LAS MUJERES Y LA REVOLUCIÓN FRANCESA

No hay un acontecimiento histórico en el que las mujeres no hayan tomado parte, o lo hayan iniciado.



Grabado de mujeres armadas en manifestación a Versalles para quejarse ante el rey de la carestía de alimentos y la falta de pan.

Como siempre he dicho, y como yo, el resto de historiadoras que nos dedicamos a reivindicar el papel de la mujer en la historia, la mujer siempre ha participado codo a codo con los hombres en todo levantamiento popular, en todo movimiento histórico como éste. Pero vayamos por partes.

Primero tenemos las ideas de la Ilustración. Los ilustrados hablaban de separación de poderes, de emancipación del hombre, de ciencia vs religión, etc etc. Y precisamente de estas ideas nacieron otras que llamarían a la revolución. Como lo fue la Independencia de EE.UU o la Revolución Francesa.

Por otra parte, la ilustración también es el germen del feminismo. Según las filósofas Amelia Valcárcel y Victoria Camps el feminismo es más bien un hijo no deseado de la Ilustrción.. 

Efectivamente, la Ilustración hablaba de ciudadano, hablaba de libertad, hablaba de educación, así que no tardaron las mujeres cultas e ilustradas de la época en querer ese trozo de pastel que los hombres estaban fabricando, porque cuando los ilustrados hablaban de ciudadano solo decían varón, cuando hablaban de libertad se referían a la libertad masculina, asi que por supuesto las mujeres también querían esa libertad y también querían ser ciudadanas, por eso las mujeres de la Ilustración pronto empezaron a gestar el feminismo, entre ellas tenemos a Mary Wollstonecraft, Olympe de Gouges, Madame Roland o Claire Lacombe, entre otras muchas y muchas otras anónimas.

Pero el tema que nos ocupa es la Revolución Francesa y concretamente sus inicios. Esta ideología por supuesto que ayudó a encauzar el devenir posterior, pero este tema del que voy a hablar es ligeramente diferente. Un 5 de octubre de 1789, tras meses y meses de hambruna de carestía de alimentos, del aunge de precios, del carísimo precio del pan, el que los parisinos no tenían que comer y sobre todo las mujeres no tenían con qué alimentar a sus hijos, sucedió un hecho insólito, estas mujeres en aquel día se levantaron prácticamente en armas y en manifestación con destino Versalles para quejarse ante el rey de tal situación.

Este es uno más de los hechos de lo que fue la Revolución Francesa, del pueblo parisino contra la monarquía absoluta y derrochadora de Luis XVI, en momentos de crisis económica y alimenticia y cuya monarquía gobernante no hacía nada para remediarlo.

Así que vemos que las mujeres rápidamente se unieron a la chispa de la Revolución Francesa, pero no se quedaron ahí, ya que después participaron activamente en todos los acontecimientos de la Revolución y reivindicaron los mismos derechos civiles y políticos que los hombres.

En el transcurso de la Revolución Francesa se volvió a dejar de lado a la mujer, de hecho la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano y la Constitución de 1791 negaron a las mujeres muchos de los derechos adquiridos por los hombres y las convirtieron en ciudadanas pasivas de segunda, cuando ya hubo muchas mujeres de nombre y renombre que luchaban por esa consecución de derechos y no solo ellas, hubo también hombres que las apoyaron como Condorcet.

Aunque las mujeres se beneficiaron de algunas reformas sociales como el matrimonio civil, el divorcio, la supresión de la desigualdad frente a la herencia, etcétera, no consiguieron la igualdad legal y fueron claramente excluidas de la vida política, fue entonces cuándo estas mujeres notables comenzaron a luchar y a trabajar con más ahínco todavía por la igualdad.


Olympe de Gouges

Un ejemplo, Olympe de Gouges escribió la Declaración de Derechos de la Mujer y de la Ciudadana de 1791 como contestación a la homónima pero del Hombre y del Ciudadano. Fue arrestada y decapitada en 1793 por oponerse a que guillotinaran a Luis XVI y familia.
Algunos artículos de dicha Declaración.
Art. I
La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos, Las distinciones sociales
sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.
Art. VI
La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos
deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes.
Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser
iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y su virtud. (...)
Art. X
Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; la mujer tiene el
derecho de subir al cadalso; debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna con
tal que sus manifestaciones no alteren el orden público establecido por la Ley.


Claire Lacombe






Claire Lacombe, una actriz francesa, fundó un club patriótico de mujeres llamado la Sociedad de Republicanas Revolucionarias.














Madame Roland





También tenemos a Madame Roland una gran admiradora de Rousseau, que influenció notablemente en los girondinos, a los que recibía habitualmente en su salón. Fue arrestada y ejecutada en 1793. A ella se le atribuye la frase que pronunció al pasar delante de la Estatua de la Libertad cuando era conducida al cadalso.
"Libertad cuántos crímenes se cometen en tu nombre"








Charlotte Corday que fue una revolucionaria francesa que se opuso a los jacobinos y fue guillotinadoa en julio de 1793. Fue la que asesinó a Marat.






Después llegará Napoleón, y desgraciadamente, el código napoleónico también les dará la espalda y las relegará al hogar. Pero esa, es otra historia, otra más de la historia del hombre.

Y estas no fueron las únicas. Faltan todas aquellas mujeres anónimas que participaron en toda revolución, revuelta y cambio histórico, y que desgraciadamente la historia no las nombra, no las recuerda. 

Las mujeres SIEMPRE han ido en paralelo al hombre en su paso por la historia. Ya es hora de que se haga justicia y comience a incluirlas como lo que son, parte activa de la misma, en igualdad con el hombre.


Fuentes:
DUBY, Georges; PEROT, Michelle: Historia de las mujeres en occidente. Ed. Taurus, 5 vols, Madrid, 1991-1993.
BOCK, Gisela: La mujer en la historia de Europa. Ed. Crítica, Barcelona 2001.

Comentarios

  1. Felicito a todas las mujeres historiadoras que rescatan las historias de vidas de las mujeres, sean estas ciudadanas comunes o en eminencia , pienso que sus orígenes revolucionarios están presentes desde la misma creación. Con su permiso ocuparé estas historias para dar clases en la secundaria de mi pueblo, Hermoso Campo, una localidad de la provincia del Chaco, Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Omar! Personalmente, hago lo que puedo, las mujeres en general y las historiadoras en particular tenemos una deuda con las mujeres del pasado que nos abrieron el camino :)
      Me alegro mucho de que encuentres tan interesante la historia de las mujeres, y gracias a tí por darselas a conocer a tus alumnos y alumnas de secundaria, porque los jóvenes, y sobre todo las chicas, necesitan referentes femeninos que las fortalezcan.
      Saludos :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA FIEBRE SUDOROSA

LA MUJER EN EL FUERO DE PLASENCIA

TERESA DÍEZ