viernes, 23 de febrero de 2018

CATALINA CLARA RAMÍREZ DE GUZMÁN

Una poetisa "laica y feminista" de la Llerena del s. XVII


Imagen extraída del libro Cien artistas extremeños


El pasado mes de diciembre de 2017 participé en el congreso Escritoras en los márgenes organizado por el Grupo de Investigación Escritoras y Escrituras, en la Universidad de Sevilla. Lo hice con la comunicación Una lectura feminista de la obra poética de Catalina Clara Ramírez de Guzmán. Y aquí dejo un extracto y breves notas para divulgar la figura de esta gran escritora extremeña que ha pasado por la historia de puntillas.

Perteneció a una familia de elevada posición social. Sus padres fueron Francisco Ramírez Guerrero y doña Isabel Sebastiana de Guzmán, que tuvieron seis hijos entre los que se cuenta Catalina Clara.

A pesar de que las últimas investigaciones han aportado valiosos documentos sobre la familia, no hay muchos datos de la vida de la autora, y la mayoría de los que tenemos proceden de su propia escritura. Suponemos que debió recibir una esmerada educación, propia de su clase, y que toda su vida se desenvolvió en la localidad de Llerena, hecho que explica tanto la temática como la difusión de su obra como la escasa difusión de esta, que no llegó a imprimirse nunca. Este enclave geográfico y la estrecha vida familiar son dos claves importantes para entender su obra

La ciudad de Llerena gozó de bastante actividad artística en el siglo XVII, lo que debió ser un estímulo para Catalina Clara. Por ejemplo, Zurbarán residió allí más de diez años. En su poesía se dibuja el perfil de una mujer iniciada en la cultura clásica y atenta al conocimiento de la vida social y política del momento. Nunca se casó, vivió cómodamente gracias a la fortuna familiar y desarrolló una intensa actividad cultural plenamente integrada en los círculos intelectuales de la ciudad, hasta que a mediados del año de 1684 su salud se deterioró y murió a finales de este año o inicios del siguiente.

Gracias a su poesía, se aprecian diversos rasgos educacionales de la figura de Catalina Clara como que conocía la mitología clásica, la literatura coetánea y hasta puede que supiese latín, pues en sus versos defiende este conocimiento como parte de la educación de las damas; de igual modo se ve que la autora era consciente de su actualidad política y económica, del funcionamiento de órdenes religiosas y militares así como de la jerarquía nobiliaria. Y, además de un rico vocabulario fiscal y escribano. También se percibe un trato cordial y afectuoso con sus padres y hermanos y hermanas, a excepción de una pequeña disputa en torno a la herencia pero que decidieron arreglar fraternalmente.


La gran compilación y crítica de la obra de Catalina Clara Ramírez de Guzmán vino de la mano de Joaquín de Entrambasaguas en 1929. El cual alabó el estilo de algunas de sus piezas y las puso a la altura de otros grandes poetas del siglo XVII. No obstante tanto Pérez de Guzmán como Joaquín de Entrambasaguas se dedican a comparar la obra y talento de Catalina Clara Ramírez con los grandes del Siglo de Oro, pero en lugar de ofrecerle un puesto con ellos, lo que hicieron fue relegarla al grupo de "escritoras o poetisas", inmersos en la creencia tradicional de que la literatura hecha por mujeres debe permanecer en un grupo aislado de la "oficial". Afortunadamente a partir de los años 90 los y las investigadores/as han conseguido examinar bien su obra y colocarla a la altura que se merece, como hicieron Aránzazu Borrachero Mendíbil y Karl McLaughlin en 2010.

No pueden faltar en la poesía femenina los besos burlones a los mismos cánones de belleza que las constriñen a todas, como el poema XCIII que se lo dedica a una dama que, teniendo las manos morenas, culpaba a que el aire se las había quemado cuando la moda era tenerlas lo más blancas posible. Su propio autorretrato es la clave de la crítica a los cánones de belleza imperantes en su época.

Por último, nos topamos con un romance cuyo tema es el embarazo, se titula A la preñez de una dama, y en él va narrando poéticamente el proceso dirigiéndose al bebé, pidiéndole que no se adelante, que no se "descuelgue" antes de las "nueve faltas" de su madre.

Este tema es de lo más raro en la poesía áurea, así como el lenguaje coloquial y el humor que emplea para ello, donde se denota cierto afecto tanto hacia la madre como al nonato.

OBRA.

La mayor parte de su obra conocida se conserva manuscrita (en los Mss. 3884 y 3917 de la BNE) y, de acuerdo a los datos que se manejan hasta ahora solo se editó una vez y ahora se encuentra descatalogada.

La edición más reciente fija su corpus poético en 117 poemas, aunque quedan por resolver cuestiones sobre la atribución de algunos textos y la noticia de una obra perdida titulada El Extremeño.

Su poesía se incardina plenamente en la literatura barroca, con una gran variedad de registros y una gran calidad literaria, que en las últimas décadas ha sido subrayada especialmente por la crítica americana, con estudios de gran rigor y novedad.

De su obra poética cabe destacar el cultivo de la poesía satírico-burlesca, registro poco frecuentado por las escritoras y en el que el ingenio de Catalina Clara sobresale con gran brillantez, para burlarse de los hombres, para atacar tópicos sobre la belleza femenina o sobre las cualidades tradicionalmente asociadas a lo femenino, como la inconstancia.

En su poesía aparecen los temas y motivos de la literatura de la época: el retrato, la poesía amorosa, de circunstancias, los temas familiares, filosóficos morales o religiosos.


Bibliografía:

Cabello Muro, Diana: Una lectura feminista de la obra poética de Catalina Clara Ramírez de Guzmán, Congreso Internacional e Interdisciplinar Escritoras en los márgenes del texto, Universidad de Sevilla, diciembre 2017.

Janes, Clara (2016): Las primeras poetisas en lengua castellana. Madrid: ed. Siruela.
- (2015): Guardar la casa y cerrar la boca. En torno a la mujer y la literatura. Madrid: ed. Siruela.

Borrachero Mendíbil, Aránzazu; Mclaighlin, Karl: Catalina Clara Ramírez de Guzmán, Obra poética. Mérida, Editora Regional de Extremadura, 2010.

TEIJEIRO FUENTES, M.: "Catalina Clara Ramírez de Guzmán, la retratista de Llerena", en Revista de Estudios Extremeños, 2012, Tomo LXVIII, Número I, pp. 113-128 -->PDF

Ortiñá, Maricel: "El retrato idealizado en la obra poética de Catalina Clara Ramírez de Guzmán (1618-1684)", en Raco Cat --> PDF

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JOSEFA AMAR Y BORBÓN

Pedagoga y escritora feminista española de la Ilustración. Imagen: wikipedia imágenes Nacida en Zaragoza un 4 de febrero de ...