ENFERMEDADES Y TRASTORNOS DE LA VIDA CONYUGAL

Otro de esos "libros" que muestran como debe ser una mujer, mujer.

Otra de esas joyitas del franquismo.

Y el autor de tan "excelsa" obra es un tal Dr. Adrian Van Der Put Vermuden, Dr Vander para los colegas y firma de libros... Parece ser que fue un naturópata que trabajó durante la dictadura de Primo de Rivera cuando la naturopatía estaba en pañales en España.


Hasta aquí todo normal. Cuando ya no está bien es cuando publica un libro lleno hasta las cejas de clichés y estereotipos de género, pero yo no sé de qué me extraño cuando se publicó en 1961 (plena dictadura franquista) y que segurísimo tuvo el beneplácito de la Sección Femenina y otras asociaciones moralistas de la época...como la Iglesia...

Todo un compendio de cómo deben comportarse las mujeres para ser mujeres de bien y sanas, sobre todo sanas, muestra de esa salud es la mujer sumisa y con gusto por las labores domésticas...; y lo mismo con los hombres, pero claro, para estos son menos capítulos.

Total, que aquí os dejo un par de láminas, las joyas de la corona de semejante libro para que juzguéis por vosotras/os mismas/os.

Cómo saber si eres 100% femenina...(transcripción de la lámina)

¿Es usted 100 por 100 femenina?

He aquí los principales caracteres de la mujer femenina. En el texto explicamos el origen de estos caracteres, sus trastornos y el modo de corregir estos.

– Huesos y músculos poco marcados, hombros estrechos, formas redondeadas y caderas anchas.
– Voz aguda.
– Cabello largo, nariz pequeña, línea del cabello redondeada, falta de pelo en la cara y nuez poco visible.
– Afición a las tareas del hogar.
– Instinto genésico pasivo
– Andar gracioso y suave.
– Tendencia a la obediencia.
– Predominio de los sentimientos sobre la razón.
– Afición a las cosas concretas.
– Deseos de maternidad.


Son tan obvios que no merece la pena ni comentarlos...porque no sólo vende estereotipos de género, sino también de belleza...ay pobre de aquella que no entre en esas medidas físicas de cuerpo perfecto, cara perfecta y tal...

Lo que me deja un poco asi asi es aquello de "afición por las cosas concretas", todo lo demás ya estomaga, pero eso es dificil de interpretar.

Cómo detectar si eres poco femenina (transcripción de la lámina)

¿Tiene usted algunas características poco femeninas?

En esta lámina ilustramos las características masculinas que con más frecuencia se mezclan en las mujeres, y que en muchos casos revelan un trastorno que puede curarse.

– Pechos pequeños, hombros anchos y caderas estrechas.
– Frente amplia y con entradas, cejas gruesas, cabello corto, cara angulosa, mucho pelo en la cara y nuez marcada.
– Matriz infantil.
– Poca afición a los quehaceres domésticos (este es muy bueno, sobre todo la ilustración).
– Voz algo grave.
– Andar rígido y con paso largo.
– Pies y manos grandes, piernas largas.
– Erotismo exagerado (pero si sólo le está mirando…).
– Tendencia a mandar y dirigir (la cara del hombre en la ilustración es para mondarse).


– Ideas de emancipación.


Por lo que vemos, la falta de feminidad es una enfermedad que tiene cura, ¡cómo no! ¡él sabe cómo! y lo que más me encanta es "ideas de emancipación", teniendo en cuenta que esas ideas JAMÁS han sido varoniles porque los hombres nunca han necesitado emanciparse...está metiendo al grupo de feministas en el estereotipo de "machorras"  -¡Qué dolor de libro!

Pero este señor no se quedaba ahí, tenía para todos, porque los hombres afeminados también eran una "aberración de la naturaleza", un trastorno físico-psiquico horroroso que debía ser tratado y sanado. Lo mismito que dicen los curas, ¡oye!

¿Tiene usted algunas características poco varoniles?

Estas son las características de feminidad que con más frecuencia se encuentran en los hombres poco varoniles. En nuestros tiempos casi todos los hombres tienen mezcla de uno u otro de estos signos. Reconociendo estos trastornos a tiempo generalmente pueden curarse mediante un tratamiento adecuado.

– Línea del cabello baja y redondeada.
– Escasez de pelo en la cara, cuello largo y cilíndrico sin nuez marcada.
– Piel blanca y fina, poco desarrollo muscular y abundante grasa bajo la piel.
– Voz aguda.
– Hombros estrechos y redondeados, caderas algo anchas.
– Vanidad (¿comorrr?).
– Andar suave y blando.
– Timidez.
– Afición a los trabajos de la casa.
– Pechos abultados.




Fuentes: blog odisea, Cuadernos de historia de la naturopatía,



¡¡¡No olvides compartirme!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

TERESA DÍEZ

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA