna palideciese) una bebida de miel, llamada aguamiel o hidromiel, una bebida alcohólica hecha con vino y miel, muy común en la antigüedad romana y europea y posteriormente en la época medieval. El efecto de este agua ayudaba a la desinhibición sexual, teniendo en cuenta que las bodas teutónicas se realizaban sólo en los días de luna llena, por lo que después se procedía a la ingesta de dicho líquido. Una vez concluido este período, el día final era conocido como Luna de Miel, y era ese momento en que la pareja podía haber consumado ya todo su amor o mejor dicho, su deseo sexual.

De cualquier forma, existen varias versiones con respecto al origen de la luna de miel y todas ellas parecen probables. Una de ellas, se remonta más de 4000 años atrás, y nos ubica en la cultura babilónica (asentada en los territorios de lo que hoy es Irak). Allí se tenía como costumbre que el padre de la  novia le facilitase al novio, a modo de dote, la cantidad suficiente de cerveza de miel como para beber durante un mes entero, es decir, un ciclo de entero de la luna.

Otra teoría, apunta a la antigua Roma: la madre de la novia debía dejar en la alcoba de la noche de bodas una vasija llena de miel para que los recién casados pudiesen recuperar, a través de la ingesta de este dulce natural, toda la energía gastada durante sus encuentros íntimos. Además se consideraba a la miel un vivificante de la fertilidad.

Los escandinavos (en el norte de Europa) también han dado su aporte a este conjunto de posibles orígenes, ya que durante esa primera luna o primer mes posterior al enlace, se estilaba que los novios bebiesen hidromiel, la cual, al igual que en el caso de Roma, se creía que aumentaba la fertilidad.

Y si dejamos de lado el origen de esta tradición y nos referimos a lo que significa en la actualidad, y como llegó hasta nuestros días esta costumbre de irse de viaje tras el casamiento, podemos decir que, según se cree, tiene su fundamento en los burgueses ingleses del siglo XIX quiénes tras las bodas realizaban una especie de excursión nupcial en la cual visitaban a aquéllos parientes que no habían podido asistir a la celebración.

Y éstos parecen ser los orígenes de la luna de miel.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

EL MATRIMONIO MEDIEVAL, A GRANDES RASGOS

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA