OLYMPIA


Querida Olympia,
todavía no te conozco
y ya te adoro.
Cuento los días para que
sin demora vengas a mí.
Espero ser para tí
lo mismo que tú para mí.
Seremos grandes amigas,
confidentes, pero sobre todo
que entre nosotras haya
una confianza tal, que
no te haga dudar venir a mí
siempre que necesites ayuda,
de la misma forma
que yo lo hice con mi madre.

Vamos a vivir días duros,
pero muchos felices.
Eso lo sé.
Y aún así, no puedo
esperar, no veo el día
en que llegues,
tan pequeñita,
tan suave,
tan dulce,
tanto, que no cesaré de mirarte,
eso seguro.

No sé qué hay detrás de tu llegada,
todo es misterio para mí.
Pero es algo que estoy
más que dispuesta a descubrir.
Nos hallamos en el ecuador
de esta tediosa espera,
desde fuera no puedo más que mimarte,
mimarme,
para que todo salga bien,
con todo el cariño
tejo grandes planes para las dos,
espero que sean de tu agrado,
y si no, dimelo.

Y sin más me despido de tí,
hasta la próxima que vuelva a escribir.
Seguimos a la espera de tus noticias,
las cuales conozco que no tardaran en llegar,
aunque al menos serán un par de semanas,
o más.

Me despido de tí, con todo mi amor
con todo el cariño que puedo albergar
porque tú ocuparás ese lugar
que todavía estaba vacante
y hueco en mi corazón.

Lo que son las cosas,
que no te echo de menos,
no puedo echarte de menos,
porque nunca te tuve,
solo me queda anhelar tu llegada,
tras la cual,
sé que nunca nos podremos separar.

Algún día te hablaré de las fracciones
de cariño que podemos dividir
y entregar a partes iguales o
desmesuradamente,
a lo que yo, que afortunadamente,
mi corazón ya estaba muy ocupado,
siempre guardé un gran pedacito para tí.

Así que así, sin poder añorarte,
pero si anhelarte,
te espero,
tus noticias primero,
a tí después.
Pero te espero.

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho el poema y el blog en general, te animo a seguir así pues afortunadamente el tema de Género cada vez más se está haciendo un huequito en las aulas y en la cultura educativa de nuestro país, y aún hay muchas mujeres por mostrar.

    Un saludo

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose por tu apoyo, agradezco de corazón cuando se valora mi trabajo; y verdaderamente el género es un tema por el que hay que luchar cada día, tanto visibilizando a las mujeres en la historia como a las que trabajan cada día por sus familias y el bien común.

      Y para eso, la educación, como bien dices, es la más útil de las herramientas.

      Saludos,

      Diana

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

EL MATRIMONIO MEDIEVAL, A GRANDES RASGOS

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA