SOFIA BRAHE

La astrónoma a quien le deniegan sus descubrimientos en favor de su hermano.


Científica, astrónoma, horticultora, alquimista e historiadora danesa.

Nació en Kundstrup en 1556, en el seno de una familia noble pues su padre era gobernador. Con 10 años ya ayudaba a su hermano en sus observaciones astronómicas y aprendió de él química, horticultura y medicina. También fue autodidacta y aprendió por sí sola la astronomía, estudiando libros en alemán, y comprando traducciones del latín. Quiso ingresar en la universidad, como su hermano, pero como es sabido, a lo largo de la historia, en la universidad sólo aceptaban a los hombres, así que tomó clases particulares de matemáticas, música, astrología, alquimia, medicina, genealogía y literatura clásica. Con 16 años ayudaba a Tycho en su observatorio del Castillo de Urania, "Uraniborg" en la isla de Hveen, calculando los eclipses y trayectorias de los cometas, que dieron como fruto el cómputo del eclipse lunar de 1573.

Más tarde sus padres la obligaron a casarse y no pudo continuar trabajando. Diez años más tarde enviudó con un hijo, y fue entonces cuando pudo dedicarse a la química, la biología, la horticultura que desarrolló en su jardín en su propiedad de Ericksholm, y la medicina, que siguiendo las ideas de Paracelso (1493-1541, médico, botánico, astrólogo y alquimista) logró en su laboratorio medicamentos espagíricos, convirtiéndose así en la sanadora de los pobres. También siguió ayudando a su hermano con las observaciones y a hacer horóscopos, algo muy común entre los astrónomos de la época. Sofía y su hermano Tycho descubrieron la posición exacta de los planetas. Reunieron un catálogo con las posiciones planetarias durante varias décadas que llegó a ser el más avanzado de la época.

Mujer muy culta e inteligente y con muchas ansias por saber, aprovechaba cada momento en el observatorio de su hermano, el cual se rodeaba de científicos muy informados y estudiosos.

Se casó por segunda vez en 1602 con un hombre que a pesar de haber sido rico, apenas tenía medios por lo que vivieron en extrema pobreza, pues fue un hombre también muy interesado en la alquimia y gastó su fortuna en sus experimentos.

Sofia Brahe era una mujer muy valiente y decidida, con mucha entereza, llegando a ser muy conocida en su época. Todavía se habla de ella en las universidades danesas y europeas que siguen utilizando sus crónicas.

En 1626 publicó su manuscrito de casi mil páginas sobre La genealogía de familias de la nobleza danesa, considerado aun hoy en día una fuente importantisima para la historia de las familias nobles.

Como siempre ocurre en estos casos de estrecha colaboración, la mayor parte de los descubrimientos realizados por Sofía, fueron atribuidos a su hermano Tycho.

Sofia Brehe falleció en Elsinor en 1643 tras instalarse allí desde 1616.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA

TERESA DÍEZ